“ELIMINANDO LOS GENOTIPOS A1 LAS GANADERÍAS DE VACUNO DE LECHE DARÍAN UN PASO DE FUTURO”

210

 

ELIMINANDO LOS GENOTIPOS A1 EN LAS GANADERÍAS DE VACUNO DE LECHE

¿Es realmente la leche A2 una alternativa de futuro en la que fijarse?

La leche A2, producida por vacas con genotipo A2A2, es una alternativa cada vez más contemplada tanto por ganaderos como por el mercado. Abordamos con Gerardo Caja, catedrático de Producción Animal, esta alternativa, así como otros temas de actualidad como la leche cruda o los robots de ordeño.

La leche con Beta Caseína A2, producida por vacas con genotipo A2A2, es una opción cada vez más presente en el mercado. Abordamos con Gerardo Caja, catedrático de Producción Animal en la Facultad de Veterinària de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), las características de esta leche que se presenta como un producto diferenciado, de mayor precio y más digerible.

¿Es realmente la leche A2 una alternativa de futuro en la que fijarse?

No solo es un tema de interés, sino que yo lo he incluido entre mis líneas de investigación porque creo que tiene mucho futuro. Hemos visto que el mercado se está especializando en distintos tipos de leche, en parte por un márquetin muy fuerte (a veces no muy justificado desde el punto de vista científico) pero también porque hay gente a la que la leche no le sienta bien y que deciden pasarse a la descremada o a la leche sin lactosa… Estas intolerancias indefinidas pueden estar relacionadas con la famosa Betacaseína A1. Si todas las vacas fuesen homocigotas para la Betacaseína A2, habría mucha gente que tiene intolerancias inespecíficas que toleraría muy bien la leche. En ese sentido, yo tengo muy claro que si el sector redujera los genotipos A1 daría un paso de futuro.

¿Qué características tiene esta leche para ser más digerible?

Muchas veces la gente cree que la grasa es lo que dificulta la digestión, sin embargo, cuando comparas la grasa de la leche de vaca y la humana, en cantidad de grasa no hay grandes diferencias. Aunque el perfil de ácidos grasos, debido fundamentalmente a la alimentación puede ser distinto, tampoco hay tanta diferencia y no parece necesario que haya que descremar o cambiar el perfil graso de la leche si comemos otros alimentos. Sin embargo, hay dos factores que realmente si marcan la diferencia de la leche de vaca y la humana. Por un lado está la proteína, ya que mientras los valores en la humana están en el 1% en la de vaca están en mas del 3%. Es muy probable que, en muchos casos, lo que la gente atribuye a una intolerancia a la leche no esté en la grasa, sino en la proteína.

“Es muy probable que muchos casos de mala digestión de la leche no estén derivados de la grasa sino de la proteína”

Otro de los componentes relacionado con las intolerancias es la lactosa. Si lo analizamos comprobamos que la leche de vaca tiene alrededor de 5% mientras la leche de mujer está en el 7%. No puede ser que la lactosa sea mala con esa cantidad en la leche materna, tiene que haber algo diferente que esté afectando a esta gente para que les siente mal la leche. Entran en juego otros aspectos como el origen. Las personas centro-norteeuropeas tienen un gen que mantiene la actividad de la enzima que digiere lactosa, llamada lactasa, desde la infancia. Algunas personas no lo tienen, y por ello su intestino tiene dificultades para digerirla al llegar a adultos.

Todos estos factores es muy importante tenerlos en cuenta a día de hoy. Y al mirar las proteínas de la leche hemos visto una variantes de caseína que no sabíamos de ella hasta hace unos 20 años. Esta es la variante A1 de la betacaseína, una de las caseínas mas abundantes en la leche de vaca. Al digerir la cadena de betacaseína de tipo A1, la proteína se corta por un aminoácido determinado y da como resultado un péptido de 7 aminoácidos llamado BCM7. Esta variante tiene efectos negativos en la salud de algunas personas. Lo más importante es que no todo el mundo responde a ese trozo de proteína de la misma forma, sino que hay personas en las que tiene mas efecto. Ahora hay indicios de que a algunas personas este péptido BCM7 de la digestión de la betacaseína A1 les produce ataques autoinmunes que afectan a algunos órganos. Es muy difícil demostrar este tipo de efectos a nivel de la población ya que los estudios epidemiológicos publicados tienen resultados contradictorios, sin embargo una vez que tenemos identificado este riesgo para algunas personas, ¿porqué no optar por una alternativa que pueda ser menos problemática?. Sobre estos péptidos BMC, que igual que en la leche están presentes en otros productos alimenticios la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) de la UE emitió un informe indicando que no ha visto riesgos para limitarlos en los alimentos, pero eso no significa que haya gente que sea más sensible a ellos. Es realmente un tema muy complejo y actualmente en estudio.

¿Es realmente una alternativa para los alérgicos e intolerantes a la lactosa?

Yo no diría que sea una alternativa, ya que la leche A2 tiene el mismo contenido de lactosa que la A1. Pero podría ser una alternativa para esa gente que ahora mismo cree que es intolerante a la lactosa porque la leche le sienta mal, aunque la clave del problema no sea la lactosa. Esa gente con una intolerancia inespecífica y que la asocian a la lactosa de la leche, volverían a ser consumidores de leche normal si dispusieran de A2.

Hay un estudio publicado en el European Journal Clinical Nutrition en el que se comprueba que, tras dar a un grupo de gente leches A2 y A1 en un ensayo a ciegas, las personas que tomaron leche A2 redujeron los problemas digestivos y molestias tomar leche. Hay bastantes trabajos publicados ya en esta línea.

ARTICULO COMPLETO   ELIMINANDO LOS GENOTIPOS A1 LAS GANADERIAS DE VACUNO DE LECHE DARIAN UN PASO DE FUTURO

page2image10299904