COMPARACIÓN DE DOS MÉTODOS AUTOMATIZADOS PARA ANÁLISIS DE LECHE BOVINA

75

 

 

 

 

 

 

 

 

DOS MÉTODOS AUTOMATIZADOS PARA ANÁLISIS DE LECHE BOVINA

Resumen

Dada la importancia de contar con técnicas de análisis que permitan conocer de manera rápida y precisa la composición de la leche, diversos instrumentos han sido desarrollados

Villaseñor GF1, Ruvalcaba GJM1,2, Espinosa MMA3, Arteaga GRI4, Ruvalcaba AMJ5, Montes OLR6*, Hernández JAL5, Érica AL5.

Los instrumentos basados en el uso de espectroscopia de infrarrojo ofrecen precisión y rapidez en el análisis de muestras de leche y otros derivados. Sin embargo, una de las principales limitantes es la inversión que representa este tipo de equipos, además de su difícil portabilidad, lo que complica su uso rutinario a niveles más cercanos a los sitios de producción o centros de recepción de leche.

En ese sentido, se han desarrollado equipos portátiles basados en uso de ultrasonido, con resultados en poco tiempo, menor inversión y mantenimiento; sin embargo, no hay evidencia suficiente sobre su precisión y confiabilidad. Por ello, en el presente estudio 145 muestras de leche colectadas en explotaciones lecheras familiares fueron analizadas para conocer su composición mediante el uso de dos equipos automatizados, uno basado en la técnica de infrarrojo y el otro en ultrasonido. Los resultados no mostraron diferencia estadística significativa (P>0.05) entre equipos de análisis para los porcentajes de grasa, proteína, sólidos totales y sólidos no grasos. La información obtenida podría aprovecharse para generar análisis de asociación y modelos de ajuste que permitan brindar mayor certeza a los resultados obtenidos por ultrasonido.

Introducción

Conocer la composición y cambios en la leche bovina, es importante para asegurar la calidad de los derivados que se elaboran a partir de ella, conocer el estado de salud de los animales que la producen, evaluar la efectividad de las dietas, mejorar la detección de enfermedades a nivel de ubre, monitorear la fertilidad y parámetros reproductivos, entre otros (Brandt et al., 2010). En ese sentido, la calidad de leche puede afectarse negativamente por condiciones anti- higiénicas durante su obtención y/o manipulación, rutinas de ordeño inapropiadas y el estado de salud de la vaca a nivel de la glándula mamaria. (Haman, 2005; Brandt et al., 2010). Adicionalmente, la información generada puede ser útil para monitorear el estado nutricional de los animales y la adaptación a cambios en la dieta. Los constituyentes en leche que mayor información pueden proporcionar sobre el estado metabólico y nutricional de la vaca son grasa, proteína, urea y acetona (Mottram et al., 2002); mientras que grasa y proteína están directamente relacionados con la cantidad de energía y fibra que se suplementa en la dieta y la relación de ambos (grasa:proteína) es el indicador más sensible del estado metabólico. Algunos otros constituyentes como son lactosa y caseína total en leche, y su variación puede servir como indicador de enfermedades como mastitis. Por todo lo anterior, es importante contar con métodos adecuados de análisis de leche que permitan tener resultados en el menor tiempo posible y con la confiabilidad suficiente para que los resultados puedan ser utilizados para la toma de decisiones. Para atender esta demanda, diversos equipos con métodos automatizados para el análisis de leche han sido desarrollados, incluidos métodos rápidos, no-destructivos, basados en la respuesta de la leche al aplicar ultrasonido u ondas electromagnéticas. El principal de ellos (reconocido por la normatividad internacional), es el basado en la espectroscopia de infrarrojo por transformada de Fourier (Biggs 1967) ofreciendo una gran exactitud y repetibilidad, sobre todo cuando la muestra es colectada y homogeneizada apropiadamente. Sin embargo, para fines prácticos o rutinarios, sobre todo para sistemas familiares de producción de leche, no siempre es posible el acceso a este tipo de instrumentos, por lo que es común el uso de analizadores más económicos y portátiles, como son los basados en el uso de energía ultrasónica. Estos equipos regularmente son utilizados para determinar

grasa, lactosa y proteína y de acuerdo a ensayos, cumplen con los requerimientos de análisis para manejo del hato y toma de decisiones (Ordolff, 2005). Algunas ventajas de estos equipos, sobre los que se basan en el uso de infrarrojo es que requieren una menor inversión inicial, tienen mayor portabilidad, las operaciones de limpieza son sencillas y en función del correcto manejo, la calibración se mantiene estable. Sin embargo, al no ser un método oficial de análisis es importante contar con evidencia de su exactitud y repetibilidad en las mediciones que realizan.