¿LAVAMOS LAS VACAS SUCIAS?

       

LA INSEMINACIÓN ARTIFICIAL LLEVÓ APAREJADA LA MEJORA GENÉTICA