CLAVES SOBRE LA MÁQUINA DE ORDEÑO Y SU MANTENIMIENTO

378

 

LA MÁQUINA DE ORDEÑO Y SU MANTENIMIENTO

Andrés Mejuto, presidente de la Asociación Gallega de Técnicos de Equipos de Ordeño (Agatem) nos da las indicaciones precisas para conocer mejor el funcionamiento de las máquinas de ordeñar. Comenzamos una serie de artículos en los que se abordarán aspectos a tener en cuenta para atajar problemas en estos equipos

L. MARTÍNEZ

Las salas de ordeño pueden ser línea alta o baja dependiendo de la altura de la conducción de la leche.

La máquina de ordeñar es uno de los equipos fundamentales en las ganaderías de vacuno de leche. Durante años en Galicia las revisiones de estas máquinas eran obligatorias y se llevaban a cabo al menos una vez al año para asegurar un correcto funcionamiento. A día de hoy, como apuntan desde la Asociación Gallega de Técnicos de Equipos de Ordeño (Agatem) aunque la Xunta ha dejado de exigir esta revisión, resulta igual de importante controlar el equipo de ordeño para garantizar su correcto funcionamiento antes de que pueda producirse una avería de mayor trascendencia o de que pequeños desajustes puedan derivar en problemas para el propio ganado o la actividad y la rentabilidad de la granja.

Conocer la máquina

En las ganaderías gallegas podemos encontrar a día de hoy varios tipos diferentes de máquinas de ordeño:

1_ Cántaras o máquina de ordeño con cubo. Son las más elementales y también las que primero se comenzaron a instalar en las ganaderías.

2_ Máquinas de ordeño con conducción de leche. En este grupo es donde se encuadran tanto los circuitos como las salas de ordeño.

En las máquinas con conducción de leche pueden establecerse otras dos clasificaciones, que son también las que más nos interesan para comprender mejor la máquina: líneas altas y líneas bajas. Se llaman de línea alta aquellas máquinas en las que la leche sube del colector a la conducción de la leche, puesto que esta está más alta que el colector.

Mientras, se conocen como máquinas con conducción de leche de línea baja aquellas en las que la leche baja del colector a una conducción que está ubicada a una altura por debajo de los pies de la vaca. Hace falta tener claro que las máquinas de ordeño en circuito serán siempre una línea alta. Sin embargo, una sala puede ser línea alta o baja dependiendo de la altura de la conducción de la leche.

El caso de la cántara de ordeño prácticamente es una línea baja que puede trabajar a entre 40 o 43 kilopascales y los reguladores fijos regulan a 50 kilopascales. Sistemas modernos y actuales como los robots de ordeño tienen cálculos semejantes a los empleados para las cántaras.

Las piezas fundamentales

A la hora de analizar el funcionamiento de la máquina de ordeñar es prioritario tener un conocimiento sobre sus componentes. «Hay partes fundamentales que sí le faltan no funcionarían y otras que son opcionales, como es el caso de los medidores», apunta el técnico.