ANÁLISIS DE CAMPO USANDO EL RCSD

 

 

 

 

ANÁLISIS DE CAMPO USANDO EL RCS

En el siguiente estudio mostramos algunos análisis previos que los autores hemos realizado en los últimos años con la aparición de un nuevo parámetro que aporta una descripción más definida del estado real de la salud de la ubre de vacas lecheras que el actual RCS: el recuento diferenciado de células somáticas (RCSd).

Juan Cainzos1, Ramiro A. Fouz 2, Carlos Noya3 Senior Sales Manager ABS Progenex1 Facultad de Veterinaria de Lugo (USC)2 Veterinario asesor en Calidad de Leche en Seragro SCG

Como bien es sabido por los lectores de esta revista, a pesar de los esfuerzos realizados en los últimos años por la industria, la mastitis sigue siendo una de las enfermedades más compleja, frecuente y costosa que afectan al vacuno lechero (Alanis et al., 2022). Según el Consejo Nacional de Mastitis de EE. UU. (National Mastitis Council, NMC-USA), esta dolencia se define como “una

inflamación de uno o más cuarterones de la glándula mamaria, casi siempre causada por la infección de un microorganismo” (López- Benavides et al., 2012) y se puede clasificar en clínica o subclínica, dependiendo del grado de afectación y de la sintomatología (Denis Robichaud et al., 2021).

Algunas de las principales dificultades con las que se ha topado la industria a la hora de evaluar y disminuir sus consecuencias han sido la determinación y el diagnóstico de este proceso inflamatorio, especialmente en los casos subclínicos. Es por eso que a lo largo de los años hemos visto la aparición de diferentes herramientas diagnósticas, desde los iniciales test de California (CMT), pasando por el recuento de células somáticas o conductividad de la leche, hasta proteínas de la leche que han sido sugeridas recientemente como marcadores bioquímicos con diferente grado de precisión, como son la proteína amiloide A, la haptoglobina o la lactoferrina (Giagu et al., 2022).

Pero entre todos ellos, sin duda, el recuento de células somáticas (RCS) ha sido el que ha tenido más impacto en las últimas décadas para el diagnóstico y la monitorización de la salud de la ubre, tanto en programas de control lechero oficial como a través de distintos dispositivos en granja. Pero, a mayores del RCS, recientemente se ha introducido un nuevo parámetro que viene a aportar una descripción más definida del estado real de la salud de la ubre de vacas lecheras (Damm et al., 2017): el recuento diferenciado de células somáticas (RCSd). El objetivo del presente artículo es divulgar algunos análisis previos que los autores hemos realizado en los últimos años con esta nueva herramienta.

“EL RIESGO DE DESARROLLAR MASTITIS EN EL GRUPO DE ANIMALES CON BAJO RCS PERO ALTO RCSD NO SOLO SE APRECIÓ EN EL SIGUIENTE MES, SINO QUE SE MANTUVO DURANTE LOS 4 MESES SIGUIENTES”

¿QUÉ SON LAS CÉLULAS SOMÁTICAS?

Antes de seguir avanzando, necesitamos hacer una breve pausa para revisar ciertos conceptos que nos permitan entender el porqué del RCSd. Las células somáticas son principalmente células del sistema inmunitario que forman parte del mecanismo de defensa natural y que responden a un desafío inflamatorio o infeccioso en la glándula mamaria. Cuando una vaca se infecta con un E. coli por ejemplo–, las células somáticas “residentes” en la mama desencadenan una respuesta inflamatoria que atrae más células defensivas desde la sangre hacia el punto de infección, por lo que el RCS aumenta. Una vez que las bacterias son eliminadas por esas células defensivas, el RCS en la leche vuelve a la normalidad en unas pocas semanas (Schukken et al., 2003).

Es importante recalcar que el concepto de células somáticas no incluye un único tipo específico de células, sino que abarca una amplia familia con funciones defensivas distintas, como son linfocitos, macrófagos y neutrófilos, además de células epiteliales. Así, y de una manera muy simplista, podríamos decir que los linfocitos son los que regulan todo el proceso inflamatorio, especialmente al inicio y a la finalización de la respuesta inmune (Nickerson, 1989) y su porcentaje permanece más o menos constante en el tiempo. Los neutrófilos, por su parte, tienen como objetivo principal defender la mama de las bacterias invasoras al comienzo del proceso inflamatorio (Oviedo-Boyso et al., 2007). De las tres poblaciones celulares, se sabe que los neutrófilos aumentan considerablemente durante el curso de la infección y se ha informado que son el tipo de células predominantes en la leche con mastitis (Pillai et al., 2001). Por su parte, los macrófagos ingieren bacterias, restos celulares y componentes de la leche (Sordillo y Nickerson, 1988). Los macrófagos están asociados con la fase tardía de la infección (Sladek y Rysanek, 2009), cuando esta no estaría ya activa. Del mismo modo, se esperaría que su porcentaje fuese elevando en las infecciones crónicas (Sladek y Rysanek, 2009).

RECUENTO DIFERENCIAL DE CÉLULAS SOMÁTICAS

Por lo tanto, y como vimos anteriormente, conocer el tipo celular predominante en el recuento de células somáticas nos daría información adicional sobre el estado y la evolución del proceso inflamatorio e infeccioso. Así, de una manera general, en las fases iniciales de la infección mamaria debiéramos observar un mayor porcentaje de neutrófilos, correlacionado con un estado de infección activa, mientras que en fases más tardías de la enfermedad, en las que tal vez se ha resuelto ya la infección activa y se está limpiando la inflamación, debiéramos ver porcentajes de macrófagos más elevados. Y esto es lo que representa el recuento diferencial de células somáticas.

