Vie. Jul 19th, 2024

«EL ERROR MÁS IMPORTANTE ES NO BRINDAR A LAS VACAS UNAS CONDICIONES DE VIDA EXCELENTES»

OEA Por OEA Mar15,2023

 

 

«EL ERROR MÁS IMPORTANTE ES NO BRINDAR A LAS VACAS UNAS CONDICIONES DE VIDA EXCELENTES»

Jan Hulsen es un referente en la gestión de explotaciones lecheras y el cuidado y salud de las vacas. Autor de numerosos libros de divulgación, como «El lenguaje de las vacas», hablamos con él para conocer como mejorar su manejo.

RAMÓN MARIÑO FERNÁNDEZ

El veterinario holandés Jan Hulsen es uno de los mayores divulgadores a nivel mundial sobre como mejor la salud y el bienestar animal en ganado vacuno. Autor, entre más de diez obras, del conocido «Cow signals» (El lenguaje de las vacas), es uno de los fundadores de Vetvice, e imparte charlas y asesoramiento por todo el mundo. Hablamos con él para conocer las claves para mejorar lo manejo de las vacas de leche.

-¿Qué le llevó a dedicarse profesionalmente a la consultoría de ganado lechero?
 Probablemente el haber pasado mi juventud en una granja de vacas lecheras. Realmente disfruté y disfruto trabajar con ganado y ganaderos productores de leche.

-¿Cuál es el enfoque de su trabajo en este momento?
En estos momentos el enfoque es doble. En primer lugar, sobre la organización laboral en las explotaciones lecheras buscando una mayor eficiencia laboral. Esto implica todo el área de gestión de una producción lechera, específicamente organizando y apoyando la mejora en la calidad del trabajo. Esto también implica el respeto por las personas y el ganado. Tanto el personal de la granja como los animales deben tener un ambiente de trabajo seguro, cómodo y saludable. Con una buena organización y gestión, tanto los resultados del trabajo y por ende la producción de la granja serán óptimas, y el personal disfrutará de su trabajo compenetrándose más con sus tareas.

Esto permitirá el desarrollo de una labor gratificante, con empleados comprometidos como personas satisfechas y capacitadas para el cuidado del ganado. El segundo enfoque de mi trabajo se centra en la mejora de la sostenibilidad en la producción lechera, esto significa reducir la huella, obtener buenos resultados económicos y trabajar con respeto a las personas, a los animales y al medio ambiente. Supongo que esto suena muy abstracto, pero es muy práctico.

«Se necesitan vacas sanas y sin estrés para obtener buenas producciones.»

Además, el personal laboral de las explotaciones deberán tener claro los objetivos que deben lograr. Esto se consige mediante capacidades y conocimientos necesarios para ofrecer un trabajo de alta calidad, además de tener sus lugares de trabajo y materiales preparados de forma óptima para ello.

«Se necesitan vacas sanas y sin estrés para obtener buenas producciones»

-Recientemente participó en España en unas jornadas de ANEMBE sobre nutrición de rumiantes. ¿Qué impresiones se llevó de esta conferencia?
Me impresionó el interés profesional, el nivel científico, la calidad didáctica de las presentaciones y el número de asistentes. La gente parecía muy interesada y con ganas de aprender y estar al día.

-Su guía Cow Signals ya es mundialmente conocida en el sector y un referente para los ganaderos. ¿Cuáles considera que son los errores más comunes a la hora de interpretar las señales que nos dan las vacas sobre su estado de salud y sus necesidades?


Creo que el aspecto más importante de la producción lechera es comprender que las vacas son los activos. Transfieren el alimento a la leche, y de eso se trata la ganadería lechera. Por tanto, el error más importante es no brindar a las vacas unas condiciones de vida óptimas, acceso a alimento y agua, y controlar su salud, de modo que produzcan leche de manera eficiente y puedan tener una vida larga, saludable y productiva.

-¿Cómo afecta la creciente robotización de la ganadería y la falta de mano de obra a la interpretación de estas señales?

Estos factores hacen que sea cada vez más importante contar con mejores instalaciones, alimentación, suministro de agua, calidad de vida y medidas preventivas para que las vacas se mantengan saludables. Los costes de las vacas enfermas y con problemas son altos, y con la falta de mano de obra, estos costos son mucho más altos. El ordeño robótico requiere un alto nivel de gestión de vacas y granjas. Es menos indulgente con los errores. Lo cual es bueno, en mi opinión.

-Uno de los problemas más frecuentes y que más pérdidas provocan en el ganado lechero es la cojera. ¿Qué señales nos envía el animal antes de que el problema ya esté muy avanzado?

En mi libro Hoof Signals, utilizo el concepto de los cuatro factores de éxito para la salud de los cascos. El primero es la calidad de las pezuñas, la forma de las pezuñas, la calidad del cuerno y la calidad de las estructuras y tejidos en esta parte del animal. Esencialmente, esto decide la cantidad de presión física, carga y presión de infección que pueden soportar los cascos. El segundo factor es la carga mínima. Se trata del tiempo que el animal permanece de pie, sumándole la presión de caminar, deslizarse, pisar grava, piedras y presión de propulsión. En tercer lugar, es necesaria una excelente higiene, esencialmente se trata de disminuir la cantidad de fluidos en el suelo, rebajar la humedad así como las bacterias del medio ambiente que tienen un impacto negativo en los cascos. Por último está la reacción efectiva temprana. Las lesiones y la forma menos óptima de los cascos deben reconocerse lo antes posible y ser tratados de forma efectiva de inmediato.

En la práctica, si el animal sufre cojera los factores detrás de este problema suelen ser un descanso insuficiente o permanecer demasiado tiempo de pie. Las señales habituales aparecen en establos donde las vacas tienen problemas para acostarse o levantarse, aparecen lesiones en corvejones, costillas y rodillas delanteras y esto suele ser consecuencia del hacinamiento de ganado en este tipo de recintos. También el exceso de horas en los corrales de espera para tratamiento o tráfico guiado de vacas, puede influir negativamente. Otros factores son los golpes entre las propias vacas o el pastoreo agresivo. La falta de higiene en los lugares para recortar pezuñas además de procedimientos inadecuadas en el recorte, las señales de dolor del animal y la falta de seguimiento en la salud de las pezuñas.

ARTICULO COMPLETO     EL ERROR MAS IMPORTANTE ES NO BRINDAR A LAS VACAS UNAS CONDICIONES DE VIDA EXCELENTE

 

 

 

OEA

By OEA

Ganadero,

Related Post