LA DERMATITIS DE LA UBRE

336

 

 

 

 

LA DERMATITIS DE LA UBRE

La piel de la ubre es una piel fina, suave y con poca adhesión al tejido subcutáneo, a diferencia de la piel de los pezones que está firmemente adherida al tejido subcutáneo. La piel de la ubre está preparada para poder aumentar su tamaño, esto es, dilatarse a medida que la vaca empieza a prepararse para la producción, una vez que empieza la calostrogénesis. Debido a este hecho, las vacas que tienen un mayor número de lactaciones tienden a tener la piel de la ubre mucho más fina que las vacas de primer parto o que las novillas que no han parido.

Luís Miguel Jiménez
Servet Talavera SL luismi-che@servettalavera.es

LA MICROBIOTA DE LA UBRE Y SU FUNCIÓN DEFENSIVA

Existe una microflora en la piel de la ubre, que se conoce con el nombre de microbiota de la ubre, está compuesta por microorganismos como bacterias, virus, hongos y parásitos. La importancia de esta microbiota radica en su implicación en la función defensiva frente a posibles infecciones mediante, por ejemplo, la producción de sustancias inhibitorias de posibles microorganismos agresores. Existen bacterias como Staphylococcus spp., Corynebacterium spp., hongos como Malassezia spp., e incluso ácaros como Demodex.

La piel de la ubre es muy susceptible a infecciones por diferentes agentes patógenos, así pues, se infecta fácilmente, por ejemplo por virus como poxvirus, herpesvirus o incluso papilomavirus ocasionando cierto dolor y disconfort en la vaca. Por supuesto, estas infecciones también se producen por bacterias y por hongos, que suele ser lo más común.

DEFINICIÓN, CAUSAS PREDISPONENTES Y PATOGENIA DE LA DERMATITIS DE LA UBRE O UCD
La dermatitis de la ubre, dermatitis hendida de la ubre o UCD (Udder Cleft Dermatitis), o intertrigo es una lesión que se produce en la inserción dorsal de la ubre justo en la línea media ventral, entre los dos cuartos delanteros. Hay que considerar que la denominación de intertrigo, que en ocasiones se aplica a esta dermatitis, en realidad está mal aplicado puesto que esta lesión, a diferencia de la dermatitis, se produce por fricción entre dos superficies de la piel teniendo como consecuencia una contaminación bacteriana.

Normalmente se produce en vacas adultas y es más frecuente en vacas recién paridas ya que hay inflamación y edema y, como hemos indicado, la piel en esta situación es más fina.

Uno de los factores asociados a esta lesión es la producción de leche, siendo más común en rebaños que tienen una producción por encima de 10.900 kg, otro factor asociado se cree que puede ser el uso de pediluvios, aunque esto es una hipótesis. Suele ser más común en vacas multíparas, a partir de la tercera lactación y mucho tiene que ver el ángulo de inserción de la ubre en la pared abdominal, de esta manera, cuanto mayor sea este ángulo, menor será la probabilidad de padecer la dermatitis.

La causa por la que se produce esta dermatitis se debe, en principio, a un incremento de la presión sanguínea, lo que desencadena una maceración de la piel, así como una necrosis isquémica.

ARTICULO COMPLETO     LA DERMATITIS DE LA UBRE