Hasta donde sabemos, disponemos actualmente de dos tecnologías que pueden determinar el RCSd en muestras de leche de manera automática. La primera máquina es producida por FOSS Analytical A/S (Hillerød, Dinamarca). Se trata de un dispositivo de laboratorio que permite la medición del RCSda partir de muestras de leche usando citometría de flujo. Esta tecnología reporta un valor de RCSd que representa el porcentaje combinado de neutrófilos y linfocitos expresados en porcentaje del total de células somáticas (Damm et al., 2017). La proporción de macrófagos, por su parte, se puede calcular por la diferencia del RCSd sobre el total del 100 %. La segunda máquina (a saber, QScout) es producida por Advanced Animal Diagnostics (EE. UU.) y puede usarse para diagnósticos en la granja. Esta máquina mide los valores absolutos y las proporciones de los leucocitos (neutrófilos, macrófagos y linfocitos) en la leche mediante microscopía de fluorescencia.

ARTICULO COMPLETO   ANALISIS DE CAMPO USANDO EL RCSD

EL MAGNESIO EN LOS RUMIANTES: FUENTES Y SOLUBILIDAD

 

 

 

 

EL MAGNESIO EN LOS RUMIANTES: FUENTES Y SOLUBILIDAD

En las siguientes páginas nos detenemos en la solubilidad al pH ruminal de este nutriente en base a sus fuentes y origen (terrestre o marino), lo que marcará el grado de biodisponibilidad en el animal y, en consecuencia, una mayor o menor calidad en la produción de la leche.

Bea Abad1, Alexandre Udina2 Ingeniera agrónoma en Adial Nutrición SL1 Veterinario en Adial Nutrición SL2 bea@adial.es, alexudina@adial.es

El magnesio (Mg) se utiliza en la alimentación de vacas lecheras, por un lado, para mantener su nivel correcto en la sangre y, por otro, para garantizar un pH ruminal óptimo (entre 6,2 y 6,5) que permita un correcto funcionamiento de los mecanismos de digestión ruminal (Goff, 2014).

Es un catión intracelular importante, vital para la función nerviosa y muscular, así como para la formación de huesos. La mayor parte de este nutriente se encuentra en los huesos, por lo que no es una fuente fácilmente disponible; además, la resorción ósea está controlada por el calcio, en lugar de por la homeostasis del magnesio. La concentración plasmática refleja la adecuada suplementación a través de la alimentación y los niveles en la orina reflejan el exceso.

Sus necesidades se han corregido y aumentado en la última actualización del NRC de 2021 respecto a los valores que se usaban anteriormente del NRC 2001.

NRC 2001
Pérdidas fecales: 3mg/kg de peso vivo Pérdidas de orina: principal vía de excreción, pequeñas pérdidas endógenas Crecimiento: 0,45g/kg ganancia Feto: 0,33 g/día Leche: 0,15 g/kg

Por lo tanto, una vaca de 30 kg de leche de producción solo necesitaba 5g/día de Mg absorbido para “rendir”, pero la biodisponibilidad es muy variable en las distintas fuentes de magnesio y la media es solo de aproximadamente un 25 % de absorción

REALIZANDO EL CÁLCULO CON UN 16 % DE BIODISPONIBILIDAD Y CALCULANDO LA EQUIVALENCIA DE QUE ESE PORCENTAJE SERÍA LA ABSORCIÓN, LOS 5 G/VACA/DÍA SETRANSFORMAN EN MÁS DE 30 G MG VACA/DÍA (PARA 30 L DE PRODUCCIÓN

en materias primas, con una media del 16 % en los ingredientes usados en las formulaciones de rumiantes. Además, niveles altos de potasio, nitrógeno y humedad pueden reducir la biodisponibilidad, por lo que la hierba de la ración puede afectar negativamente. Realizando el cálculo con un 16 % de biodisponibilidad y calculando la equivalencia de que ese porcentaje sería la absorción, los 5 g/vaca/día se transforman en más de 30 g Mg/vaca/día (para 30 l de producción).

En los nuevos valores del Dairy Nasem (NRC 2021), los principales cambios en minerales son para el magnesio, cobre y manganeso. En el caso del primero, estos son los nuevos cálculos, con un aumento de 4,1 g Mg/vaca/día en las necesidades:

RC 2021
Mantenimiento según NASEM para vacas de leche en lactación (680 kg PV): 7,9 (2021) vs. 2,0 (2001) Leche según NASEM para producción de 45 kg de leche: 5,0 vs. 6,8

CAPACIDAD NEUTRALIZANTE DE ÁCIDO DEL MAGNESIO RESPECTO A OTROS BUFFERS RUMINALES

Uno de los efectos del magnesio es su efecto alcalinizante en rumen; por tanto, se puede hacer una valoración teórica de la capacidad neutralizante de ácido (en meq/g) de distintas sustancias que se pueden usar como tampones. Para ese cálculo se tiene en cuenta la masa molecular dividida por la masa equivalente de ácidos neutralizados.

Si se hace una comparativa de la ca- pacidad relativa de neutralizar ácido, el óxido de magnesio como ejemplo de fuente de magnesio tiene 4 veces más capacidad teórica de neutralizar ácido que el bicarbonato sódico y más del doble que el carbonato cálcico. A estos valores hay que aplicar luego la corrección según el ph y, si se usan pH ruminales (valores de 5,8 a 6,2), se ob- tienen solubilidades que no siempre se corresponden a los valores teóricos de capacidad neutralizante de una sustancia.

