LA IMPORTANCIA DE LA BIOSEGURIDAD EN LA PREVENCIÓN DE LA ERB

 

 

 

 

LA IMPORTANCIA DE LA BIOSEGURIDAD EN LA PREVENCIÓN DE LA ERB

En anteriores ocasiones hemos hecho alusión a la enfermedad respiratoria bovina (ERB) por su fuerte impacto en los sistemas productivos y grandes repercusiones económicas en las explotaciones de ganado vacuno. Según apunta Jose María San Miguel, jefe de los servicios técnicos de rumiantes en Zoetis, la incidencia estimada de esta enfermedad en la recría de novillas es de un 40-60 %.

Cuando se trata de prevenir el síndrome respiratorio bovino, uno de los terrenos clave es la bioseguridad. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de bioseguridad? Por un lado, hacemos referencia al control de la seguridad biológica en su sentido más amplio, es decir, todas aquellas actividades llevadas a cabo para impedir la entrada de un agente infeccioso o no infeccioso en la granja. Y, por otro, al biocontrol, esto es, aquellas medidas a instaurar para controlar el agente patógeno o no patógeno una vez se ha detectado su presencia en la granja.

La bioseguridad como método de prevención

Centrándonos en los programas de bioseguridad, existen tres puntos clave a valorar:

  • Valoración del riesgo: en este punto debemos entrar a valorar qué enfermedades son susceptibles de afectar a la granja, el potencial impacto que estas pueden llegar a tener y su probabilidad de aparición.
  • Manejo del riesgo: deben valorarse y establecerse los métodos de prevención, bien sea mediante medidas sanitarias aumentando la resistencia ante la enfermedad a través de programas vacunales, disminución del estrés o gestión del calostro; o bien mediante medidas de manejo, previniendo la entrada de animales infectados o del propio patógeno en la explotación (exposición, instalaciones, cuarentena, transporte, sistema de aguas…). En la recría de novillas, la gestión del calostro es especialmente importante, debiendo proporcionarse en cantidades abundantes y de alta calidad.
  • Formación sobre el riesgo: todo el personal involucrado en la producción debe estar instruido sobre los riesgos potenciales y las medidas de prevención establecidas a tal efecto.

El objetivo fundamental de todo programa de bioseguridad es la reducción de los costes de enfermedad y el aumento de la productividad, al mismo tiempo que se asegura el bienestar animal. Esto significa que, todo el trabajo realizado en el área de bioseguridad tendrá un impacto directo en la rentabilidad de la explotación.

ERB y bioseguridad
Si hablamos de bioseguridad para la prevención de la enfermedad respiratoria bovina en granjas de vacuno lechero, debemos centrarnos en una serie de puntos de especial importancia en la transmisión directa del patógeno:

  • Agua: el abastecimiento de agua debe proceder de una fuente limpia y potable, con una microbiología adecuada pues la hidratación es un aspecto fundamental en las primeras etapas de vida de las novillas.
  • Alimento: debemos extremar las medidas de limpieza e higiene de aquellos utensilios compartidos por las novillas como amamantadoras, de manera que, si existe un animal infectado en el lote, la transmisión pueda ser controlada.
  • Contacto directo: la vía de entrada de la ERB es oronasal, por lo que a las medidas de higiene y limpieza de utensilios, instalaciones y personal se debe sumar la separación de los animales en lotes, facilitando la gestión de brotes y cuarentenas en lazaretos y evitando la transmisión masiva a otros animales de la explotación.
  • Personas y materiales: la práctica recomendable es el despliegue de una zona de limpieza para desinfección de calzado y manos del personal involucrado.

ARTICULO COMPLETO     LA IMPORTANCIA DE LA BIOSEGURIDAD EN LA PREVENCION DE LS ERB

VACUNA CONTRA MASTITIS: PREVENCIÓN EFICAZ Y ECONÓMICA

 

 

 

 

VACUNA CONTRA MASTITIS: PREVENCIÓN EFICAZ Y ECONÓMICA

En un contexto de mayor resistencia a los antibióticos, la prevención a través de la vacunación permite incrementar la inmunidad contra los patógenos de la mastitis. En este artículo aportamos datos objetivos que avalan su eficacia contra el Streptococcus uberis y analizamos su impacto económico.

Dr. Eial Izak Consultor en Mastitis y Calidad de Leche

A unque es uno de los principales patógenos ambientales, Streptococcus uberis cuenta con cepas con comportamiento contagioso. Asociada a la mastitis clínica y subclínica en la lactación, pero también en el periodo seco, existen infecciones intramamarias (IIM) con bajas tasas de curación en las cuales es necesario realizar una terapia antibiótica extendida para evitar recurrencias porque aquellas infecciones persistentes causan infecciones crónicas.

Liliana Odierno y sus colaboradores de la Universidad de Río Cuarto (Buenos Aires) publicaron este año una revisión de los factores involucrados en la patogénesis temprana de Streptococcus uberis. Entre ellos destacaron la capacidad de formación de biofilm o tapiz bacteriano, adherencia bacteriana e invasión a los tejidos mamarios, como cruciales para la patogénesis de este agente.

Este año, la Dra. Tina Kabelitz y su equipo publicaron una revisión del rol de los estreptococos en la mastitis bovina. En la figura 1, se puede observar que en Norteamérica el 47 % corresponde a Streptococcus uberis, el 34 % a Sudamérica y los valores más elevados, a Europa y Oceanía.

“EL PRECIO MEDIO DE UN CASO DE MASTITIS POR STREPTOCOCCUS UBERIS FUE DE 88,80 €. CON UN PROMEDIO DE INCIDENCIA DEL 12,5 %, LA VACUNACIÓN INCREMENTÓ EL MARGEN BRUTO EN 47 €/VACA/AÑO “

LA PREVENCIÓN PARA REDUCIR ANTIBIÓTICOS

En nuestro país, Eial Izak et al. (2010) y Rodríguez et al. (2015) detectaron una prevalencia de mastitis clínica por Streptococcus uberis del 27 %, siendo en ambos casos el patógeno prevalente. Reinoso et al. (2008) apuntaron en la Cuenca Lechera Central de Argentina las siguientes resistencias antibióticas para este patógeno: oxacilina 91,5 %, clindamicina 80,8 %, cefalotina 66 % y penicilina 46,8 %. El trabajo concluye que la emergencia de cepas de Streptococcus uberis resistentes a los antibióticos ensayados permite reconocer un problema creciente en la terapia de la mastitis bovina.

