Mié. Jun 12th, 2024

LA ECONOMIA DEL ESTRES POR CALOR..IMPLICACIONES PARA EL MANEJO

OEA Por OEA Feb6,2015

 

 

 

 

 

LA ECONOMIA DEL ESTRES POR CALOR..IMPLICACIONES PARA EL MANEJO

Introducción
Prácticamente todo el sur de los Estados Unidos y las áreas cerca del ecuador están sujetas a periodos extendidos de climas cálidos que causan estrés en la vaca lechera en lactancia. Las vacas poseen zonas óptimas de temperatura dentro de la cual no hay un gasto adicional de energía por encima del mantenimiento para calentar o enfriar el cuerpo (West, 2003).

Albert De Vries, Ph.D.

zona termo-neutral para el ganado lechero se ha estimado entre 32 ̊ a 68 ̊F con una temperatura crítica superior del aire de aproximadamente 77 ̊F (West, 2003). Los animales lecheros sufren estrés por calor (EC) cuando las condiciones de temperatura efectiva salen fuera de su zona de confort térmico. Los índices de temperatura-humedad (ITH) son medidas frecuentemente usadas de EC en ganado lechero y se calculan utilizando la temperatura ambiental y la humedad relativa. El EC en vacas lecheras comienza a un ITH de 72, que corresponde a 72 ̊F a una humedad relativa de 100%, 77 ̊F a una humedad relativa de 50%, o 82 ̊F a una humedad relativa de 20% (Ravagnolo et al., 2000; Jordan, 2003). Últimamente, se han identificado umbrales aún más bajos de ITH como 68 ̊F en vacas lecheras de alta producción(Collier et al., 2011). El EC reduce la producción de leche, el consumo voluntario, la reproducción, y aumenta los riesgos de cojeras y descartes. La producción de leche estacional es un problema cuando la demanda no acompaña los patrones de producción.
Este trabajo revisa primero algunos estimados de las pérdidas económicas en la producción del ganado lechero bajo los efectos del EC. Segundo, se discuten algunas implicancias del EC en el manejo reproductivo.
Pérdidas Económicas del Estrés por Calor
Se han realizado muchos estudios para identificar los efectos fisiológicos del EC y los mecanismos por los cuales se reduce la producción de leche (St-Pierre et al., 2003). La cuantía de las pérdidas en producción es muchas veces difícil de estimar, sin embargo, existen algunas estimaciones.

Basándose en un precio de leche de $13/cwt, St-Pierre et al. (2003) calcularon en $897 millones las pérdidas anuales de la industria lechera en los Estados Unidos debidas al EC, aun cuando se usaron sistemas de mitigación de calor modernos y económicamente óptimos.

Esta pérdida es casi $100 por año por vaca lechera adulta. Sin los sistemas de mitigación de calor, la pérdida anual total sería de $1.5 billones, o aproximadamente $167 por año y por vaca lechera adulta, en aproximadamente 9.2 millones de vacas lecheras en los EU.

Los análisis incluyeron efectos de EC sobre el consumo de materia seca, producción de leche, reproducción, descarte y muerte de ganado joven y vacas adultas. Además, ellos consideraron 3 sistemas de mitigación de calor y escogieron el sistema económicamente óptimo para cada estado: ventiladores a ventilación forzada, ventiladores y aspersores, o enfriamiento evaporativo de alta presión. En el Cuadro 1 se muestran las pérdidas anuales asumiendo un mínimo de uso de sistemas de mitigación de calor en Arizona, California, Florida, Kentucky, Nuevo Méjico, Texas y Wisconsin . Las horas de EC durante el día se calcularon cuando con ITH mayor a 70. El promedio de horas anuales de EC en los Estados Unidos es de 14%. Con una intensidad mínima de mitigación de calor (ventilación natural), habrían grandes pérdidas económicas en áreas con altas temperaturas y humedad que perduran por varios meses del año.

La cantidad de EC en una localidad específica depende de la temporada y del tipo de sistema de mitigación de calor (St-Pierre et al., 2003). El Cuadro 2 muestra las pérdidas mensuales económicas y en producción de leche para vaquerías con ventilación natural (mitigación de calor mínima) y para establos que utilizan ventiladores y aspersores (mitigación de calor alta) en temperaturas y humedad registradas en Orlando, Florida. Las pérdidas económicas fueron calculadas de la reducción en el consumo de materia seca, la reducción en ventas de leche, y el aumento en el costo de días abiertos. Evidentemente, el EC es más severo de junio a agosto. Bajo ventilación natural, las vacas lecheras en Orlando estarían bajo EC el 51% del tiempo y se perdería $687 por vaca/año debido al EC. Utilizando ventiladores y aspersores, el EC se reduce a 19% del tiempo y las pérdidas a $125 por vaca/año. El costo de los sistemas de mitigación de calor no esta incluido en estos cálculos. Flamenbaum (2010) asumió un costo de $36 por vaca/año para un sistema intensivo de mitigación de calor. En un escenario como ese, el rendimiento de una inversión de $1 por año sería de $16. Evidentemente, la efectividad y el costo de los sistemas de mitigación de calor varía de finca a finca y en el tiempo.

ARTICULO COMPLETO
LA ECONOMIA DEL ESTRES POR CALOR..IMPLICACIONES PARA EL MANEJO

OEA

By OEA

Ganadero,

Related Post