En esta corrección de la capacidad tampón según el pH, la solubilidad de una sustancia al pH medido será la que nos indicará el resultado que

se puede esperar in vivo a ese pH, por lo que las valoraciones en pH de 5,8 a 6,2 indicarán los resultados esperados en rumen.

ARTICULO COMPLETO     EL MAGNESIO EN LOS RUMIANTES FUENTES Y SOLUBILIDAD

 

 

EFECTO DE LA COMPACTACIÓN DEL SILO DE HIERBA EN TRINCHERA SOBRE LA CALIDAD DEL ENSILADO

 

 

 

 

EFECTO DE LA COMPACTACIÓN DEL SILO DE HIERBA EN TRINCHERA SOBRE LA CALIDAD DEL ENSILADO

El corte de la hierba o el tipo de maquinaria que se utiliza para compactar el silo afecta a la densidad del silo y a la evolución de su composición microbiológica, entre otras. La empresa de nutrición animal, Dellait, muestra varios estudios que orientan estas acciones a buenas prácticas.

CAMPO GALEGO

El sector lácteo es un pilar estratégico en la industria agroalimentaria. La cadena de producción, transformación y comercialización del sector lácteo representa un importante volumen de negocio con un gran impacto económico y social ya que genera una gran cantidad de puestos de trabajo y riqueza en las comarcas en las que se asienta.

Claves prácticas para tener en cuenta

Yolanda Trillo, miembro del equipo de consultores de Dellait afirma que “para conseguir una calidad de ensilado óptima, uno de los pasos clave durante su procesado es la extracción de aire para favorecer al máximo las condiciones internas de anaerobiosis necesarias para la fermentación láctica de la hierba picada”. Esta extracción de aire se logra mediante la compactación del material forrajero por pisado, generalmente con el uso de maquinaria pesada. Trillo enfatiza que “si la hierba no está bien cortada, tiene una longitud excesiva, o la maquinaria no tiene el peso suficiente por tonelada de forraje, la compactación será insuficiente”.

“El corte de la hierba o el peso de la maquinaria son dos aspectos decisivos para tener en cuenta en la compactación” (Yolanda Trillo)

Existen grandes variaciones en la densidad de ensilaje en los silos en trinchera -entre paredes-; según algunos autores, entre 133 y 269 kg de materia seca (MS)/m3 (Craig et al. 2009) y entre 173 y 229 kg de MS/m3 (Spiekers et al. 2009). Los valores más altos se observaron en la parte central inferior y los más bajos, en las capas superiores y en los laterales.

El equipo Dellait reporta que “varios estudios han encontrado mayores pérdidas de MS en los silos en trinchera que en las rotopacas de silo”. Las pérdidas de MS en los silos en trinchera suelen deberse al desarrollo de condiciones aeróbicas durante el llenado, la conservación y el desensilado al momento de alimentar. Aunque otros autores lo atribuyen a la mayor densidad de MS y el sellado más compacto que se consigue por el plástico estirable en las rotopacas que en el silo en trinchera.

Sin embargo, muchas granjas de tamaño grande se decantan por el sistema de conservación en silos en trinchera por su menor coste. Por lo general y para tener mayor flexibilidad en el ensilado y la alimentación de las vacas, una granja suele tener al menos dos silos.

La manera de compactar influye

Un estudio realizado en Noruega (Randby et al. 2020) se planteó comparar el efecto de la compactación del silo en trinchera mediante un tractor convencional o con una pala cargadora. Para ello, se prepararon dos silos de fleo, festuca, trébol violeta y trébol blanco que se habían cortado en condiciones de tiempo soleado sin precipitación.

Uno se compactó con un tractor de granja que pesaba 8.3 toneladas y el otro con una pala cargadora de 14.5 toneladas. Una vez llenos, ambos silos se cubrieron con plástico negro grueso con una permeabilidad al oxígeno de 180 cm3/m2 que se fijó sobre las paredes laterales y el extremo dentro del ensilado.

“La mayor densidad de ensilado se obtuvo con la compactación por pala cargadora”

Después de llenar el último remolque en cada silo, las máquinas compactadoras actuaron 30 minutos más, y en 24 horas se colocó una capa de plástico fino de 0.04 mm con permeabilidad al oxígeno 940 cm3/m2 sobre toda la superficie del silo, que se fijó manualmente en la ranura que quedó entre el ensilado superior y el plástico grueso que colgaba de las paredes. Se colocaron neumáticos usados por toda la superficie para aumentar el peso y la compactación del forraje.

ARTICULO COMPLETO   EFECTO DE LA COMPACTACION DEL SILO DE HIERBA EN TRINCHERA SOBRE LA CALIDAD DEL ENSILADO

 

 

MASTITIS BOVINA EN LA ENCRUCIJADA DE NUEVO

 

 

 

 

MASTITIS BOVINA EN LA ENCRUCIJADA DE NUEVO

El microbioma mamario, cuya existencia no se puede poner en duda por meras opiniones en favor o en contra, es una realidad y con mucha probabilidad está involucrado en la patología de la mastitis bovina.

VAHID SHOKOUHI DVM,MS

RESUMEN

En el estudio se detallan los nichos ecológicos de humanos y de bovinos junto con referencias a la ecología ambiental , para situarse dentro del mundo real de los microorganismos, tal y como están organizados en la naturaleza, y no tratar la ubre afectada como una estructura inanimada y aislada que requiere reparación.