De esta manera se muestra que los programas de monitoreo son esenciales no solo para realizar vigilancia epidemiológica, sino también para implementar medidas tendientes al uso racional de antibióticos. Debido a la tendencia mundial hacia la reducción en el uso de antibióticos, son necesarias otras estrategias para combatir este patógeno. Entre ellas, encontramos herramientas que incrementan la resistencia de los animales para combatir la infección y ello puede lograrse a través de una inmunidad específica contra Streptococcus uberis mediante la vacunación.

VACUNA CONTRA STREPTOCOCCUS UBERIS

• En 2018, Puig y su equipo señalaron que las vacas vacunadas con UBAC redujeron en un 52,53 % la incidencia de mastitis clínica por Streptococcus uberis y la utilización de antibiótico en un 56 %, comparadas con las no vacunadas. Los animales con IIM subclínicas por Streptococcus uberis produjeron tres litros más por día, comparados con los no vacunados.

• En 2018, Collado y colaboradores determinaron que el adyuvante de la vacuna UBAC induce altos nive- les de anticuerpos que inhiben la formación de biofilm y actúan contra cepas de Streptococcus uberis de diferente origen geográfico y con capacidad de formación de biofilm. Además, detectaron en las novillas vacunadas una reducción significativa en el recuento bacteriano de Streptococcus uberis y el recuento de células somáticas (RCS), incrementando la tasa de curación de los cuartos infectados.

• Este año Beulens y colaboradores demostraron que las vacas vacunadas con UBAC redujeron la incidencia de mastitis clínica por Streptococcus uberis en un 40 % y la utilización de antibióticos en un 44 %, comparadas con las no vacu- nadas. El número de animales con un RCS >100.000 cél./ml y una IIM subclínica por Streptococcus ube- ris se redujo en un 50 % luego de seis meses, comparados con los no vacunados (figuras 2, 3 y 4).

“LA VACUNACIÓN PUEDE INCREMENTAR LOS ANTICUERPOS CIRCULANTES CONTRA LOS PATÓGENOS DE MASTITIS,PARA PREVENIR O LIMITAR EL DESARROLLO BACTERIANO EN LA GLÁNDULA MAMARIA “

ANÁLISIS ECONÓMICO

El año pasado en el encuentro anual del American Dairy Science Association (ADSA), Sergio Calsamiglia y colaboradores de la Universidad Autónoma de Barcelona presentaron una evaluación de los costes por mastitis por Streptococcus uberis y la rentabilidad de los protocolos de vacunación.

Para ello se realizó una revisión de los trabajos publicados, con el propósito de determinar el promedio de incidencia y los efectos de la mastitis clínica y subclínica por Streptococcus uberis y el impacto de la vacunación en la incidencia y efectos.

ARTICULO COMPLETO     VACUNA CONTRA MASTITIS PREVENCION EFICAZ Y ECONOMICA

 

 

ACTUALIZACIONES SOBRE ENDOPARÁSITOS BOVINOS

 

 

 

 

ACTUALIZACIONES SOBRE ENDOPARÁSITOS BOVINO

Hany Elsheikha revisa los protocolos de prevalencia y tratamiento actuales y esperados en rebaños, incluidas las consideraciones de resistencia.

La producción comercial de ganado ha aumentado en las últimas décadas, y se prevé un mayor crecimiento para mantener la seguridad alimentaria de la creciente población mundial.
Los endoparásitos, incluidos los gusanos/helmintos y los protozoos, son la principal causa de infecciones gastrointestinales graves relacionadas con parásitos en el ganado en todo el mundo. Por lo tanto, el control eficiente de los endoparásitos es importante para mantener la salud y el bienestar del ganado, apoyar los esfuerzos mundiales de seguridad alimentaria y, potencialmente, la salud pública.

A pesar de las muchas opciones quimioterapéuticas y el considerable esfuerzo que se ha dedicado al desarrollo de programas de control de parásitos, el control de endoparásitos sigue siendo un desafío en casi todas partes del mundo. La situación se agrava aún más por la creciente prevalencia de resistencia a los antihelmínticos entre muchos helmintos. El desarrollo de nuevos antihelmínticos es caro y puede llevar décadas.

Además, no existen vacunas autorizadas para el control de parásitos en el ganado, excepto la vacuna utilizada en la prevención de gusanos pulmonares y la vacuna recientemente desarrollada contra los gusanos polares del barbero. Estos desafíos ponen en peligro a la industria ganadera. Por lo tanto, la eficacia de los antihelmínticos existentes debe mantenerse diseñando enfoques integrados de control de parásitos, combinando el uso sensato de los antihelmínticos y las buenas prácticas de pastoreo.

Si bien los veterinarios de animales de granja desempeñan un papel clave en la implementación de programas de control de parásitos, los parasitólogos pueden aportar información significativa y novedosa sobre la formulación y el éxito de estos programas.

El ganado puede estar infectado por un gran número de gusanos/ helmintos parásitos, incluidas muchas especies de nematodos (gusanos redondos), trematodos (gripos) y cestodos (gusanos de cinta).
El ganado también puede estar infectado por una serie de protozoos, como las especies de Eimeria, las especies de Giardia y las especies de Cryptosporidium. Todos estos parásitos se transmiten a través de la vía fecal-oral y se asocian con manifestaciones gastrointestinales.

El potencial zoonótico y el riesgo para la salud pública de algunos de estos parásitos, como las especies de Fasciola, las especies de Giardia y las especies de Cryptosporidium, hacen que la mejor comprensión de los endoparásitos bovinos sea un foco clave de los programas de control de parásitos veterinarios y humanos.

El objetivo de este artículo es discutir aspectos clave de las infecciones causadas por endoparásitos en el ganado.

Nematodos (gusanos redondos)
Nematodos gastrointestinales
Los nematodos gastrointestinales del ganado incluyen especies que viven en el abomaso. Estos son Haemonchus placei, Ostertagia ostertagi y Trichostrongylus axei.Haemonchus contortus (Figura 1) infecta principalmente a las ovejas, pero también se puede encontrar en el ganado vacuno.
Los nematodos intestinales que habitan en el intestino delgado del ganado incluyen Cooperia oncophora, Cooperia punctata, Cooperia pectinata, Trichostrongylus colubriformis, Trichostrongylus vitrinus, Nematodirus helvetianus, Bunostomum phlebotomum y Capillaria bovis. Los gusanos redondos intestinales grandes incluyenOesophagostomum radiatum y Trichuris discolor.

Los ciclos de vida de estos nematodos son directos y siguen un patrón similar (Elsheikha y Khan, 2011).

El ganado adquiere infección por vía oral por ingestión de pastos contaminados que contienen larvas infecciosas de tercera etapa. Los nematodos gastrointestinales cuestan a la industria ganadera en América del Norte más de 2.000 millones de dólares (1,41 mil millones de libras esterlinas) al año (Stromberg y Gasbarre, 2006).

