EFECTOS DEL DESMOCHADO MEDIANTE EL LÁPIZ CÁUSTICO FRENTE A LA CAUTERIZACIÓN TÉRMICA SOBRE EL BIENESTAR DE LOS TERNEROS

388

 

 

 

 DESMOCHADO MEDIANTE EL LÁPIZ CÁUSTICO FRENTE A LA CAUTERIZACIÓN TÉRMICA SOBRE EL BIENESTAR DE LOS TERNEROS

Describimos el estudio realizado en la provincia de Barcelona con el objetivo de comparar el efecto del desmochado mediante el hierro caliente y el lápiz cáustico sobre el bienestar de los terneros durante los días posteriores al procedimiento, con base en los parámetros de comportamiento, el consumo de leche y su conducta de alimentación en los días alrededor del desmochado.

Nina Vázquez1 , Déborah Temple2 , Eva Mainau2
1 Veterinaria 2 Investigadora del Animal Welfare Education Centre (AWEC)

INTRODUCCIÓN

El bienestar de los animales se ha convertido en un tema de interés para la ganadería y gran parte de la sociedad. Debido a la creciente preocupación de los consumidores y a la aparición de nuevos requisitos normativos sobre este tema, las prácticas ganaderas están en constante discusión y revisión.

Una de ellas es el descornado (eliminación de los cuernos) o desmochado (eliminación de los botones de los cuernos), que se realiza de manera rutinaria en las ganaderías de vacuno de leche (Duval et al., 2020). Su objetivo es mejorar el manejo de los animales haciéndolos menos peligrosos tanto para las personas como para los otros animales.

El desmochado causa dolor agudo y puede causar dolor crónico en algunos individuos (Casoni et al., 2019). También se asocia con estados afectivos negativos; los terneros pueden mostrar aversión condicionada al lugar de desmochado (Ede et al., 2020) y expresar comportamientos depresivos como juicios de sesgo negativo (Neave et al., 2013). El desmochado podría, además, afectar a la productividad de las terneras, ya que el dolor que produce hace que disminuya la ingesta de alimento y la rumia, lo que reduce la ganancia de peso. La ganancia de peso diaria antes del destete se ha relacionado con la producción de leche en la primera lactación. Gelsinger et al. (2016) observaron que, si mantenemos la ganancia de peso diaria por encima de 0,5 kg/d antes del destete y lo combinamos con buenas prácticas de manejo después de este, podemos mejorar el rendimiento de la primera lactación de las novillas.

Los dos métodos de desmochado más utilizados son la cauterización térmica mediante el uso de un hierro caliente y la cauterización química mediante la aplicación de una sustancia cáustica. Según el método utilizado, el tipo de dolor que experimentan los animales y el daño tisular provocado son diferentes. El dolor producido por el hierro caliente es inmediato y se caracteriza por una cascada de impulsos dolorosos que se producen en el momento del procedimiento y en las horas posteriores (Mellor, 1999). La cauterización destruye la piel, dermis y epidermis, extendiéndose hasta el tejido subcutáneo, lo que puede causar edema; si la lesión se extiende más allá de la zona de la quemadura puede causar sensibilización en el animal (G. Stilwell et al., 2012). El desmochado químico utiliza sustancias cáusticas como el hidróxido de sodio o de calcio, de pH alrededor de 14, que causan una quemadura química que destruye el botón cornual, lo que evita el crecimiento posterior del cuerno (Winder et al., 2017). Estos álcalis fuertes causan necrosis licuefactiva, lo que resulta en la desnaturalización de las proteínas tisulares, permitiendo una penetración más profunda del químico (George Stilwell et al., 2009).

El daño tisular producido por el hierro caliente termina una vez acabado el procedimiento; en cambio, el daño producido por la pasta cáustica continúa mientras sigue en contacto con los tejidos (Stafford & Mellor, 2011). Esta circunstancia, además de provocar lesiones más profundas, puede producir quemaduras accidentales en otras partes del cuerpo del ternero y compañeros de corral y causar periodos más prolongados de dolor (George Stilwell et al., 2009).

ARTICULO COMPLETO   EFECTOS DEL DESMOCHADO MEDIANTE EL LAPIZ CAUSTICO FRENTE A LA CAUETERIZACION TERMICA SOBRE EL BIENESTAR DE LOS TERNEROS