El microbioma mamario puede tener microorganismos que procedan desde otros órganos o del ambiente. Algunos miembros pueden llegar incluso de otros nichos ecológicos externos.

Después de una breve revisión y omitiendo temas ya muy discutidos o fáciles de consultar en la literatura, se abre un debate sobre cómo se puede cuidar y mejorar la homeostasis y evitar la disbiosis, especialmente a nivel de una granja o una población para el mejor control de la mastitis bovina.

INTRODUCCIÓN

La base de un control eficaz y permanente de la mastitis bovina reposa sobre el conocimiento de factores predisponentes y causantes de la misma y en muchos casos, sobre estrategias de prevención antes que el tratamiento.

Hemos de aceptar que en una granja de vacas lecheras el objetivo ha de ser un control eficaz y no la erradicación.

El control de la mastitis es multifactorial y por tanto requiere tener información suficiente y amplia sobre la mayoría de los factores, no una información selecta, sino cierta noción básica y valida procedente de fuentes fidedignas.

Puesto que esta revisión no es un trabajo académico, sino que está destinada a la práctica de campo, se han recordado y revisado ciertos aspectos básicos para facilitar su uso y aplicación. Se ha optado por una información técnica sin fronteras, para no estar repitiendo los datos tradicionales que nos pueden impedir mirar más allá de nuestros conceptos.

Sin restar importancia a los agentes infecciosos, un planteamiento sencillo de causa y efecto no puede conducir al éxito en el control eficaz y duradero en una población de vacas lecheras.

Este principio parece que coincide con los conocimientos actuales del microbioma de las ubres, que está descartando las conclusiones clásicas basadas en cultivos bacteriológicos.

La presente revisión no busca repetir los detalles clásicos de la mastitis bovina, que están al alcance de todos, sino abrir las barreras impuestas por la metodología tradicional, demostrando el inmenso campo que puede ser de ayuda para completar y actualizar nuestros conocimientos.

La realidad es que para prevenir la mastitis se ha de tener en cuenta, no solamente los factores infecciosos, sino a un grupo de factores que intervienen tanto a nivel del sistema inmune local perturbando su función, como en el desequilibrio de la homeostasis microbiana.

La implicación de la microbiota normal de la glándula mamaria en la interacción entre patógenos y huésped está siendo estudiada y cada vez salen a la luz informaciones más recientes. El problema que suele ocurrir es que, cada disciplina trata de filtrar las informaciones según la rama correspondiente, enfocándolas a la vieja costumbre de patología de causa y efecto, e intentando buscar modelos no dinámicos y más bien estáticos para hacer fácil su aplicación en la práctica.

EL MICROBIOMA

La biosfera comprende aproximadamente desde 10 km por debajo hasta 10 km por encima de la superficie del planeta Tierra. En realidad, el 90 por ciento de los seres vivos viven en una zona que se localiza entre 1 km por debajo y 1 km por encima de la superficie terráquea.

La biosfera, el marco de la actividad ecológica, permanece siempre en un estado de equilibrio dinámico. Aquí están presentes muchos elementos biológicos y físicos en un estado de equilibrio33 .

La ecología, según la definición34 , es una rama de Biología que se ocupa de la relación o interactuación de los organismos vivos con su ambiente y con otros organismos.

ARTICULO COMPLETO   MASTITIS BOVINA EN LA ENCRUCIJADA DE NUEVO

 

DEBE CONOCER LAS MEDIDAS PARA HACER FRENTE AL ESTRÉS POR CALOR DE LAS VACAS

 

 

 

DEBE CONOCER LAS MEDIDAS PARA HACER FRENTE AL ESTRÉS POR CALOR DE LAS VACA

El verano es caluroso y caluroso. Debido a la lenta transpiración de las vacas lecheras, cuando se estimulan por la alta temperatura, la temperatura corporal de la vaca aumenta, la respiración se acelera, el apetito disminuye y la ingesta de alimento disminuye; la nutrición del cuerpo también se equilibra negativamente, lo que provoca que los lácteos vacas para perder peso y condición corporal; la producción de leche y la tasa de grasa de la leche disminuyen al mismo tiempo, la tasa de reproducción disminuye, las enfermedades y la mortalidad aumentan, y estos síntomas son causados por el estrés por calor.

Andrés Zhao, Steven He

El estrés natural apropiado puede hacer que el cuerpo se adapte gradualmente al medio ambiente y mejore el rendimiento de la producción. Sin embargo, si el estrés es excesivo, tendrá efectos adversos y dañará el organismo. El daño causado por el estrés por calor es tanto único como integral, y el impacto es multifacético, principalmente en los siguientes aspectos.

1. Rendimiento de producción reducido

En condiciones de estrés por calor, la ingesta de alimento de las vacas disminuirá, aumentará la respiración, aumentará el catabolismo de proteínas, carbohidratos, grasas y otros factores del cuerpo, disminuirá el anabolismo, disminuirán las concentraciones de hormona de crecimiento y tiroxina, lo que provocará un estancamiento del crecimiento de las vacas lecheras y reducción de la producción de leche.

2. Disminución de la fecundidad

El estrés por calor puede reducir la secreción de la hormona estimulante del folículo, la hormona luteinizante, la prolactina y las gónadas del ternero están subdesarrolladas; por lo tanto, las vacas lecheras no se pueden criar sin problemas, lo que resulta en un aborto temprano, malformaciones fetales o muerte fetal.