Los medicamentos antihelmínticos que están disponibles para el tratamiento de infecciones por nematodos gastrointestinales pertenecen a cinco clases químicas diferentes e incluyen benzimidazoles, levamisol, lactonas macrocíclicas, derivados de aminoacetonitrilo (monepantel) y espiroindoliles (derquantel). Estos antihelmínticos son efectivos contra muchas especies de nematodos gastrointestinales y gusanos pulmonares. Algunos de estos productos también tienen actividad contra los trematodos hepáticos.

ARTICULO COMPLETO     ACTUALIZACIONES SOBRE ENDOPARASITOS BOVINOS

 

GRASAS Y ÁCIDOS GRASOS LIBRES EN LA ALIMENTACIÓN DE VACAS DE LECHE DE ALTA PRODUCCIÓN

 

 

 

 

GRASAS Y ÁCIDOS GRASOS LIBRES EN LA ALIMENTACIÓN DE VACAS DE LECHE DE ALTA PRODUCCIÓN

Las grasas, desde el punto de vista químico, son compuestos orgánicos insolubles en agua que se pueden extraer de los tejidos mediante disolventes no polares tales como cloroformo, éter, benceno,..

En su mayor parte, están formadas por triglicéridos, que a su vez están constituidos por una molécula de glicerol, compuesta por tres átomos de carbono, a los que se unen tres ácidos grasos.

Pablo Álvarez. Technical Manager Golden Agri-Resources Iberia S

Los ácidos grasos son moléculas lipídicas formadas por una cadena hidrocarbonada en cuyo extremo presentan un grupo carboxilo. Si tienen dobles enlaces en su composición hablaríamos de ácidos grasos insaturados y si carecen de ellos, se denominan ácidos grasos saturados. La longitud de la cadena y el número de dobles enlaces son los principales factores que determinan sus características físico-químicas.

Las grasas se pueden clasificar en función de su origen en animales, vegetales o mezclas de ambas. En las vacas de leche, se suelen usar grasas de origen vegetal inertes (también llamadas grasas protegidas o grasas “by-pass”) que se caracterizan por un efecto inhibitorio mínimo sobre los microorganismos del rumen (Fedna).

Teniendo en cuenta que la energía es y continuará siendo el mayor desafío nutricional por el continuo incremento en la productividad de las vacas de leche, la adición de suplementos grasos a las raciones es y seguirá siendo una práctica común en la alimentación de vacas de leche ya que los nutricionistas necesitan incrementar la densidad energética de sus raciones para satisfacer los requerimientos de las vacas de alta producción. Incrementar la densidad energética de la ración ayuda a mejorar el balance energético, la eficiencia alimentaria y las producciones de leche y grasa láctea (Rabiee et al., 2012). El aporte de energía neta de los lípidos es entre 2,4 y 3 veces superior al de los cereales. La opción de aumentar la cantidad de almidones/azúcares o reducir el forraje en la dieta para incrementar la densidad energética puede ser perjudicial para la función ruminal y la producción de grasa láctea (Calsamiglia, 2015). Además, alimentar con dietas altas en almidones, que incrementan la producción de ácido propiónico en el rumen durante la lactación temprana, puede dar lugar a hipofagia (disminución de la ingesta de materia seca) y puede aumentar el riesgo de acidosis ruminal y desplazamiento de abomaso (Allen et al., 2009).

Para la liberación de su energía las grasas siguen la ruta del ciclo de Krebs que requiere de la presencia de oxígeno. El carácter anaeróbico del rumen impide la utilización de las grasas como fuente de energía por parte de las bacterias ruminales. Aunque los microorganismos ruminales no obtienen energía de los lípidos, los microorganismos actúan sobre éstos modificándolos extensamente en el rumen.

En un primer paso, los triglicéridos que componen las grasas/aceites son hidrolizados dando lugar a una molécula de glicerol y tres ácidos grasos libres. La hidrólisis de los lípidos en el rumen es generalmente alta (>85 %), aunque se han identificado factores que pueden afectar negativamente a esta tasa de hidrólisis, como una cantidad elevada de grasa aportada o un bajo pH ruminal (Doreau et al., 1997). En un segundo paso, al ser los ácidos grasos insaturados tóxicos para muchas bacterias ruminales, los dobles enlaces de estos ácidos grasos insaturados son biohidrogenados, dando lugar a ácidos grasos saturados. Para que tenga lugar esta saturación se requieren ácidos grasos libres, por este motivo la tasa de biohidrogenación es siempre menor que la tasa de hidrólisis. La tasa de biohidrogenación es mayor cuanto mayor es la insaturación de los ácidos grasos. Así, el ácido linoleico es biohidrogenado alrededor de un 70-95 % mientras el ácido linolénico es hidrogenado en un 85-100 % (Lock et al., 2005). La biohidrogenación ruminal se puede ver alterada cuando la suplementación de lípidos en la ración coincide con cuadros de acidosis ruminal, una baja proporción de fibra neutro detergente (FND) o altos consumos de materia seca donde no da tiempo a completarse, debido a la alta velocidad de paso ruminal. Esto puede dar origen a una mayor producción de ácidos grasos trans en la leche (metabolitos intermedios de ácidos poliinsaturados, como el trans-C18-1, el trans-10, cis-12 CLA) que inhiben la síntesis de ácidos grasos de novo en la glándula mamaria. Sólo 3,5 g/día del CLA (ácido linolénico conjugado) en el rumen producen una disminución del 25 % en la producción de grasa butirosa. Como hemos apuntado antes, para que se genere CLA en rumen, se debe dar una fermentación ruminal alterada y la presencia de ácidos grasos poliinsaturados.

A pesar de los importantes cambios que sufren las grasas en el rumen, el flujo total de ácidos grasos a nivel intestinal es muy similar a la ingesta de ácidos grasos de la dieta, aunque el perfil de los ácidos grasos será muy diferente. Aunque hay ácidos grasos más abundantes en la dieta como el ácido linoleico, debido a estos procesos de biohidrogenación, es el ácido esteárico (C18:0) el ácido graso libre que en mayor cantidad llega al duodeno.

ARTICULO COMPLETO     GRASAS Y ACIDOS GRASOS LIBRES EN LA ALIMENTACION DE VACAS DE LECHE DE ALTA PRODUCION

 

 

LEVADURAS PARA EL RUMEN: VIVAS, INACTIVADAS… ¿IMPORTA?

