NECESIDADES EN MINERALES Y VITAMINAS EN VACAS DE CAMPO

179

 

 

 

 

 

NECESIDADES EN MINERALES Y VITAMINAS EN VACAS DE CAMPO

Hablar de Minerales y vitaminas en vacas de campo puede resultar, a veces, chocante. Cuando vemos a los animales en los huesos, antes de llegar al punto de hablar de los minerales o vitaminas, deberíamos hablar simplemente de evitar que se mueran de hambre.

Majano Gamarra, Miguel A., Recasens Frisón, Jesús. Departamento de Nutrición Animal de Indukern, S.A. Jimeno Vinatea, Vicente. Departamento de Producción Animal U.P.M

Si suponemos que los animales están “bien alimentados”, es decir, tienen una condición corporal adecuada ¿De qué nos sirve la alimentación minero-vitamínica?
Así como un déficit de energía se refleja en un adelgazamiento excesivo de los animales, no siempre es fácil ver qué trastornos nos está generando un déficit de minerales o vitaminas en los animales y, por tanto, en las producciones.

En muchas ocasiones, una mala alimentación en minerales o vitaminas en las vacas nos va a producir trastornos en los terneros al nacimiento; es decir, una falta de un determinado mineral o vitamina en el período de gestación se nos va a mostrar como una malformación o deficiencia en el ternero recién parido. Por ejemplo, una deficiencia de selenio durante la gestación traerá como consecuencia problemas articulares en los terneros, sobre todo en las patas, así como posibles malformaciones en el corazón. El déficit en minerales y vitaminas nos va a restar fertilidad, por lo que, teniendo en cuenta el tiempo que pasa desde que se produce una determinada deficiencia, hasta que se ve el efecto de la misma, a veces es difícil unir causa y efecto.

Un aspecto que hay que tener en cuenta y que a veces complica el llegar a diferenciar unos problemas de otros es que a veces esas carencias se producen, no ya por un déficit de la vitamina o el mineral en cuestión en la ración, si no por una interrelación con otros minerales que pueden bloquear su absorción. Así, en suelos ricos en azufre o molibdeno se puede bloquear la absorción del cobre y provocarnos una enfermedad carencial denominada ataxia. «Una mala alimentación en minerales o vitaminas en las vacas nos va a producir trastornos en los terneros al nacimiento.» Para valorar las necesidades reales de los animales, deberíamos primero calcular lo aportado por la ración base y, a partir de ésta, complementar hasta cubrir las necesidades del animal según su estado fisiológico y productivo. En condiciones prácticas es muy difícil valorar lo aportado por la ración base, pues en muchas ocasiones esta ración es consumida en pastoreo y dependerá de la zona donde esté situada, de si hemos realizado algún tipo de abonado o enmienda en el suelo, del año de explotación del pasto, así como de la climatología del año en cuestión.

Por tanto, más que abordar unas necesidades particulares en unas condiciones determinadas, vamos a comentar la suplementación que cubriría las deficiencias de los animales en unas condiciones medias de explotación, entendiendo siempre que no por cubrir estas recomendaciones se van a evitar casos de deficiencias en determinadas condiciones de explotación.

Los períodos en que mayor atención deberíamos tener en la suplementación de minerales y vitaminas serían:

  1. Periodo de cubriciones: abarcaría desde 20 días antes del período de monta hasta 20 días después, esto nos garantizaría una mejor ovulación en las hembras, una mejor fertilidad en machos y mejor nidación del óvulo fecundado tras la monta, consiguiendo así, lo que en suma buscamos, una mejor fertilidad en los animales.
  2. Los últimos 60 días de gestación. De todos es bien conocido que el crecimiento fetal se produce mayoritariamente durante el último tercio de la gestación y, sobre todo, en los 2 últimos meses. Es por tanto fundamental cubrir las necesidades en minerales y vitaminas de los animales para evitar deficiencias que podría poner en peligro la viabilidad del feto. Enfermedades como músculo blanco se pueden corregir con un correcto aporte de selenio y vitamina E durante este período. También una correcta alimentación en este sentido nos va a ayudar a que el calostro de la madre sea más rico en inmunoglobulinas y otras sustancias necesarias para el mejor desarrollo y supervivencia del ternero recién nacido.
  3. Período de lactación y, dentro de éste, la primera parte: es el momento en que más leche va a dar y esta leche va a ser el único alimento del ternero, siendo por tanto la única fuente de nutrientes para el animal. Sólo un correcto aporte de minerales y vitaminas a la vaca va a permitir transmitir éstos a la leche para que puedan ser ingeridos por el ternero. El período más critico en este sentido serían los dos o tres primeros meses tras el parto.

ARTICULO COMPLETO   NECESIDADES EN MINERALES Y VITAMINAS EN VACAS DE CAMPO