3. Baja inmunidad

Las vacas son estimuladas por factores de estrés por calor, atrofia de su timo, bazo y tejidos linfáticos, lo que dificulta la producción y diferenciación de eosinófilos y linfocitos y su actividad. El nivel de anticuerpos en el cuerpo disminuye, lo que inhibe la inmunidad celular y humoral del cuerpo, lo que resulta en en La inmunidad del cuerpo se reduce. La resistencia a las enfermedades se debilita.

4. Disminución de la calidad de la leche

Estudios muestran. Cuando la temperatura aumenta, el porcentaje de grasa láctea y el porcentaje de proteína láctea en la leche disminuirán en consecuencia. Cómo aliviar el estrés por calor, las medidas que se pueden tomar son:

1. Incrementar el agua potable
Las vacas lecheras dependen de sudar y respirar para evaporar el agua y lograr el propósito de enfriamiento, por lo que beber más agua puede conducir el calor.Los estudios han demostrado que la disponibilidad de agua potable adecuada es un factor clave para lograr el máximo consumo de materia seca de las vacas lecheras. 2. Complementar los nutrientes Incrementar el nivel de minerales y vitaminas como VC y VE en la dieta.
3. Consuma más alimento con alto contenido de agua
Por ejemplo, los alimentos jugosos como los melones son ricos en carbohidratos y agua. Tiene una buena palatabilidad y puede calmar la sed, lo cual es muy beneficioso para prevenir el golpe de calor y enfriar y aliviar el estrés por calor de las vacas. 4. Agregue aditivos antiestrés Complementar con bicarbonato de sodio, niacina, ácido biliar o cultivo de levadura puede neutralizar el exceso de ácido gástrico en el estómago. El uso de ácido γ-aminobutírico puede promover la secreción de jugo gástrico animal y la hormona del crecimiento, aumentando así la tasa de crecimiento y la ingesta de alimento; puede estimular el centro de alimentación del animal, aumentando así la ingesta de alimento y reduciendo el estrés por calor causado por el proceso de mejoramiento Pérdida.

ARTICULO COMPLETO   DEBE CONOCER LAS MEDIDAS PARA HACER FRENTE AL ESTRES POR CALOR DE LAS VACAS

 

ESTRATEGIAS DE DETECCIÓN DEL ESTRO

 

 

 

 

ESTRATEGIAS DE DETECCIÓN DEL ESTRO

Existen varias formas efectivas de detectar el celo en las vacas lecheras, que van desde la detección visual hasta el uso de sistemas automatizados. Aunque la eficiencia y la precisión en la realización de la tarea varía de un rebaño a otro, las vacas anestro (esas frustrantes que no muestran buenos signos de celo) presentan un desafío constante para la detección del celo.

Andrew Sandeen

Un grupo de investigación en Florida diseñó un estudio para comparar dos estrategias diferentes de detección del estro. Las vacas de un gran hato Holstein fueron divididas en dos grupos de tratamiento. Ambos grupos fueron observados rutinariamente por el personal de la granja para detectar la actividad del estro, incluyendo la evaluación de los dispositivos indicadores de monta fijados a la cabeza de la cola. Las vacas del segundo grupo de tratamiento también llevaban collares con monitores de actividad automatizados para medir el movimiento y la rumia, proporcionando datos que se utilizaron para ayudar a tomar decisiones de inseminación.

Tras un periodo de espera voluntario de 48 días, el objetivo era inseminar a las vacas tras la detección del celo. Sin embargo, para tener en cuenta las vacas anestro, las que no se detectaron en celo a los 68±3 días en leche (DIM) se inscribieron en un protocolo de IA cronometrada (TAI). Después de la primera inseminación, se volvió a dar prioridad a la detección del estro hasta el momento del diagnóstico de gestación, momento en el que se inició un protocolo de IA para las vacas abiertas.

Se observó una mejora significativa (diferencias significativas resaltadas en rojo en la figura) en la tasa de detección del estro en la segunda inseminación para aquellas vacas que llevaban monitores de actividad automatizados, con un 7,1% más de vacas abiertas que fueron atendidas antes del diagnóstico de preñez y del inicio de un protocolo de IAE. Curiosamente, cuando los investigadores tuvieron en cuenta los niveles de producción de leche, se descubrió que el uso de monitores de actividad automatizados aumentaba significativamente la tasa global de preñez de las vacas de alta producción, pero no había ningún beneficio aparente para el grupo de baja producción (datos no mostrados).

Aplicación

La detección del estro es siempre un reto. Los sistemas automatizados de monitorización de la actividad son costosos, pero pueden ser una herramienta eficaz para acelerar el ritmo de inseminación en un grupo de vacas y pueden ayudar a mejorar la precisión en el momento de la inseminación. Estas ventajas pueden ser especialmente evidentes en el caso de las vacas de alta producción que, de otro modo, podrían estar en la categoría de “vaca anestro” debido a la disminución de la intensidad o la duración del celo. La inseminación artificial programada es a menudo la mejor opción para el resto de las vacas que no están ciclando o que no muestran ninguna actividad estral.

