MANEJOS Y CUIDADOS DE LA VACA LECHERA DURANTE LA TRANSICIÓN

158

 

 

 

 

LA VACA LECHERA DURANTE LA TRANSICIÓN

3.1 duración del período preparto

Uno de los objetivos del preparto es que las vacas logren una adaptación del rumen a dietas con altos aportes de energía, las cuales serán ofrecidas luego del parto para iniciar la lactancia. Esta adaptación ruminal se logra alimentando las vacas y vaquillas con dietas preparto alrededor de 21 y 28 días, respectivamente. Para esto es necesario contar con fechas probables de parto lo más precisas posibles; por tanto, se requiere realizar un adecuado registro de inseminación o cubierta y diagnósticos de gestación tempranos y certeros.

Estudios referidos al efecto de diferentes períodos de exposición a dietas balanceadas, especialmente formuladas para el período preparto, sobre la producción y contenido de sólidos en leche han demostrado que el máximo incremento en la producción y contenido de proteínas y grasa de la leche ocurre con períodos de exposición a las dietas preparto de 24 días (figuras 7 a, b y c). Al no observarse incrementos con exposiciones mayores, la recomendación de 21 días en el preparto para vacas multíparas es la óptima.

3.2 Control de la Condición Corporal

Para vacas de raza Holstein, la condición corporal (CC) óptima al momento del secado es de 3,0 a 3,25 puntos (escala de 1 a 5 puntos). Este puntaje debiese ser mantenido o incrementado en un máximo de 0,25 puntos para alcanzar la CC de 3,25 a 3,5 al parto. Para lograr este objetivo, se debe controlar la CC a los 200 días de lactancia, cuando las vacas deben presentar una CC de 2,5 a 2,75, permitiéndoles recuperar o mantener la CC hasta el momento del secado.

Es riesgoso tratar que las vacas pierdan peso durante el período seco, si bien puede lograrse al inicio de esta etapa. Por otro lado, el intentar que las vacas aumenten de peso en el período transición preparto, a través del uso de dietas energéticas, aumenta el riesgo de desórdenes metabólicos y enfermedades en el posparto.

Tanto las vacas obesas como las de baja CC al parto tienen mayor riesgo de cursar con trastornos metabólicos, enfermedades y distocias, así como de tener una reducción en la producción láctea y tasa de concepción e incremento de distocias

La CC afecta el consumo de alimento de las vacas durante el período de transición. Vacas lecheras con CC > 4,0 disminuyen gradualmente el consumo durante las 3 últimas semanas preparto (figura 8), lo que, asociado al aumento en el requerimiento de lactosa para la producción láctea y al BEN consecuente, culmina en el acúmulo de NEFA hepático o el incremento en la producción de cuerpos cetónicos.

Para controlar la excesiva deposición lipídica en el tejido adiposo, y la obesidad, se deben evitar lapsos muy largos entre el parto y la concepción, puesto que condicionan períodos secos muy prolongados.

Los lípidos movilizados al inicio de la lactancia se deben almacenar en el final de la lactancia anterior y no en el preparto, ya que durante este período la CC se debe mantener para proporcionar el adecuado crecimiento fetal, evitar distocias y tener la adecuada ingesta de materia seca en el período de transición, previniendo así trastornos energéticos como la cetosis y la lipidosis hepática, los cuales se presentan en mayor grado en las vacas con CC ≥ 4,0.

ARTICULO COMPLETO   MANEJOS Y CUIDADOS DE LA VACA LECHERA DURANTE LA TRANSICION