 

 

 

 

LEVADURAS PARA EL RUMEN: VIVAS, INACTIVADAS… ¿IMPORTA?

A medida que crece el conocimiento científico en torno a los productos de levadura que se utilizan comúnmente en la dieta de las vacas lecheras, se afianza su importancia. Para comprenderlo mejor se hace necesario entender qué es la acidosis ruminal y cuáles son sus consecuencias para los animales y para la economía de nuestra granja. Lo analizamos en el siguiente artículo.

Michel Reid1 , Rodrigo García2 1 International Ruminant Animal Health Business Manager TechMix Europe 2 International Ruminant Nutrition Manager TechMix Europe https://www.techmixinternational.com/

En el centro de las decisiones que rodean la inclusión de la levadura en las dietas de vacas lecheras se encuentran principalmente la salud y el bienestar de los animales, seguidas de cerca por las implicaciones financieras. Estos dos factores determinan en última instancia la rentabilidad del rebaño y, por lo tanto, la viabilidad de la empresa agrícola. Pero inicialmente, para comprender el valor de la levadura, se debe comprender la acidosis ruminal y las implicaciones que puede tener para la vaca y para la rentabilidad de la granja.

ACIDOSIS RUMINAL, UN DESAFÍO IMPORTANTE

La acidosis ruminal es un trastorno digestivo que puede manifestarse de forma clínica o subclínica. Afecta a vacas de diferentes edades y etapas de lactación, y se produce por múltiples motivos. Cuando funciona normalmente, el rumen tiene un pH de aproximadamente 6,5 a 7,0. Si bien la definición de acidosis no es consistente, generalmente se considera cuando el pH del rumen cae por debajo de 5,8 durante un período de al menos 5 horas. La acidosis ruminal subaguda (SARA) ha sido considerada una de las enfermedades nutricionales más importantes para la industria lechera, debido al impacto que tiene sobre la ingesta de materia seca, la producción de leche y los componentes de la leche.

“LA ACIDOSIS RUMINAL SUBAGUDA (SARA) HA SIDO CONSIDERADA UNA DE LAS ENFERMEDADES NUTRICIONALES MÁS IMPORTANTES PARA LA INDUSTRIA LECHERA, DEBIDO AL IMPACTO QUE TIENE SOBRE LA INGESTA DE MATERIA SECA, LA PRODUCCIÓN DE LECHE Y SUS COMPONENTES“

COMBATIR LA ACIDOSIS RUMINAL CON PRODUCTOS DE LEVADURA

El uso de levadura viva y cultivos de levadura (o levadura fermentada/inactivada/ muerta) tiene una larga historia en el mercado de la nutrición de rumiantes. La levadura original, Saccharomyces cerevisiae, la más común de uso comercial en la actualidad, existe tanto en forma de levadura viva como en cultivo, tiene una gran cantidad de trabajos de investigación e información recopilada que permite evaluar los beneficios y la funcionalidad. Al abordar la acidosis ruminal, la función y la eficacia de estos productos, sin duda deben tenerse en cuenta para permitir el mayor impacto en la salud y el bienestar del animal.

Los productos de levadura viva son células vivas de levadura fermentable que se cuantifican por el número de unidades formadoras de colonias (UFC). Las levaduras se clasifican como miembros unicelulares de la familia de los hongos (eucariotas) y, a través de múltiples estudios de investigación (aunque con resultados variables), se ha demostrado que mejoran la función del rumen, con los consiguientes efectos sobre el rendimiento animal. Se ha estudiado el modo de acción de la levadura viva y cómo alivia la acidosis ruminal; sin embargo, no parece haber un consenso claro sobre la función principal. En resumen, la prevención de una caída en el pH del rumen se asocia con una reducción en la concentración de lactato en el rumen. La forma en que esto sucede puede ser a través de varios mecanismos, como la captación de oxígeno por las colonias de levadura vivas para aumentar la fermentación anaeróbica. Esto estimula una mayor digestión de la fibra, lo que permite la producción de más ácidos grasos volátiles beneficiosos, como propionato, acetato y, en menor grado, butirato.

“LOS MECANISMOS TANTO DE LA LEVADURA VIVA COMO DE LOS CULTIVOS DE LEVADURA PARECEN TERMINAR CON UNA RESPUESTA SIMILAR, UNA PREVENCIÓN EN LA CAÍDA DEL PH DEL RUMEN O UNA RECUPERACIÓN DE UNA CAÍDA DEL PH DEL RUMEN A NIVELES MÁS NORMALES“

En cambio, los cultivos de levadura se producen mediante la fermentación de granos de cereales en un líquido seleccionado con levadura de panadería y luego secando todo el medio de cultivo. Este cultivo puede contener la pared celular de la levadura (mananooligosacáridos y β-glucanos), fuentes de proteínas, vitaminas, antioxidantes y una gran cantidad de otros nutrientes. Algunos de los componentes de los cultivos de levadura tienen investigaciones que muestran los beneficios en la función del rumen, así como en el rendimiento animal; sin embargo, parece ser la pared celular de la levadura la que tiene el mayor efecto sobre el rendimiento. En el rumen, los cultivos de levadura actúan como fuente de nutrición para la microbiota. En esencia, estimulan el crecimiento de bacterias utilizadoras de ácido láctico, estabilizando el pH del rumen como resultado.

Una de las preguntas que surge en torno a la levadura viva es su capacidad para sobrevivir en el duro ambiente ácido del rumen. Numerosos trabajos de investigación han demostrado una respuesta animal positiva después de la suplementación con levadura viva, incluidas las respuestas de producción, por lo que esta pregunta la podemos considerar solucionada. Esta cuestión se ha abordado a través de muchos estudios, evaluando varios métodos de recubrimiento y la viabilidad posterior después de la granulación a altas temperaturas.

