LAS PRÁCTICAS DE MANEJO ANTES DEL PARTO AYUDAN A PREVENIR A LAS VACAS FRESCAS A VOLVERSE «PERDEDORAS»

175

 

 

 

LAS PRÁCTICAS DE MANEJO ANTES DEL PARTO AYUDAN A PREVENIR A LAS VACAS FRESCAS A VOLVERSE «PERDEDORAS»

Que las vacas lecheras de transición vuelvan a la ordeña después del periodo seco de manera exitosa, es uno de los pilares más importantes asociados con el buen manejo en hatos rentables. el éxito en estos programas de nutrición y manejo afecta directamente en el desempeño reproductivo, producción de leche y salud de las vacas durante su siguiente lactancia.

Esencialmente, los programas para vacas de transición deben ser diseñados y manejados para producir vacas que comen bien después del parto y entrar a la lactancia con poco o nada de problemas metabólicos y de salud, como metritis, fiebre de leche, cetosis o hígado graso.

Mientras que investigadores lecheros aprenden más sobre este periodo de tiempo vital, se ha encontrado que las enfermedades subclinicas tienen un impacto sustancial en el futuro reproductivo y rendimiento de la producción y de salud, que a menudo pueden pasar desapercibidas y pueden ser la causa subyacente de rendimiento poco óptimo en hatos lecheros. La clave es entender que los problemas, incluso si no se llegara a diagnosticar una enfermedad clínica, se están produciendo y luego se desarrollan y modifican las prácticas de manejo para prevenir problemas en el futuro.

Las vacas lecheras que sufren de estos problemas ya sea de manera clínica o subclínica, a menudo se sacrifican antes de tiempo y en Dinamarca, estas vacas son parte del complejo que los Daneses llaman “vacas perdedoras”. La pregunta que queremos considerar es cómo podemos prevenir previo a la lactancia de vacas lecheras de volverse “vacas lecheras perdedoras”.

La prevención comienza previo a la lactancia, previniendo la excesiva condición corporal en vacas después de la lactancia.

Las vacas de transición que están sobrecondicionadas (condición corporal es igual o mayor a 4,0) comen menos antes y después del parto, con el consumo de alimento cayendo y en mayor medida antes de parir, que las vacas con condición optima en pre- frescas. Como resultado, estas vacas movilizan la grasa corporal en un grado mayor en comparación con las vacas donde el consumo de alimento no se ve comprometido en gran medida antes de parir.

Esta gran movilización de grasa corporal causa que la grasa excesiva se acumule en el hígado de esas vacas, lo que compromete la habilidad del hígado para producir glucosa y apoyar la producción de leche. Por lo tanto, estas vacas tienen mayor posibilidad de desarrollar hígado graso y después cetosis clínica o subclínica aunado a otros desórdenes metabólicos.

El consumo de alimento de la mayoría de las vacas disminuye justo antes del parto (generalmente menos de 5 días antes del parto) lo que resulta en cierta movilización de grasa corporal. La clave es el grado de movilización de grasa corporal. Las vacas sobrecondicionadas y vacas cuyo consumo de alimento es excesivamente reducido antes o justo después del parto, movilizan más grasa corporal (más de 0.5 puntos de condición corporal en 30 días en leche) y consecuentemente acumulan más grasa en el hígado.

Por lo tanto, este incremento en la movilización de los resultados de grasa corporal resultan en una mayor incidencia de hígado graso y la cetosis clínica o subclinica se evidencia por las cetonas elevadas y los ácidos grasos no esteroidales (NEFA) en sangre pre y post parto.

A menudo, estas vacas sobre condicionadas experimentaron largos días en leche debido a problemas reproductivos durante la previa lactación. En hatos donde las vacas con lactancia tardía se vuelven sobre condicionadas, estas vacas pueden necesitar ser alojadas y alimentadas separadamente donde su contenido energético en las raciones puede ser ajustado más bajo y se puede alimentar con más forrajes para prevenir que estas vacas se vuelvan sobre condicionadas. Al mismo tiempo, la adecuada energía y nutrientes (ej. Proteína) debe ser suplementada para mantener a buena producción de leche. La clave es reconocer el problema temprano y tomar las medidas correctivas para prevenir vacas sobre condicionadas en la lactancia tardía.

ARTICULO COMPLETO    LAS PRÁCTICAS DE MANEJO ANTES DEL PARTO AYUDAN A PREVENIR A LAS VACAS FRESCAS A VOLVERSE PERDEDORAS