MENOS ANTIBIÓTICOS PARA PRODUCIR MEJOR

246

 

 

 

MENOS ANTIBIÓTICOS PARA PRODUCIR MEJOR

Si nos centramos en el uso responsable de antibióticos, esto debe suponer un nuevo enfoque que comprenda las distintas tareas de la granja (genética, alimentación, manejo y, por supuesto, sanidad) y supone una oportunidad para demostrar que la leche es uno de los alimentos más seguros que se encuentran en los lineales de alimentación. Por eso conviene explicar cuáles son las causas que nos llevan a estas políticas restrictivas y concienciarnos de la necesidad del cambio de hábitos, partiendo de la base de que la leche ya es un alimento con un alto nivel de seguridad y sostenibilidad.

Severino Fernández González Iván Mato Iglesias Laboratorios Hipra

UNA SALUD

Las restricciones en el uso de antimicrobianos vienen dadas por el aumen- to en las resistencias de los microorganismos que ahora sobreviven a los tratamientos y ocasionan complicaciones en enfermedades que antes eran sencillas de curar, llevando incluso a la muerte de personas en todo el mundo.  Esto propició por parte de las autoridades sanitarias el enfoque de “una salud” (one health en inglés), ya que la salud humana y la sanidad animal son interdependientes y están vinculadas a los ecosistemas. Muchos de los microorganismos que causan enfermedades son comunes y las resistencias pueden ser transmitidas.

HISTORIA DE LOS ANTIBIÓTICOS

Todo comenzó con Alexander Fleming, quien, por casualidad, descubrió en el año 1928 la penicilina, que dio lugar a una familia de productos que permitieron superar las enfermedades infecciosas y mejorar la esperanza de vida. Estas enfermedades, que antes llevaban a una muerte sin remedio, como la tuberculosis o la escarlatina, fueron curadas por este fármaco, al que les sucedieron diversos compuestos químicos que reciben el nombre de antibióticos y se definen como sustancias químicas capaces de matar o impedir el crecimiento de microorganismos sensibles. Y aquí radica su importancia, ya que no todos los microorganismos son sensibles a todos los antibióticos.

Después de la segunda guerra mundial, la fabricación de penicilina se industrializó, aumentó su uso y, a su vez, proliferaron los microorganismos que no respondían al tratamiento. La aparición de antibióticos más modernos resolvió el problema, pero solo parcialmente, ya que los microorganismos se volvían resistentes a cada vez más antibióticos y las dolencias que producían se complicaban.

«Conviene expliCar Cuáles son las Causas que nos llevan a estas polítiCas restriCtivas y ConCienCiarnos de la neCesidad del Cambio de hábitos»

SALUD PÚBLICA

Con esto llegamos al siglo XXI, con una medicina avanzada que se ve incapaz de combatir ciertos microorganis- mos que causan la muerte a cada vez más gente. Actualmente mueren en la Unión Europea unas 25.000 personas por complicaciones relacionadas con los antibióticos y se estima que en el año 2050 esta será la principal causa de muerte en Europa.

«Trabajar en prevención, además de racionalizar el uso de Tratamientos antimicrobianos, también nos ayudará a optimizar el resultado económico de nuestra explotación»

El proceso de aparición de resistencias a los antibióticos podemos verlo simplificado en la figura. Dentro de una población de microorganismos, no todos son iguales, ya que existe una variabilidad biológica. Si aparece un solo germen con alguna característica diferencial, que no se ve afectado al tratamiento antibiótico, formará una nueva población resistente en su totalidad, que puede infectar a otro ser vivo (incluidas personas) o transferirle la resistencia a otro microorganismo (transmisión horizontal). Esto puede ocurrir espontáneamente (poco frecuente) o cuando el tratamiento antibiótico no es adecuado en cuanto a diagnóstico, duración o concentración. Es por esto que hablamos de que debemos tratar a los animales tan poco como sea posible y tanto como sea necesario. En este sentido se hace indispensable la prescripción responsable y la concienciación sobre la importancia del uso racional de estas moléculas.

ARTICULO COMPLETO   MENOS ANTIBIOTICOS PARA PRODUCIR MEJOR