ARTICULO COMPLETO     LEVADURAS PARA EL RUMEN VIVAS INACTIVAS IMPORTA

 

TRATAMIENTO VÍA INTRA CISTERNA DE GLÁNDULA MAMARIA CON AMIKACINA EN VACAS LACTANTES CON MASTITIS AGUDA

 

 

 

 

TRATAMIENTO VÍA INTRA CISTERNA DE GLÁNDULA MAMARIA CON AMIKACINA EN VACAS LACTANTES CON MASTITIS AGUDA

La amikacina es un aminoglucósido de amplio espectro, con mejor efecto sobre las bacterias Gram negativas y menor a Gram positivas, en particular Staphylococcus aureus y otros Staphylococcus coagulasa positivos y negativos. El objetivo fue; evaluar la eficiencia de curación de mastitis sub y clínica por tratamiento intra cisternal y el tiempo de eliminación de la amikacina en leche en vacas en lactancia, así como posibles efectos secundarios de nefrotoxicidad evaluados por presencia de albumina en la orina. Se colectó y evaluó en muestras de leche de cada cuarto, para pruebas de; ELISA Delvotest, California y conductividad eléctrica con equipo manual Draminski. Cada caso con datos de mastitis sub o clínica, fue enviado para estudio de microbiología. Las muestras del día dos de tratamiento, fueron todas positivas a inhibidoras en la prueba Delvotest, mientras que, las muestras evaluadas al día seis posterior al tratamiento fueron negativas. La recuperación de la salud del cuarto fue dependiente de los gérmenes presentes. 80% de los casos resolvieron la mastitis y los microrganismos fueron E coli y Bacillus cereus. Los casos persistentes no curados, fueron positivos a Staphylococcus aureus. La amikacina no tuvo efecto para con las levaduras presentes en varios casos. No se encontraron cambios significativos en los valores de albúmina en orina a los días seis a siete posteriores al tratamiento. La aplicación de amikacina directa a la cisterna de la glándula mamaria se informa por primera vez, con resultados satisfactorios en casos de mastitis y evita la dosificación de altas concentraciones de amikacina por la vía parenteral inyectable, reduciendo los costos del tratamiento.

Introducción

La amikacina es el aminoglucósido de amplio espectro, con mejor efecto sobre las bacterias Gram negativas y menor resistencia referida, a la familia de los aminoglucósidos, comparado con gérmenes Gram positivos, en particular Staphylococcus aureus, otros estafilococos coagulasa positivos, así como también Staphylococcus coagulasa negativos, donde los efectos de resistencia se presentan en mayor cantidad. (Brown y Riviere, 1991; Sumano y Brumbaugh, 1995 Kirecci y col. 2009).

La amikacina, está indicada en el tratamiento de diversas patologías en rumiantes; infecciones por; Escherichia coli, septicemias generadas por otros organismos Gram negativos, como Proteus sp. Pseudomona sp. Todos estos gérmenes, participan en la inducción de mastitis en los bovinos. Su uso puede extenderse a casos como la queratoconjuntivitis infecciosa bovina (Moraxella bovis) al aplicar 60 mg de manera subconjuntival o al tratamiento de casos crónicos de mastitis por Streptococcus uberis, para el tratamiento de onfalitis por E. coli y/o Actinomyces pyogenes. Sin embargo, para un efecto óptimo debe tomarse en cuenta que la amikacina es un antibacteriano concentración-dependiente que tiene una toxicidad tiempo-dependiente (Brown y Riviere, 1991; Sumano y Brumbaugh, 1995). Esto implica la necesidad de administrar la dosis más elevada posible, permitir un tiempo de depuración máxima, equivalente al tiempo de efecto post-antibiótico.

En un estudio relacionado con la farmacocinética de la administración de 25 mg / K de peso de amikacina, en vacas lactantes, Sumano y colaboradores determinaron las concentraciones del antibiótico en tres días posteriores a la aplicación intra venosa (IV) e intra muscular (IM). La máxima concentración demostrada en muestras de suero sanguíneo el día cero del experimento, fueron de 240.8 mg/mL para IV y 122,53 m/mL para la vía IM. La biodisponibilidad del fármaco fue de 95% después de ministración IM. Utilizando el método comercial Delvotest para detectar residuos de anti microbianos, reveló que; la amikacina no fue detectada después de la quinta lactancia (cinco ordeñas) dos días y medio para ordeñas de dos cada 24 horas. Los autores sugieren que para tratamiento de mastitis con amikacina el uso de una dosis parenteral cada 24 horas podría ser empleada en protocolos de tratamiento en vacas en lactancia.

Otro estudio que analizó, la farmacodinamia con 7.5 mg/K de peso de amikacina en cabras, después de la aplicación IV e IM, refiere concentración en plasma con vida media de; 11.03 minutos y eliminación de 114.81 minutos. La bio disponibilidad de la amikacina después de la aplicación IM fue del 98% y baja presencia en leche después de dos a seis horas después de aplicación IV e IM. El contacto de la amikacina in vitro con plasma y leche refirió no adhesión a esas proteínas (ElSooud K 1999).

Hasta nuestra actual revisión de la literatura, no se ha estudiado el efecto de la amikacina vía el conducto galactóforo como tratamiento individual de cuartos de la glándula mamaria en vacas durante lactancia, con signos clínicos potenciales de infección por colonización bacteriana. Por lo mismo, tampoco existe información de su eficiencia y tiempo de eliminación de la leche por la presencia del fármaco. El propósito del presente trabajo fue; evaluar la eficiencia en términos de curación de infección en la glándula mamaria y el tiempo de eliminación de la amikacina como residuos de metabolitos o productos inhibidores en leche, analizar en parámetros fisiológicos en la orina post cinco días de tratamiento, si se presentan modificaciones que sugieran daños por nefrotoxicidad.

ARTICULO COMPLETO     TRATAMIENTO VIA INTRA CISTERNA DE GLANDULA MAMARIA CON AMIKACINA EN VACAS LACTANTES CON MASTITIS AGUDA

 

PRESIONANDO POR UNA MEJOR BONIFICACIÓN: CARNE X LECHE

 

 

 

 

PRESIONANDO POR UNA MEJOR BONIFICACIÓN: CARNE X LECHE

“Hay una oportunidad para que los productores obtengan una mayor prima por su producto”, dijo el Dr. Dale Woerner, profesor asociado y dotado por Cargill de ciencias animales y alimentarias en la Universidad Tecnológica de Texas, durante una presentación en la conferencia anual de la Asociación de Terneros y Vaquillas Lecheras de 2022, el 13 de abril.

Woerner, que presentó junto a Bob Sato, de Friona Industries (una empresa de alimentación de ganado en Texas y Kansas), discutió cómo los terneros cruzados están llegando al mercado de carne y algunas ventajas que los productores de leche podrían tener con sus animales cruzados.

Con la afluencia de terneros cruzados a los corrales de engorda de todo Estados Unidos, los operadores de corrales de engorda han hecho algunas observaciones sobre este ganado. La tabla 1 desglosa algunas de las oportunidades que los terneros cruzados están aportando a los cebaderos.

Debido a la estructura de la industria láctea y a la importancia del seguimiento de los registros de los animales, los terneros cruzados que aparecen tienen una fecha de nacimiento, registros genéticos precisos, están disponibles durante todo el año, en la mayoría de los casos pueden ser rastreados hasta su establo “de origen”, han estado en un plan de nutrición y registros de eventos de salud, además de mantener una menor huella de carbono que los terneros nativos.

