Sáb. Jul 13th, 2024

¿ES HORA DE RECONSIDERAR LA VIDA ÚTIL DE LAS VACAS LECHERAS?

OEA Por OEA Jul4,2024

 

 

 

 

 

¿ES HORA DE RECONSIDERAR LA VIDA ÚTIL DE LAS VACAS LECHERAS?

Una vaca tiene una expectativa de vida natural de hasta 20 años. Hoy en día, la vida productiva promedio de una vaca lechera en Estados Unidos es de aproximadamente 3 años.

MAUREEN HANSON

La vida «productiva» se define como el tiempo que las vacas viven después de tener su primera cría y comienzan a producir leche. Dado que la mayoría de las vacas paren por primera vez aproximadamente a los 2 años de edad, eso significa, en promedio, que las vacas viven un total de alrededor de 5 años.

Hace unos años, el Dr. Albert DeVries, profesor de Ciencias Lácteas de la Universidad de Florida, publicó un artículo en el Journal of Dairy Science examinando el tema de la vida útil productiva. DeVries señaló que la vida productiva de las vacas lecheras es un tema complicado y en evolución, y que puede variar significativamente según las condiciones y prioridades de los rebaños individuales.

Las vacas solían vivir más tiempo en los rebaños estadounidenses. En la década de 1930, una vida productiva de 5 a 10 años después del parto (7-12 años en total) era común. Esa edad ha ido disminuyendo desde al menos la década de 1960, con evaluaciones que muestran una duración promedio en el rebaño después del parto de 38 meses alrededor del año 2000, y 35.3 meses, o menos de 3 lactancias, en 2018.

¿Hemos alcanzado el «nadir» de la vida productiva promedio de las vacas lecheras? Posiblemente, considerando una serie de nuevos factores que DeVries discutió que están influenciando las decisiones de apareamiento, manejo y eliminación. Incluyen:

1. Cambios en la eficiencia reproductiva: el «fracaso en concebir» ha sido históricamente uno de los principales criterios para la eliminación de vacas lactantes. Después de varias décadas de eficiencia reproductiva estable o en declive, las últimas dos décadas han visto mejoras saludables en el éxito del apareamiento. DeVries atribuyó los cambios en el manejo y la selección genética por la mejora en la fertilidad.

2. Semen sexado: disponible comercialmente desde hace más de 20 años, el semen sexado femenino ha llevado a la capacidad de producir una abundancia de terneras. Para los rebaños de tamaño fijo, esto ha significado una eliminación más agresiva de vacas mayores para dejar espacio para las terneras de reemplazo más genéticamente avanzadas.

3. Cruces con ganado de carne: la cría para crear terneros excedentes de mayor valor con semen de ganado de carne, generalmente acompañada de selección genómica y/o por paridad de la madre, ha surgido aproximadamente en el mismo período que el semen sexado. En algunos rebaños, esta estrategia puede compensar la producción de terneras excedentes y, por lo tanto, reducir la presión de eliminación.

ARTICULO COMPLETO……ES HORA DE RECONSIDERAR LA VIDA UTIL DE LAS VACAS LECHERAS

OEA

By OEA

Ganadero,

Related Post