MANEJO DE LOS MINERALES TRAZA EN EL GANADO

373

 

 

 

 

MANEJO DE LOS MINERALES TRAZA

 

EN EL GANADO

Los minerales traza son conocidos por ser esenciales en la nutrición animal porque desempeñan un papel principal en la salud, la reproducción y la productividad. Los elementos traza más importantes en el ganado son: selenio (Se), cobre (Cu), zinc (Zn), yodo (I), cobalto (Co), manganeso (Mn) y hierro (Fe).
La primera pregunta a la que nos enfrentamos es si los minerales traza constituyen una dificultad real en los rebaños de ganado. La respuesta no es única, depende del nivel de productividad de los animales, de la concentración de cada mineral traza en la ración y las interacciones entre éstos, y de los objetivos del manejo de estos rebaños. De hecho, la selección de animales altamente productivos, tanto en las razas de leche como de carne, va de la mano con el incremento de sus necesidades y no siempre se asocia con un aumento de su capacidad de ingesta de materia seca, precisando una mayor concentración de los diferentes componentes de su ración, incluyendo los minerales traza. Además, algunos minerales traza pueden ser deficientes en la ración mientras que otros pue- den estar presentes a un nivel pletórico o, incluso, tóxico. La regla general son deficiencias múltiples y no siempre es fácil incriminar a una de ellas en particular en caso de bajos rendimientos del rebaño. Por último, el suministro recomendado de minerales traza variará según si el objetivo es sólo prevenir los síntomas de deficiencia o también optimizar la salud, el bienestar, la reproducción y la productividad de los animales, así como la calidad de los alimentos (leche y carne) producidos.

F. Rollin y H. Guyot*. 2014. Engormix.com. *University of Liège, Faculty of Veterinary Medicine, Clinical Department of Production Animals, Clinics for ruminants, Belgium. www.produccion-animal.com.ar

De todos modos, numerosos documentos han descrito los efectos negativos de las deficiencias en elementos traza en la salud del ganado (Graham, 1991). En Europa, las deficiencias en elementos traza están muy extendidas en el ganado actualmente. Un estudio reciente (Guyot et al., 2009) presentó la epidemiología belga de las deficiencias en Se, Zn, Cu e I en ganados lecheros (sobre todo, Holstein) y de carne (sobre todo, Belga Azul) con problemas de salud, comparados con rebaños sanos. Como era de esperar, se encontraron menores concentraciones en sangre de elementos traza en los rebaños enfermos. Estos resultados en rebaños belgas corroboran aquéllos encontrados previamente en Irlanda (Mee and Rogers, 1994) y Francia (Enjalbert et al., 2006) y probablemente puedan extrapolarse a la mayoría de países europeos.
La segunda pregunta hace referencia a las razones de tal situación. En primer lugar, los suelos en Europa son muy a menudo deficientes y casi nunca se reponen de una serie de minerales traza. En segundo lugar, con la aparición de monocultivos como el maíz o el raigrás para ensilado, las raciones del ganado son cada vez menos variadas y equilibradas. Por último, pero no por ello menos importante, las dificultades pecuniarias de muchos granjeros les incitan a disminuir los costes de producción, mediante la supresión de los minerales en las raciones de sus animales.

En España, parece haber poca información sobre las concentraciones de minerales traza en los suelos y su ex- tracción por los cultivos. Se observó una correlación positiva entre el Cu en hígado del ganado en el matadero y la densidad de explotaciones de porcino, debido al estiércol de cerdo extendido en los pastos utilizados por el gana- do (Lopez-Alonso, 2012). Bajo el consentimiento de éste mismo autor, “el hecho de que en la mayoría de los ca- sos estas deficiencias en minerales son subclínicas o no tienen síntomas claros, y que los veterinarios clínicos no tienen experiencia para tratarlas, dificulta el diagnóstico”.

Por consiguiente, el objetivo de este documento es proporcionar a los veterinarios de vacuno las herramientas para manejar correctamente las deficiencias y los excesos en minerales traza en los rebaños de ganado. El primer paso será la valoración de la situación respecto a los minerales traza a través de los distintos síntomas clínicos, posteriormente confirmados por pruebas de laboratorio seleccionadas. A continuación, se explicará cómo corregir las anomalías reveladas, teniendo en cuenta la especialidad (lechera o de carne) y los respectivos procedimientos operativos de manejo.

OBSERVACIONES CLÍNICAS RELACIONADAS CON PROBLEMAS DE MINERALES TRAZA

Una serie de elementos deben hacer sospechar a priori al profesional sobre problemas de minerales traza en los rebaños de ganado: raciones basadas principalmente en forrajes pobres como el ensilado de maíz, la paja o un heno demasiado fibroso, falta de distribución de minerales, ingestión de suelo y contaminación de los forrajes por un suelo rico en Fe. Investigaciones recientes sugieren que las condiciones ácidas que se producen durante las fermentaciones del ensilado aumentan en gran medida la biodisponibilidad del Fe en el suelo para el ganado (¡x 80!).

Clínicamente, hay una amplia variedad de síntomas asociados con deficiencias en elementos traza pero los signos clínicos son raramente patognomónicos. No obstante, algunos son más sugestivos que otros: la muerte del embrión y del feto, abortos, partos prematuros (I), mala adaptación de los terneros a la vida extra-uterina en gene- ral (Se e I) y mortinatos, terneros débiles y fríos, rigidez muscular congénita, diferentes causas de disfagia (ma- croglosia, miopatía congénita de la lengua), síndrome de estrés respiratorio y una mayor susceptibilidad a enfer- medades infecciosas, en particular anemia (Cu, Co ?Vit. B12), miopatía y cardiomiopatía (Se), diarrea (Cu, Co), enfermedades de la piel, como la sarna, la tiña, dermatitis digital y pedero (Zn, Cu, I), pica no debida a deficien- cias en energía, proteínas, sodio o fósforo, mamitis y aumento del recuento de células en leche en el tanque (Se), retención de la placenta y metritis (Se), síndromes de vaca gorda y de vaca caída (I, Se, Co).

PRUEBAS DE LABORATORIO

Como se ha mencionado anteriormente, los análisis de laboratorio son absolutamente necesarios para confir- mar el diagnóstico, por lo menos cuando no hay información previa disponible. En la mayoría de las ocasiones, las deficiencias son múltiples (Guyot et al., 2009) y están asociadas con el exceso de algunos minerales traza y es importante saber qué elementos son deficientes o excesivos para suplementar adecuadamente a los animales y evitar la competencia entre minerales. En nuestra unidad, normalmente analizamos los forrajes producidos en la granja, así como la sangre y/o la leche de los animales sanos. Nunca hacemos análisis de orina y pelo que no son lo suficientemente fiables, pero en ocasiones recogemos muestras de tejidos, principalmente del hígado, en la necropsia o en el matadero. De hecho, las biopsias de hígado se consideran complicadas y arriesgadas para pa- cientes vivos y los granjeros son normalmente reacios a este procedimiento

ARTICULO COMPLETO   MANEJO DE LOS MINERALES TRAZA EN EL GANADO