Sato habló de los deseos de los consumidores en el mercado de carne y señaló que a los consumidores les gusta saber de dónde proceden sus alimentos.

“Algo que las industrias del cerdo y las aves de corral hacen bien es rastrear de dónde procede cada animal”, dijo Sato. “La industria láctea lo hace naturalmente. El sector de carne no lo hace tan bien. Sin embargo, estos terneros cruzados nos brindan la oportunidad de utilizarlo como herramienta de marketing”.

Otro tema candente que preocupa a los consumidores es la sostenibilidad. Los terneros cruzados suelen tener una mayor eficiencia alimentaria (en comparación con los terneros lecheros de raza pura), lo que reduce su impacto medioambiental. Con una diferencia significativa en la huella de carbono entre los terneros autóctonos y los cruzados, los productores pueden comercializar los productos cruzados con una prima mayor.

Woerner, que ha estado investigando este tema durante los últimos años, habló de las áreas en las que los terneros cruzados superan a sus homólogos de raza pura, incluyendo el sabor, la ternura, el marmoleado y la calidad de los cortes. Esto ha sido un poco sorprendente para la mayoría, ya que el lomo y el chuletón de ganado lechero de raza pura presentan un color más oscuro y una forma diferente en un expositor de venta al público. Esto influye directamente en el consumidor en la tienda, ya que una forma más oscura y extraña no es tan atractiva como la forma de un filete rojo brillante y normal que produce el ganado de carne. Sin embargo, la investigación de Woerner demostró que el color y la forma preocupan menos a los consumidores de productos de raza cruzada en comparación con los productos lácteos de raza pura.

Estas alternativas más sabrosas dan a los productores de leche la oportunidad de ganar aún más dinero con sus animales de raza cruzada.

La selección de los toros sigue siendo un factor muy influyente en el rendimiento de los productos cruzados. Woerner señaló que la selección individual de los toros es más importante que la raza en general cuando se trata de producir un animal eficiente y de alta producción. Su investigación sugiere que la selección de los toros debe hacer hincapié en la fertilidad y el peso al nacer, así como en la musculatura y el marmoleo, y recuerda a los productores que los toros de carne seleccionados para el éxito de las cruzas pueden no ser los toros de carne populares en la industria.

ARTICULO COMPLETO    PRESIONANDO POR UNA MEJOR BONIFICACION CARNE X LECHE

 

 

FACTORES QUE AFECTAN LA PRODUCCIÓN EN PRIMERA LACTANCIA DE VACAS LECHERAS DE COSTA RICA

 

 

 

 

FACTORES QUE AFECTAN LA PRODUCCIÓN EN PRIMERA LACTANCIA DE VACAS LECHERAS DE COSTA RICA

Resumen

Introducción. El método de crianza que se brinda a una ternera, determina la vaca productora del futuro. Por lo tanto, las técnicas de salud, nutrición y alimentación pueden afectar el inicio y rendimiento de la vida productiva de una hembra bovina.

Gloriana Castillo-Badilla, Bernardo Vargas Leitón, Frank Hueckmann-Voss, Juan José Romero. Publicado originalmente en : Agronomía Mesoamericana, ISSN-e 2215-3608, ISSN 1021-7444, Vol. 30, No. 1, 2019, págs. 209-227

Objetivo. El objetivo de este trabajo fue determinar el efecto de los factores del animal y del ambiente, modificables y no modificables, sobre la producción de la primera lactancia (PPL) en hatos lecheros especializados de Costa Rica. Materiales y métodos. Se realizó un estudio de cohorte retrospectivo. Se incluyeron 2747 vacas de razas Jersey y Holstein, con primer parto entre los años 2013 y 2015, de veintidós hatos lecheros especializados de diferentes zonas ecológicas de Costa Rica, con datos en el programa VAMPP Bovino. Se analizaron los datos mediante estadística descriptiva y un modelo lineal generalizado. Resultados. La PPL promedio a 305 días fue de 5485,8 kg (± 1547,8). Las variables no modificables del individuo, como la raza, presentaron efectos significativos sobre la PPL, con valores de 5360,1 kg (IC95%: 5158,2-5562,1) y 4694,1 kg (IC95%: 4578,5-4809,7) en la raza Holstein y Jersey, respectivamente. Se observó una tendencia a incrementar los niveles de producción conforme se aumentó la edad al primer parto hasta los veintiséis meses (P<0,001), después de lo cual se mantuvo estable. Se determinó un efecto significativo de la variable modificable de manejo (P<0,0001); fincas con protocolos de alta calidad de crianza de terneras produjeron 213,9 kg (PPL: 5809,0; IC95%: 5570,6-6047,4) más de leche en su primera lactancia, que las novillas con una crianza media, y 1133,7 kg más que las de sistemas de baja calidad de manejo (PPL: 4676,3; IC95%: 4158,3-5194,3). Conclusión. Estos resultados evidencian la influencia que tienen los métodos de crianza de terneras sobre el rendimiento productivo posterior del animal en sistemas tropicales. Las condiciones del medio ambiente tropical, incluyendo temperatura, humedad y precipitación, afectan de manera considerable el comportamiento productivo de las vacas lecheras.

Introducción

La rentabilidad de una explotación lechera se basa principalmente en los ingresos generados por la leche menos los costos de producción, alimentación y salud (Hultgren et al., 2011). El reto de incrementar los niveles de producción mientras se busca disminuir el impacto ambiental, ha instado a los productores a buscar altos rendimientos de la mano de protocolos de crianza efectivos, con el objetivo de minimizar los costos de producción y lograr altos índices de rendimiento productivo bajo sistemas de pastoreo (Coffey et al., 2016).

En el trópico, los sistemas de producción de leche con animales Bos taurus, están limitados por factores tanto genéticos como ambientales. Las condiciones del ambiente tropical, incluyendo temperatura, humedad y precipitación, afectan de manera considerable el comportamiento productivo de las vacas lecheras, disminuyendo su producción y condicionando el manejo de los animales, lo que limita la expresión del potencial genético (Carvajal-Hernández et al., 2002).

Distintos autores reportan que la producción de la primera lactancia (PPL) está influenciada por la tasa de crecimiento y también por la edad al primer parto (EPP), que tiene una correlación positiva con los niveles de producción de leche de la primera lactancia (Casas y Tewolde, 2001; Castillo-Badilla et al., 2013b; Salazar-Carranza et al., 2014). El sector, a nivel mundial, con el fin de maximizar los niveles de producción, se ha enfocado en mantener la EPP entre los 21 y 24 meses, para disminuir los costos del periodo de desarrollo de la ternera y poder buscar una vida productiva más larga (Ettema y Santos, 2004; Haworth et al., 2008). Para el presente estudio, en particular, se tomó la EPP como una de las variables del animal de mayor peso, debido a la amplia discusión que se ha realizado sobre la correlación que existe entre la EPP y los niveles de producción de una hembra bovina (Pirlo et al., 2000; Castillo-Badilla et al., 2013b; Mohd-Nor et al., 2013; Salazar-Carranza et al., 2014).