ARTICULO COMPLETO   ESTRATEGIAS DE DETECCION DEL ESTRO

ENFERMEDAD RESPIRATORIA BOVINA EN LA GRANJA: MIRANDO MÁS ALLÁ DEL TRATAMIENTO DE TERNEROS ENFERMOS

 

 

 

 

ENFERMEDAD RESPIRATORIA BOVINA EN LA GRANJA: MIRANDO MÁS ALLÁ DEL TRATAMIENTO DE TERNEROS ENFERMOS

Virginia Sherwin describe el diagnóstico y el tratamiento de esta enfermedad en el ganado vacuno y analiza los métodos de prevención a través de la vivienda.

La enfermedad respiratoria bovina (ERC) es un complejo de enfermedades prevalente en terneros que representa tanto problemas de bienestar como económicos para los agricultores. Es causada por múltiples patógenos, que a menudo actúan de forma sinérgica.

Se estima que el costo de un solo caso de BRD es de 23 a 43 libras esterlinas por caso1, pero es probable que esto sea una subestimación, ya que no tiene en cuenta el impacto que la enfermedad tiene en el rendimiento y la supervivencia futuros. Los principales contribuyentes al costo son el aumento del riesgo de mortalidad, el tratamiento y la disminución del aumento diario de peso vivo (DLWG), lo que indica que la DRB también es un problema de bienestar.

Se han notificado tasas de mortalidad de DRB de hasta el 13,3 %, y se ha demostrado que los casos crónicos de DRB retrasan la edad en el primer parto y la supervivencia futura en el rebaño adulto2. Por lo tanto, este es un complejo de enfermedades altamente prevalente que tiene consecuencias significativas para los agricultores.

Síndrome clínico

La presentación clásica de BRD implica un aumento de la frecuencia respiratoria y el esfuerzo, con la presencia de tos, secreción nasal y secreción ocular3. Teóricamente, el ternero será piréxico; sin embargo, durante las etapas más crónicas de la enfermedad, la fiebre no siempre está presente. La presentación clásica a menudo representa la DRB crónica, que implica múltiples patógenos y cantidades variables de patología pulmonar (figura 1).

La DRB aguda tiende a presentarse más como frecuencia respiratoria elevada, anorexia y fiebre, y a menudo se puede atribuir a un solo patógeno.
Métodos de diagnóstico de BRD

Animal individual

Se han utilizado múltiples métodos como métodos auxiliares para diagnosticar la DRB, incluidos los sistemas de puntuación, los estetoscopios de susurro y la ecografía. La DRB tiende a ser polimicrobiana, y muchos de los agentes bacterianos son comensales. Por lo tanto, los diagnósticos exhaustivos pueden no siempre ser beneficiosos y caros.

Una herramienta de diagnóstico importante es el examen post mortem, que no debe realizarse en los pobres hacedores crónicos ni repetir casos de DRB, ya que la patología y las bacterias aisladas pueden no representar realmente los patógenos iniciales4.

Las autopsias realizadas en la granja también pueden ser una herramienta importante en la educación de los clientes y se utilizan para persuadir a los agricultores reacios de que discutan las medidas preventivas de la BRD.

Otros diagnósticos simples en la granja incluyen hisopos faríngeos profundos, con la presencia de patógenos bacterianos en grandes cantidades (mayores o iguales a 106 unidades formadoras de colonias/ml), agentes virales significativos o mayores o iguales a 2 hisopos más por grupo de 6 terneros que dan positivo para Mycoplasma que se consideran significativos. La etiología de la DRB puede ayudar a elegir el tratamiento; sin embargo, la etiología y cualquier resultado de sensibilidad a los antibióticos podrían alterarse con el tiempo.

Nivel de rebaño

Los diagnósticos a nivel de rebaño de un problema de BRD deben implicar la investigación del número de terneros afectados. El primer paso es aclarar cuál es un caso de BRD para la granja individual en términos de signos clínicos y tratamiento, ya que esto podría dar una indicación de si existe un problema de diagnóstico insuficiente o excesivo en la granja.

ARTICULO COMPLETO     ENFERMEDAD RESPIRATORIA BOVINA EN LA GRANJA MIRANDO MAS ALLA DEL TRATAMIENTO DE TERNEROS ENFERMOS

 

LOS IMPACTOS MÁS AMPLIOS DE LA HIPOCALCEMIA

 

 

 

 

LOS IMPACTOS MÁS AMPLIOS DE LA HIPOCALCEMIA

Discute la forma subclínica de este problema y cómo los veterinarios pueden ser proactivos para prevenir su aparición.

Los ganaderos suelen ser muy buenos para identificar casos clásicos de hipocalcemia clínica; sin embargo, la hipocalcemia subclínica (HS) a menudo puede retumbar desapercibida, causando múltiples problemas de lactancia temprana.

Victoria Hudson BVM&S, MRCVS

La SH se define por un calcio en sangre de entre 1,4 ml/L y 2,1 mmol/L, aunque este rango sigue siendo muy debatido y a menudo se limita a cero a tres días en la leche.

Las vacas no lactantes tienen un requisito de mantenimiento diario de 21 g de calcio, que puede casi triplicarse a 55 g durante la primera semana de lactancia en Holsteins de alto rendimiento. Este aumento repentino de la demanda de calcio se produce simultáneamente con una disminución del 30 % en la ingesta de piensos en torno al parto, lo que restringe la ingesta de calcio durante este período crítico1.

No es el nadir de la concentración de calcio, sino más bien la persistencia de HS lo que aumenta el riesgo de enfermedad2,3.

La SH se produce en al menos el 25 % de las novillas de primera lactancia y en el 50 % de las vacas en su tercera o posterior lactancia4, y cuesta un mínimo de 92 libras esterlinas por caso5.

