PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE MASTITIS EN VACAS ALTAS PRODUCTORAS DE LECHE

163

 

 

 

 

MASTITIS EN VACAS ALTAS PRODUCTORAS DE LECHE

Resumen

La mastitis es el padecimiento más frecuente y caro en las Unidades de Producción Animal (UPAS) de vacas lecheras, debido sus graves consecuencias sobre las pérdidas económicas en la cantidad y calidad de la leche producida. Su causa está directamente relacionada con aspectos de bienestar, salud e higiene y sanidad de las vacas, principalmente las altas productora de leche. En este trabajo, se describen aspectos importantes a tomar en cuenta para prevenir y tratar la presencia de mastitis en las UPAS de vacas altas productoras de leche.

INTRODUCCIÓN

En vacas altas productoras de leche, existen dos aspectos muy importantes que todo ganadero y profesional que se dedique a la actividad de la industria lechera, deben tomar en cuenta; la producción de leche y la mastitis, aspectos siempre ligados, uno con el otro. En las UPAS de vacas lecheras, la actividad más importante es la producción de leche y la mastitis, es el padecimiento más sobresaliente.

A la mastitis se le define como la inflación de la glándula mamaria caracterizada por cambios físicos y químicos en la leche y es causada por lesión física, agentes químicos y por microorganismos, principalmente por varios tipos de bacterias, algunos hongos y micoplasmas; cuya característica son cambios patológicos en el tejido de la ubre de la vaca. Los cambios más importantes en la leche son decoloración, presencia de grumos y aumento en el número de células inflamatorias, conocido como conteo de células somáticas (CCS); cuya repercusión económica es considerable en las UPAS de ganado bovino lechero (Castillo, 2008; Cruz, 2015).

A pesar de los adelantos que existen en la actualidad sobre tecnologías factibles de aplicarse en la reproducción y producción animal, aún son pocos los productores o ganaderos que han mostrado preocupación por mejorar las condiciones ambientales generales de sus UPAS, sin tomar en cuenta que esas condiciones son en gran parte, las responsable de la salud de los animales, alterando el bienestar de los mismos y repercutiendo de manera importante, en la presencia de problemas de reproducción, producción y de salud de la glándula mamaria, aumentando de manera importante costos de producción en la industria ganadera bovina productora de leche (Castillo, 2008; Córdova et al., 2003 y 2014). La mastitis, ha sido considerada como el padecimiento de tipo sanitario más importante y costoso del ganado bovino lechero, está considerada como el problema de salud más común, cuyas pérdidas representan la mitad de los costos totales de salud en las UPAS (Lam et al., 2015).

Se ha indicado que la presencia de mastitis está ligada a grupos de vacas con altas producciones de leche, representando grandes pérdidas de dinero para los productores de leche de vaca, cuyas pérdidas son debido a la eliminación de la leche procedentes de animales tratados que tienen este padecimiento, disminución en la producción lechera, aumento en mano de obra y servicios veterinarios para su tratamiento; además, disminuye la vida productiva de las vacas en las UPAS, cuya consecuencia es el aumento de costos por reemplazos (Sewalen et al., 2006).

La repercusión de la mastitis no deseada por los productores de bovinos lecheros está relacionada con la cantidad y calidad en la producción lechera en las UPAS, la calidad de la leche procedente de vacas con mastitis es menor, en términos de menor vida de almacenamiento en anaquel de la leche líquida pasteurizada y en su rendimiento en la elaboración de quesos.

Las bacterias patógenas causantes de mastitis, han sido clasificadas como agentes patógenos causantes de mastitis en mayores y menores. Entre las mayores se encuentran Staphylococus aureus, Staphyloccus agalactiae, coliformes, enterococos estreptocos y entre los menores se encuentra el Corynebacterium bovis causantes de moderada inflamación de la ubre y poco efecto sobre la cantidad y calidad de la leche.