Algunas variables que pueden afectar la PPL pueden llegar a ser modificadas de forma inmediata por el productor, haciendo posible la incorporación de cambios en las estrategias de crianza y el manejo interno de los animales de una finca en particular, para mejorar su rendimiento productivo y reproductivo. El término de variables modificables y no modificables se ha utilizado de forma frecuente en estudios de epidemiología y, en menor medida, en producción animal, para identificar elementos que pueden controlarse, modificarse o tratarse por el ser humano, para obtener un beneficio particular, como el manejo. Los atributos del individuo, la edad, la raza o la genética se consideran factores no modificables (Mee et al., 2014; Ibekwe, 2015).

Al identificar las variables modificables de la PPL y cuantificar su efecto, se pueden encontrar futuras áreas de mejora en la finca, para incrementar la eficiencia del sistema lechero, al garantizar que los animales presenten su máximo potencial genético manifestado en la producción de leche y longevidad dentro del hato (Salazar-Carranza et al., 2013; Krpálková et al., 2014). El incremento en la eficiencia de variables modificables, como las prácticas de manejo (alojamiento, salud y alimentación), pueden tener un impacto positivo sobre la economía de la finca, ya que estas garantizan un desarrollo óptimo de los animales, con un incremento subsecuente del rendimiento productivo y la longevidad del animal dentro del hato (Heinrichs y Heinrichs, 2011).

ARTICULO COMPLETO     FACTORES QUE AFECTAN LA PRODUCCIÓN EN PRIMERA LACTANCIA DE VACAS LECHERAS DE COSTA RICA

 

NOVILLAS QUE EN REALIDAD SON “MACHOS”

 

 

 

 

NOVILLAS QUE EN REALIDAD SON “MACHOS

Genotipando podemos identificar estos casos y evitar el coste de recría y los intentos de preñar a un “macho”.

Junto a las valoraciones genómicas, la información sobre recesivos, los haplotipos, las proteínas y otros genes de especial interés, en el informe genómico distribuido por CONAFE aparece el campo SEXO.

Dentro del chip EuroG10K se incluyen posiciones que permiten identificar el sexo del animal. Sin embargo desde que se comenzó a usar este chip de vez en cuando nos encontramos con novillas cuyo genotipo pertenece a un Macho.

Recientemente nos hemos encontrado con uno de estos casos y hemos considerado que sería interesante poder mostrar donde se encuentra el origen de esta anomalía.

En la imagen 1 podemos observar los 60 cromosomas que forman el genoma de una vaca en este caso una novilla genotipada el pasado verano. Estos 60 cromosomas se corresponden a 29 parejas de autosomas, y una pareja de cromosomas sexuales. De cada pareja un cromosoma proviene del padre y el otro de la madre.

Es fácil distinguir los dos cromosomas sexuales porque en el vacuno los 29 autosomas son cromosomas telocéntricos, es decir sus dos cromatidas están unidas a través del centrómero por uno de sus extremos (puntos de color rojo). Sin embargo la pareja de cromosomas sexuales son Acrocéntricos, es decir el centrómero se encuentra más cerca de un extremo que del otro y el cromosoma presenta forma de aspa con unos brazos más largos que otros (marcados en la imagen con X).

Sin embargo, en ocasiones nos encontramos con en el caso de novillas cuyo genotipo nos indica que son machos, como ocurrió este verano con una compañera de corral de la anterior. En este caso, cuando obtenemos la imagen de sus cromosomas (llamado cariotipo) nos encontramos con una imagen diferente. Uno de los dos cromosomas X de la imagen anterior no aparece, en su lugar tenemos un cromosoma con forma de aspa pero de mucho menor tamaño que el X. Se trata del cromosoma Y que caracteriza a los machos.

Por tanto, esta novilla es en realidad un macho en el que, por alguna alteración durante su desarrollo embrionario, no llegó a completarse su diferenciación sexual y nació como hembra.

Los que se han detectado hasta la fecha son infértiles.

Por tanto identificar a corta edad esta alteración genética nos permite ahorrar el coste de la recría de la novilla y los diferentes intentos para preñarla.

Hay que comentar que este problema es diferente al conocido Free Martinismo de los partos dobles con Macho y Hembra, donde la hembra también suele ser infértil pero en este caso no es un problema genético de la hembra sino de la mezcla de sangre con la de su hermano macho durante la gestación. En estos casos es necesario realizar un análisis específico.

ARTICULO COMPLETO     NOVILLAS QUE EN REALIDAD SON MACHOS

 

EL RECORTE DE PEZUÑAS DEBE SER UNA EXPERIENCIA TRANQUILA PARA LA VACA, HAY QUE BUSCAR UN MANEJO SIN ESTRÉS

 

 

 

 

EL RECORTE DE PEZUÑAS DEBE SER UNA EXPERIENCIA TRANQUILA PARA LA VACA, HAY QUE BUSCAR UN MANEJO SIN ESTRÉ

Campo Galego
Entrevista a Jamie Sullivan, consultor especializado en salud podal y expresidente de la Hoof Trimmer’s Association (HTA) de 2016 a 2017, durante el II Congreso de Salud Podal y Bienestar.

Jamie Sullivan, consultor especializado en salud podal y expresidente de la Hoof Trimmer’s Association (HTA).

El trabajo diario en el ámbito de la salud podal es de vital mportancia a la hora de prevenir enfermedades y cojeras que afectan a las pezuñas de los vacunos. Además, para Jamie Sullivan (Ontario, Canadá), consultor especializado en salud podal y expresidente de la Hoof Trimmer’s Association (HTA) de 2016 a 2017, el manejo del ganado con bajo estrés es fundamental para no interferir en la producción de leche del rebaño bovino. Abordamos con él las claves sobre salud podal en vacuno de leche duranteel II Congreso de Salud Podal y Bienestar, celebrado en Cataluña.

-¿Cuáles son los puntos clave para reducir el estrés en la vaca durante el manejo del ganado?
-Como comenté en mi ponencia, trabajamos moviendo el cuerpo de la vaca de forma que el ambiente sea lo menos estresante posible para ella. Sobre todo, nos concentramos en que no se inquiete, por lo que es decisión propia del animal el ir hacia dónde queremos que vaya.