Una enfermedad de puerta de enlace

Al igual que otras enfermedades metabólicas, como la cetosis, la HS se puede describir como una enfermedad de puerta de enlace, ya que el bajo nivel de calcio después del parto puede ser el punto de partida de muchos problemas, incluida la disminución de la fertilidad, las limpiezas retenidas, los prolapsos uterinos, el abomaso desplazado izquierdo, la metritis, la endometritis, la mastitis, la reducción de la ingesta de materia seca (DMI), la reducción de la producción de leche, la cetosis y un mayor riesgo de sacrificio.

Por esta razón, los veterinarios desempeñan un papel importante en la comprobación de signos de enfermedad subclínica e iniciando investigaciones.

Las vacas primíparas tienen de tres a cuatro veces más probabilidades de experimentar una enfermedad postparturiente o un evento de extirpación durante los primeros 60 días en la leche (DIM), en comparación con una vaca normocalcémica, y las vacas multíparas tienen casi el doble de probabilidades1.

La prevalencia de HS persistente (bajo calcio de uno a cuatro DIM) es de aproximadamente el 22,9% en las vacas primíparas y solo el 12,5% en las vacas multíparas, pero esto se invierte con el SH retardado (calcio normal en un DIM, luego bajo en calcio de dos a cuatro DIM), donde el 25% de las vacas multíparas se ven afectadas en comparación con el 13,2% de las primíparas. Estas mismas vacas multíparas con un SH retardado tienen un menor rendimiento de leche durante al menos las primeras 10 semanas de lactancia1.

En total, el 76 % de las vacas SH tienen un déficit energético excesivo en comparación con las vacas normocalcémicas, y esto aumenta al 85 % si la afección se prolonga más allá de tres días en la leche1.

Además, las vacas que desarrollaron metritis tenían SH prolongada (de 1 a 12 DIM) en comparación con las parejas de rebaño que no desarrollaron metritis.

SH también puede afectar a la fertilidad. Un estudio de 2018 encontró que las vacas de rebaños de pastoreo diagnosticadas con HS en el parto tardaron 32 días más en quedar embarazadas de nuevo, en comparación con las vacas que tenían un nivel normal de calcio en el parto6. Además, las vacas alojadas con HS en uno, dos y tres DIM tenían un 70 % de probabilidades de embarazo hasta el primer servicio2.

ARTICULO COMPLETO     LOS IMPACTOS MAS AMPLIOS DE LA HIPOCALCEMIA

 

EL RECUENTO CELULAR INDIVIDUAL: UNA HERRAMIENTA MUY ÚTIL PARA EVALUAR

 

 

 

 

UNA HERRAMIENTA MUY ÚTIL PARA EVALUAR EL RECUENTO CELULAR INDIVIDUAL

LAS MASTITIS SUB CLÍNICAS

El recuento de células es la forma objetiva de evaluar individualmente las mastitis sub clínicas en una explotación de vacuno de leche. En este estudio analizamos los parámetros generados a partir del último control celular individual y a partir de los dos últimos controles celulares individuales.

Emili Calvet, Rafael Ortega, Juan Echeverría

INTRODUCCION

El recuento celular individual de las vacas que no presentan mastitis es normalmente inferior a las 200.000 células/ml y la mayoría mantiene valores de menos de 100.000 cél./ml (Radostis, 2001). Por tanto, el punto de corte entre vaca infectada y vaca sana lo establecemos en 200.000 cél./ ml. Con este valor detectamos aproximadamente el 80 % de las infecciones y clasificamos correctamente entre el 75 y el 80%de las vacas no infectadas.

PARÁMETROS GENERADOS A PARTIR DEL ÚLTIMO CONTROL CELULAR INDIVIDUAL
Tienen como objetivo conocer la salud de la ubre de cada uno de los animales en lactación en un momento puntual. Reflejan la prevalencia de infección de la ubre de las vacas.

Recuento celular de la leche del tanque a partir de la media ponderada de las muestras individuales

Es el parámetro más general y objetivo, ya que es el reflejo de la calidad de toda la leche producida. Debe tener un valor aproximado a los muestreos realizados en la leche del tanque en el momento de recoger la leche para ser comercializada. La meta debe ser obtener cifras menores de 250.000 cél./ ml a lo largo de todos los meses del año y en ningún momento superar 400.000 cél./ml.

Valor lineal medio

Es la fórmula matemática que ofrece el valor medio real de la sanidad de la ubre al disminuir la dispersión (minimiza resultados puntuales de recuentos celulares alejados de la media). Refleja de forma objetiva la situación de la mayoría de los animales de la granja. El objetivo debe ser un valor inferior a 2,5. El valor lineal de las células somáticas sigue una distribución normal, por lo que la media, la mediana y la moda tienen el mismo valor (Dohoo y Meek, 1982).

“EL PUNTO DE CORTE ENTRE VACA INFECTADA Y VACA SANA LO ESTABLECEMOS EN 200.000 CÉL./ML “

Valor lineal individual. Ln (rcs/100) +3 RCS = recuento celular individual/1.000 Ln = logaritmo neperiano

Recuento celular y valor lineal medio según el número de lactación Son los mismos cálculos anteriores obteniendo las medias de grupos de animales de la misma edad. Nos puede orientar sobre la salud de la ubre teniendo en cuenta este parámetro y refleja el empeoramiento asociado a un mayor número de lactaciones.

Prevalencia de infección

Se refiere al porcentaje de animales infectados. Son todos aquellos que tienen un recuento celular superior a 200.000 cél./ml.

