NUTRICIÓN FÍSICA, LA NUEVA DISCIPLINA

244

 

 

 

 

NUTRICIÓN FÍSICA, LA NUEVA DISCIPLINA

INTRODUCCIÓN

El Dr. Marcelo Oberto revalorizó el impacto sobre la producción y salud de la vaca que tiene la presentación física del alimento. Cómo juega el largo de corte del forraje, el tamaño de la molienda, la humedad de la dieta y otros aspectos a tener en cuenta.

Dr. Marcelo Oberto.

El Dr. Marcelo Oberto, nutricionista argentino que está trabajando en tambos en los EE.UU., retornó al país para brindar una serie de charlas organizadas por el Dr. Oscar Lopetegui, consultor privado y auspiciadas por Alimental, Debernardi, Lince, Nestlé, Teknal y Westfalia entre otras. Su mensaje fue un desafío abierto a los productores argentinos. Un desafío a la inteligencia más que a sus bolsillos. En sus reflexiones, Oberto revalorizó una verdad en nutrición animal que asevera que no sólo importa cuánto brindamos de alimento al animal sino cómo se lo presentamos y en qué forma. El asesor nutricional radicado en Fort Wayne, en el estado de Indiana reveló el impacto sobre la producción y salud de la vaca que tiene la presentación física del alimento en las raciones completamente mezcladas, como ser el largo de corte del forraje conservado, el tamaño de la molienda, la humedad de la dieta, el olor y sabor, entre otros aspectos.

¿QUÉ SABEMOS DE NUTRICIÓN FÍSICA?

Oberto recordó que el tamaño de partícula que varía mucho entre los forrajes y los distintos ingredientes de la dieta, tiene un alto impacto en la tasa y duración de la digestibilidad. Al igual que la estructura física, puede ayudar o disminuir el ataque de bacterias y enzimas en el rumen. «La estructura fisica de los ingredientes de una dieta afecta cuan bien o mal se mezclan», afirma. «Las vacas van a seleccionar los ingredientes cuando la estructura física lo permita».

Las raciones muy finas van a provocar acidosis, problemas de patas (laminitis), depresión de la grasa butirosa, aumento de la tasa de pasaje, bostas sueltas y disminución de la digestibilidad, entre otros problemas que generan disminución de la eficiencia de conversión. Pero también, dice Oberto, «las raciones que son muy gruesas pueden limitar el consumo de nutrientes y promover la selección que a su vez generarán acidosis, laminitis, caída de la grasa butirosa, de la digestibilidad, bostas sueltas, etc.».

Según Oberto, cuando hablamos de nutrición física estamos considerando los efectos de la estructura física de los alimentos como los granos, forrajes y subproductos, y su relación con la tasa y duración de la digestión. «Porque es la explicación para muchos casos», afirma. «A veces se analizan silos de maíz que tiene un análisis que son espectaculares pero que no tiene el desempeño que se esperaba, que con las vacas no funcionan como corresponde. Y es porque tiene que ver con la digestibilidad. El tamaño de partícula y el nivel de procesamiento tienen que ver con la digestibilidad de la fibra digestible neutra (FDN). Cuando nosotros a un silo lo ponemos demasiado fino en definitiva disminuimos la digestibilidad porque aumentamos la tasa de pasaje», razona.

La digestibilidad de la Fibra Digestible Neutra depende de cuatro factores:

  • ♦  Tamaño de partícula y nivel de procesamiento en relación a su impacto en el rumen y el área de superficie disponible para que las bacterias se adhieran.
  • ♦  Tiempo de retención en el rumen (velocidad de pasaje).
  • ♦  ElpH.

♦  El nivel de lignina.

Al respecto Oberto aseguró que por esta razón los alimentos de mayor digestibilidad química tienen en realidad menos digestibilidad real. «Cuanto mayor es la digestibilidad química el alimento pasa más rápido. Consecuentemente, la única forma de aumentar la digestibilidad de esos ingredientes de alta digestibilidad es reteniéndola más tiempo en el rumen. Hay que cambiar la eficiencia de conversión y entonces van a obtener más kilos de leche por kilo de comida consumida», comenta.

 Asimismo, recordó que cuando el pH del rumen baja por debajo de 5,8, disminuye la síntesis de proteína microbiana porque empieza a haber muerte de bacterias, sobre todo protozoos que son la principal fuente de aminoácidos que una vaca tiene. «Pero cuando el pH baja por debajo de 5,8 hay un montón de otras cosas que le pasan a ese rumen donde las bacterias no funcionan como corresponde, por lo que consecuentemente disminuye la digestibilidad. Con la acidosis o pH bajo en el rumen, se aumenta la tasa de pasaje. El ácido genera un cambio osmótico dentro del rumen donde entra más agua dentro del rumen y en el intestino, y consecuentemente el agua aumenta la tasa de pasaje».

 

ARTICULO COMPLETO    NUTRICIÓN FÍSICA, LA NUEVA DISCIPLINA