-¿Podríamos decir que la primera experiencia de una vaca en el potro es crucial?

-Ciertamente. Las vacas poseen una excelente memoria, así que, si creamos un ambiente poco deseable o les causamos una mala impresión la primera vez que están en el potro, en la siguiente revisión entrará al mismo en un estado de estrés. Por esto, la primera vez debe ser una experiencia tranquila y agradable para ella y, así, en la próxima sesión de recorte, se comportará incluso mejor que en la primera ocasión, ya que le resultará familiar al haber estado anteriormente. En cambio, si el primer proceso ha sido desfavorable o nosotros hemos hecho un mal trabajo, la siguiente vez en el potro será una situación tensa y de muchos nervios.

Sullivan recomienda evitar el estrés de la vaca en el potro con un manejo adecuado y minimizar el tiempo de recorte.

¿Podemos reducir este estrés de alguna forma?

-Tal y como hemos comentado estos días, interactuando con ellas, teniendo cuidado, moviéndonos despacio dentro de su campo de visión y prestando atención a todo lo que hacemos para no alterarlas.

¿Es posible reducir el tiempo de espera a la hora de recortar las pezuñas? ¿Cómo podríamos optimizar este proceso?

-Sí, claro, de hecho, apuesto por ello. Las vacas tan solo quieren amamantar y volver con el resto del rebaño para seguir comiendo. Cuando las apartamos de esta rutina debemos ser lo más eficientes posible porque realmente estamos interrumpiendo su hábito diario. Estar un tiempo fuera de ello y de manera prolongada, solo le va a causar más estrés y, además, estamos reduciendo su productividad.

ARTICULO COMPLETO   EL RECORTE DE PEZUNAS DEBE SER UNA EXPERIENCIA TRANQUILA PARA LA VACA HAY QUE BUSCAR UN MANEJO SIN ESTRES

NUTRICIÓN: AYUDAR A LOS GANADEROS EN LOS PERÍODOS PREVIOS Y POSTERIORES AL DESTETE

 

 

 

 

NUTRICIÓN: AYUDAR A LOS GANADEROS EN LOS PERÍODOS PREVIOS Y POSTERIORES AL DESTETE

Phil Elkins analiza las oportunidades para que los veterinarios se comprometan con los clientes para mejorar la salud, el bienestar y la productividad de sus acciones.

En la última década más o menos, youngstock se ha convertido cada vez más a la vanguardia de la relación veterinario-ganadero lácteo. Esto se debe principalmente a la conciencia tanto del sector agrícola como del veterinario de los beneficios potenciales asociados con la mejora del rendimiento de los animales jóvenes.

Estas ganancias pueden ser tanto abiertas como obvias, por ejemplo, a través de la reducción de la morbilidad y mortalidad de las acciones jóvenes, y encubiertas con mucho tiempo para el retorno de la inversión, como a través de la mejora del rendimiento de la primera y posterior lactancia.

El impacto de la mejora del rendimiento de las acciones jóvenes influirá en la salud animal, el bienestar, la productividad y, con suerte, la rentabilidad de nuestros clientes.

Sin embargo, gran parte del énfasis históricamente ha estado en el período periparto, con especial atención a garantizar una transferencia pasiva adecuada de la inmunidad y la nutrición en las primeras etapas de la vida. Esto es por una buena razón, con un rendimiento deficiente relativamente común en toda la industria, y ampliamente publicado, con más de una cuarta parte de los terneros nacidos que no logran una transferencia pasiva adecuada1.

Según la experiencia del autor, muchas granjas están dedicando ahora más tiempo y recursos a la cría exitosa de terneros, con mejoras en las tasas de morbilidad, mortalidad y crecimiento de los terneros.

Con respecto al próximo período de gestión en la vida de un ternero, el destete, todavía se observa una amplia gama de prácticas en todo el rebaño lechero del Reino Unido, con una disparidad asociada en el rendimiento, con consecuencias para la salud y la producción de los animales.

No es inusual ver a las novillas que han logrado excelentes ganancias diarias de peso vivo durante el período de alimentación de leche sufrir un período de no crecimiento y aumento de la enfermedad en torno al destete, y esto representa una oportunidad para que los veterinarios se comprometan más con sus clientes para un beneficio mutuo Durante el período de alimentación con leche, existe un grado de uniformidad en torno a los procedimientos, o ciertamente un número limitado de opciones o enfoques; por ejemplo, la leche o el sustituto comercial de la leche generalmente se alimenta una vez al día, dos veces al día o a través de un sistema de alimentación automatizado. Esto permite llevar a cabo investigaciones con cierto grado de relevancia para la mayoría de los productores.

El mismo grado de uniformidad no está presente en las dietas y el manejo previos al destete y después del destete; como tal, la mayoría de las investigaciones no son directamente comparables con las situaciones ganaderos individuales.

Eso no es menospreciar la investigación ni descartar su importancia: para que un veterinario tenga el mejor impacto en el éxito del destete requiere un equilibrio entre la investigación, los primeros principios, la experiencia y un enfoque lógico.

Rendimiento actual

El primer paso para ayudar a los agricultores a lograr un destete exitoso es cuantificar el rendimiento actual.

Existen dos indicadores principales del rendimiento del destete: el aumento diario promedio de peso vivo (DLWG) en el período de peridestete y las tasas de enfermedad en esta época.

El DLWG debe estimarse a nivel de grupo pesando una cohorte de terneros a las dos semanas antes del destete, y luego sopesando los mismos terneros de nuevo a las dos semanas y seis semanas después del destete. Luego, un cálculo simple dará un DLWG promedio de grupo alrededor del destete, junto con una indicación de propagación dentro del grupo.

Obviamente, esto debe contextualizarse en relación con las tasas de crecimiento previas al destete y las tasas de crecimiento requeridas. Las tasas de crecimiento requeridas deben tener en cuenta la edad objetivo en el primer servicio de 13 meses al 65 % del peso adulto maduro (tercer ternero).

El hecho de no lograr tasas de crecimiento adecuadas en el período de peridestete indica una pérdida de productividad en un momento en que la eficiencia de conversión de piensos está más a favor del agricultor.

Cuando se enfrenta a un control de crecimiento (o incluso a una pérdida de crecimiento) en torno al destete, los primeros principios son clave. Cuando se consideran los cambios que se producen en torno al destete, los que afectan a las tasas de crecimiento se pueden separar en dos categorías:

ARTICULO COMPLETO     NUTRICION AYUDAR A LOS GANADEROS EN LOS PERIODOS PREVIOS Y POSTERIORES AL DESTETE