Debemos trabajar para tener menos de un 20 % de animales infectados.

Un porcentaje superior al 30 % debe evaluarse detenidamente y llevar a cabo un diagnóstico bacteriológico de las muestras de leche mastítica.

Prevalencia de infección en el primer recuento celular de la lactación en vacas sanas al parto
• Vacas de primera lactación: el objetivo es tener más de un 90 % de animales no infectados. En una explotación donde se cumpla este objetivo se dispone de un amplio margen de seguridad para mantener un correcto recuento celular en la leche del tanque, ya que estos animales constituyen en una explotación estándar entre el 30 y el 35 % de los animales en lactación.

 ARTICULO COMPLETO   EL RECUENTO CELULAR INDIVIDUAL UNA HERRAMIENTA MUY UTIL PARA EVALUAR LAS MASTITIS SUB CLINICAS

 

FISIOLOGÍA DE LA LACTANCIA

 

 

 

 

FISIOLOGÍA DE LA LACTANCIA

Introducción

La lactancia es el proceso por el cual la madre entrega nutrientes, inmunidad (en grados variables) y componentes regulatorios del crecimiento al recién nacido. Leche es el término colectivo para esta forma de nutrición, esencial para la sobrevivencia del mamífero recién nacido. La composición de la leche es variable dependiendo de la especie, estado de desarrollo del neonato y del medio ambiente.

Sergio E. Recabarren M

La lactancia es el proceso por el cual la madre entrega nutrientes, inmunidad (en grados variables) y componentes regulatorios del crecimiento al recién nacido. Leche es el término colectivo para esta forma de nutrición, esencial para la sobrevivencia del mamífero recién nacido. La composición de la leche es variable dependiendo de la especie, estado de desarrollo del neonato y del medio ambiente. El desarrollo mamario y el inicio y regulación de la secreción de la leche están íntimamente relacionados a la reproducción. En efecto, se puede considerar que el proceso reproductivo no está completo ni ha sido exitoso si no existe la lactación y la sobrevivencia inicial del recién nacido. Por otro lado, la lactancia es la fase del proceso reproductivo más demandante metabólicamente por la gran cantidad de nutrientes que se requieren para satisfacer las necesidades de mantención y crecimiento del neonato.

En esta presentación me referiré en especial a los procesos que controlan la producción de leche, en primer lugar a la lactogénesis y su control, en segundo lugar a la lactancia y su control, en tercer lugar a la expulsión de la leche y su control y finalmente a la involución de la glándula, en particular en relación a los procesos que se presentan en la vaca.

Lactogénesis

Lactogénesis es el inicio de la síntesis y secreción de la leche por las células epiteliales de los alvéolos mamarios. En general se acostumbra a dividirla en 2 fases:

1. La fase 1 consiste en una diferenciación estructural y funcional limitada del epitelio secretor durante el último tercio de la preñez.

2.
3. La fase 2 corresponde a la completación de la diferenciación

del epitelio secretor durante el periodo periparto, coincidente con el inicio de una intensa y copiosa síntesis y secreción de la leche.

Para entender el proceso de lactogénesis, revisaré brevemente el proceso de crecimiento de la glándula mamaria (GM), ya que el tratamiento más detallado de estos conocimientos se han descrito extensamente descritos en anatomía, histología y embriología de la GM, en este mismo curso.

La glándula mamaria es una glándula sudorípara modificada de origen ectodermal. La estructura básica y su localización se establece durante el desarrollo embrionario. Su número puede variar de 2 a 18. Se ubican en el tórax (humanos, elefantes), en la ingle (vacas y rumiantes), en el abdomen (ballena), o cubriendo las superficies ventrales del tórax y abdomen (ratas, conejos, perros, gatos, cerdos). La estructura microscópica es muy similar en todas las especies. La leche se sintetiza y se secreta por las células epiteliales que rodean los alvéolos mamarios en una capa única. Estas células secretorias están rodeadas por células mioepiteliales, que tienen, al igual que las células musculares, la propiedad de contraerse como una parte importante del proceso de eyección de leche. Por debajo de las células epiteliales se encuentra la membrana basal. A continuación de la membrana basal se encuentra una extensa red capilar, la cual entrega las sustancias para la síntesis de la leche. Rodeando el tejido glandular, o parénquima, se encuentra una matriz de tejido adiposo y conectivo, el estroma. Este tejido además de tener un papel como tejido de soporte, tiene un rol importante en el funcionamiento y crecimiento del tejido glandular. El tamaño del estroma influye en algunas especies en el tamaño de la glándula ya que los conductos mamarios se desarrollan en el estroma.

Desarrollo Fetal

El desarrollo de la glándula mamaria empieza en la piel del feto por migración de las células ectodermales para formar el par de botones mamarios hacia la posición que ocupará la glándula madura. Estas células se dividen para formar cordones de células que se dirigen hacia la dermis. El número de estos cordones va a determinar el número de conductos primarios que se abrirán en el pezón: uno en los rumiantes y hasta 20 en la mujer. La ramificación y canalización es muy escasa hasta el nacimiento. No obstante, la cisterna de la ubre bovina ya es visible en el feto de 4 a 5 meses. La testosterona del feto es la responsable de la masculinización de la gl. Mamaria, de allí el dimorfismo sexual que muestra la glándula. El ovario en los fetos femeninos no tiene un tiene influencia en el proceso de crecimiento fetal de la glándula.

ARTICULO COMPLETO   FISIOLOGIA DE LA LACTANCIA