LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN EN EXPLOTACIONES GANADERAS

831

 

 

LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN EN ESTABLOS GANADEROS

Las explotaciones ganaderas están sujetas a una serie de requisitos que regulan su producción y que se enmarcan dentro de la Política de Seguridad Alimentaria de la UE.

La normativa europea relativa a la higiene alimentaria, señala que cada explotación, independientemente de su volumen, tiene una responsabilidad activa en el control y aseguramiento de la calidad de su producción.

Manuel Fernández. Ingeniero agrónomo

Este mismo marco legal preconiza la adopción de una guía de buenas prácticas de higiene (Programa Nacional de Control Oficial de la Higiene en las Explotaciones Ganaderas del MAPA, (Programa Nacional 2016/2020)). La limpieza y la desinfección forman parte de los programas de bioseguridad implantados en las instalaciones ganaderas, con el propósito de impedir la entrada y frenar la difusión y minimizar el riesgo que puede suponer un agente patógeno tanto para los animales como para el personal de la explotación. Estas dos prácticas son fases inseparables del plan de higiene en las explotaciones ganaderas.

Attachment.jpeg

Desinfección de una explotación ganadera Las explotaciones ganaderas son espacios abiertos y sometidos a frecuentes tránsitos de animales, personas y vehículos, esto beneficia a la fácil entrada de microorganismos potencialmente patógenos, que unida a las condiciones higiénicas y ambientales, tales como temperatura y humedad favorecen la multiplicación de los gérmenes. La mayoría de las enfermedades infecciosas se pueden evitar actuando antes de que aparezcan, aplicando planes de limpieza y desinfección sobre el medio que rodea a los animales.

La desinfección es una herramienta esencial para limitar la transmisión de enfermedades a los animales. Las enfermedades se pueden transmitir por contacto entre una población sensible y animales afectados por una enfermedad aguda ó portadores de una infección crónica, y otras enfermedades se transmiten por medio de insectos, vectores específicos de su huésped y del agente patógeno involucrado. La desinfección es la vía más rápida y efectiva para luchar contra las enfermedades no transmitidas por vectores y que se contraen por contacto con secreciones corporales y otras materias presentes en las instalaciones ganaderas, vehículos, etc. La mayoría de estas enfermedades son causadas por patógenos que pueden sobrevivir y reproducirse fuera del cuerpo de los animales.

La desinfección la podemos definir como el proceso basado en la eliminación de microorganismos infecciosos, mediante el uso de agentes químicos ó físicos. La mayor parte de los desinfectantes que se usan en sanidad animal son productos químicos anti-microbianos ó biocidas, relativamente potentes y, generalmente, tóxicos que se aplican sobre las superficies contaminadas. Los desinfectantes modernos presentan formulaciones complejas que comprenden sustancias químicas, jabones, detergentes y compuestos que favorecen la penetración de las sustancias activas.

Las desinfecciones en una explotación ganadera, las podemos clasificar en desinfecciones terminales y desinfecciones continuas.

• Desinfección terminal: La desinfección terminal es la que se realiza al final de cada ciclo durante el vacio sanitario. El objetivo principal es conseguir que el nuevo lote de animales entre en un ambiente completamente limpio, impidiendo la contaminación entre los diversos lotes. Los pasos ó fases a seguir son las siguientes:

•Limpieza en seco: una vez vaciada la nave de animales se procederá a eliminar toda la materia orgánica, tales como heces, desperdicios, etc., los cuales se depositaran lejos de la explotación. •Limpieza y saneamiento: después de la limpieza en seco, todavía quedan restos altos de materia activa, que pueden inactivar al desinfectante ó bien reducir su eficacia. La limpieza con agua reduce la contaminación bacteriana hasta un 60%, por lo que es aconsejable el uso de un detergente, cuya acción es superior al simple lavado con agua

•Utilización de un detergente: la utilización de un detergente favorece ahorro de tiempo y en consumo de agua, pues la utilización de agua en forma de chorros para la desincrustación de suciedades difíciles, supone un gasto importante de este y, por supuesto, un tiempo importante de mano de obra, mientras que la utilización de un detergente, el enjuague con agua será más sencillo, más rápido y con menos gasto de agua.

ARTICULO COMPLETO  LIMPIEZA Y DESINFECCION EN EXPLOTACIONES GANADERAS