La mastitis, puede estar presente de dos formas; clínica y subclínica. La forma clínica es caracterizada por la presencia de aumento en el volumen, color (enrojecimiento) y dolor de la glándula mamaria, cuya característica es el aumento de su temperatura y que en ocasiones puede ir acompañada de algunos signos como falta de apetito, fiebre y decaimiento. Esta forma de mastitis, su característica es que siempre está acompañada de cambios en la calidad de la leche, algunos pueden verse a simple vista y otros no. Entre los que se pueden observar a simple vista se encuentran la presencia de grumos y falta de coloración; entre los que no se pueden observar están el aumento en el CCS, contenido de bacterias, aumento de sal y de plasmina, la cual es un enzima resistente a la pasteurización y destruye a la proteína de la leche (caseína); así como bajada del contenido de lactosa y grasa, reduciendo de esta manera la calidad de la leche. La forma subclínica, se caracteriza por no presentarse cambios aparentes en la ubre y en la leche, pero sí existe disminución en la cantidad de leche producida, no se observan signos del padecimiento, pero los agentes patógenos pueden estar presentes en la leche producida, provocando una alteración en su composición, como un pequeño aumento en CCS.

La presencia de mastitis en las vacas lecheras es muy variable, cuya incidencia puede ser desde un 5 hasta alrededor del 50% (Zwald, 2006). Sin embargo, existen dos aspectos entre producción lechera y mastitis de vital importancia. El primer aspecto está relacionado a que el rendimiento lechero se asocia con el riesgo a padecer mastitis y el segundo se relaciona en que la mastitis afecta el rendimiento en la producción de leche, de tal manera que se ha indicado que UPAS con más rendimiento lechero, más susceptibles son de padecer mayores casos de mastitis.

Además de las pérdidas económicas por mastitis, la pobre salud de la glándula mamaria en las vacas lecheras, aumenta el riesgo de tener residuos de antimicrobianos, baja la satisfacción labora de los productores lecheros y perjudica el bienestar de las vacas en las UPAS, en donde el papel que juegan los veterinarios en la capacitación de los productores de leche bovina, es fundamental, indispensable e impostergable (Lam et al., 2015).

En México, se ha indicado que la mastitis en las vacas lecheras causan pérdidas en su producción láctea hasta del 30%; lo cual significa que se pueden tener costos promedio anual por tratamiento contra este padecimiento hasta de 1200.00 por vaca (Reyes et al., s/a). En este trabajo, se describen aspectos importantes a tomar para prevenir y tratar la mastitis en UPAS de vacas altas productoras de leche.

ASPECTOS IMPORTANTES A TOMAR EN CUENTA PARA PREVENIR LA PRESEN- CIA DE MASTITIS EN LAS UPAS DE VACAS ALTAS PRODUCTORAS DE LECHE

Para la prevención de la mastitis, es de vital importancia mantener en excelentes condiciones la salud la ubre de todas y cada una de las vacas que están en producción en la UPA, en donde la participación de los veterinarios en la capacitación del personal (ganaderos y trabajadores) es de suma importancia; cuyo beneficio está directamente relacionado con la calidad del trabajo durante la ordeña y como consecuencia con menores casos de mastitis en las UPAS, tanto clínicas como subclínicas (Lam et al., 2015). Para llevar a cabo esta actividad de excelente salud de la ubre en las vacas de la UPA, es necesario establecer un excelente plan de actividades en donde se contemplen fechas específicas y responsabilidades concretas; cuya evaluación debe ser por lo menos anualmente; ya que el bienestar de las vacas repercute directamente en la salud de la glándula mamaria, aspecto fundamental para la prevención de la mastitis en las vacas lecheras en general y en partículas en las altas productoras.

ARTICULO COMPLETO   PREVENCION Y TRATAMIENTO DE MASTITIS EN VACAS ALTAS PRODUCTORAS DE LECHE