MANEJO Y ALOJAMIENTO DE VACAS EN TRANSICIÓN Y CON NECESIDADES ESPECIALES

590

 

 

 

 

VACAS EN TRANSICIÓN Y CON NECESIDADES ESPECIALES (I)

1. Introducción
Conforme las explotaciones van aumentando de tamaño y se requiere un mejor manejo de los animales (al ser éste menos individualizado), surge la necesidad de formar pequeños grupos de vacas con determinados requerimientos, como son las que están en el llamado período de transición y vacas con necesidades especiales.

El concepto “vacas en transición” describe un grupo de animales en diversos estados fisiológicos, desde el inicio del período seco hasta las dos primeras semanas de lactación, aunque algunos lo reducen al período comprendido entre las 3 semanas anteriores y las 3 posteriores al parto (Figura 1).

El bienestar de estas vacas es especialmente importante ya que en su último mes de gestación, en el momento del parto y en las primeras semanas de lactación, están sometidas a un fuerte estrés. Los factores de estrés afectan a la vaca en transición en forma diversa:

  1. La ingestión de materia seca puede disminuir demanera importante
  2. Los nutrientes ingeridos pueden utilizarse parasoportar la respuesta al estrés, detrayéndose de su uso para el crecimiento fetal, la síntesis de leche o la preparación de funciones de soporte de ésta.
  3. La activación del sistema nervioso simpático y la liberación de hormonas como glucocorticoides y epinefrina son, generalmente, antagónicos de la síntesis de leche.
  4. Hormonas y citoquinas asociadas con la respuesta al estrés pueden disminuir la secreción de otras hormonas que son importantes para lasíntesis de leche, como la somatotropina.
  5.  Muchas de las fuentes de estrés provocan una activación de la lipolisis y el consiguiente aumento de ácidos grasos no esterificados (NEFA, en sus siglas    en inglés) que, a su vez, conduce a infiltración grasa en el hígado.

6. Los factores ambientales y sociales de estrés pueden causar deficiencias de la función inmune y, consecuentemente, una mayor sus- ceptibilidad a infecciones.
En muchas granjas a estas vacas no se les presta la atención que merecen, aunque cada vez más productores dedican más tiempo al manejo de estos animales, comprobándose una significativa mejora del estatus sanitario y productivo del rebaño.

Es preciso, por tanto, diseñar un plan adecuado que describa las necesidades nutricionales, sanitarias, ambientales y de alojamiento de cada uno de los grupos descritos, así como las necesarias instalaciones de manejo y de contención de los animales. Se tiene la certeza de que problemas como dificultad de parto, desplazamientos de abomaso, cetosis, fiebre de la leche o mamitis están relacionados con las deficiencias en el manejo de estas vacas en transición.

Hasta no hace mucho tiempo, el principal foco de atención de estos grupos de animales era el de su alimentación, objeto de una enorme cantidad de trabajos de investigación. En la actualidad, sin obviar esta cuestión de la nutrición (en especial, en las vacas de preparto), diversas experiencias señalan que la ingestión de alimento parece no ser el factor más decisivo en la salud y la producción del posterior período postparto. El cambio en la inges- tión inmediatamente antes y después del parto parece ser más significativo.

No obstante, ni las dietas mejor formuladas y ajustadas a las necesidades de estos animales pue- den prevenir el estrés acumulado por un manejo deficiente (sobreocupación, escasa higiene, inadecuada lotificación o cambios de grupo, suelo incómodo, zona de descanso poco confortable, etc.) o por factores climáticos (calor y/o humedad excesivos, lluvias copiosas y enlodazamiento, etc.). Este concepto de estrés acumulado puede explicar por qué los problemas metabólicos se desencadenan a menudo después de una lluvia copiosa (Figura 2) o, más frecuentemente, durante el verano.

Antonio Callejo Ramos. Dr. Ingeniero Agrónomo Dpto. de Producción Animal-EUIT Agrícola-UPM antonio.callejo@upm.es

Por ello, desde hace no muchos años se están haciendo nuevas propuestas en el sentido de poner más énfasis en la gestión de las condiciones de alojamiento de estas vacas, en el tiempo que permanecen en cada grupo y en los cambios de grupo (de corral) a los que está sometido el animal en un corto período de tiempo alrededor del parto. Unas condiciones de alojamiento inadecuadas pueden conducir a problemas metabólicos y a lesiones que impiden al animal ingresar en el grupo de lactación en el momento adecuado y/o en las mejores condiciones posibles.

ARTICULO COMPLETO   MANEJO Y ALOJAMIENTO DE VACAS EN TRANSICION Y CON NECESIDADES ESPECIALES I

 

VACAS EN TRANSICIÓN Y CON NECESIDADES ESPECIALES (II)

4. Alojamiento de vacas en transición
4.1. Principios generales
Cuando se diseña el alojamiento de las vacas en transición, debe tenerse siempre en consideración la importancia que este período tiene en la salud y en la productividad de los animales y, por consiguiente, en el éxito de la explotación.
Muchos de los principios básicos del diseño ya han sido expuestos en algunos de nuestros trabajos publicados en Frisona Española, y no son muy distintos de los que podríamos citar aquí. A modo de resumen:
• Maximizar el confort: superficie de descanso suficiente, limpia y seca.
• Permitir el mantenimiento de la adecuada hgiene.
• Proporcionar las condiciones ambientales requeridas por los animales.
– Ausencia de corrientes de aire frío en invierno
– Disponibilidad de sombra durante el verano.
– Aire de calidad
• Permitir el libre desplazamiento de las vacas, sin impedimentos por parte de las dominantes.
• Fácil y constante acceso a agua de calidad y al alimento.
• Suelo que permita un desplazamiento seguro, es decir, no deslizante y no abrasivo.
No obstante, en las vacas en transición podemos añadir algunas otras consideraciones básicas, algunas ya explicadas en las páginas anteriores. El bienestar y confort de estas vacas se reconoce como un asunto de alta prioridad en el diseño de alojamientos para vacas lecheras, ya que sufren una situación de estrés debido al parto, enfermedad o lesión y, por tanto, deben beneficiarse de tener un hábitat que no aumente dicho estrés, para lo que se precisa:

ARTICULO COMPLETO   MANEJO Y ALOJAMIENTO DE VACAS EN TRANSICION Y CON NECESIDADES ESPECIALES II