PICADURA DE VÍBORA DE SEOANE EN VACUNO LECHERO. DESCRIPCIÓN DE DOS CASOS CLÍNICOS

347

PICADURA DE VÍBORA DE SEOANE EN VACUNO LECHERO. DESCRIPCIÓN DE DOS CASOS CLÍNICOS

Los incendios forestales o la progresiva tropicalización del clima gallego son algunas de las causas que están provocando que este reptil se acerque cada vez más a los núcleos rurales. En este artículo describimos dos casos acontecidos en una explotación de ganado de leche, con el objetivo de aportar luz sobre esta situación y servir de ayuda tanto a otros clínicos como a los ganaderos.

Enrique Muñoz-Cantero 1 , Cristina Castillo 2 , juan Vicente González 3 *, joaquín Hernández 2 * 1Técnico de apareamientos de Africor Lugo 2Técnico de apareamientos de Africor Pontevedra

INTRODUCCIÓN

Cualquier animal que pase tiempo en el exterior puede correr ciertos peligros, uno de los cuales es el ser mordido por un reptil venenoso. En Galicia y en casi todo el norte de España vive una especie autóctona que se conoce como

la “víbora de Seoane”, llamada así precisamente por Víctor López Seoane, experto en historia natural ferro-lano, que murió en 1900 (Abelairas, 2017). La víbora de Seoane (Vipera seoanei) es pequeña y ampliamente distribuida por el norte de España.

En estado adulto no suele superar los 50 cm. El periodo de actividad comienza en marzo y se prolonga hasta bien entrado el mes de octubre. Es una especie muy activa que sale al exterior a solearse prácticamente a diario. También se muestra activa en días nublados e incluso con nieblas y lloviznas. En condiciones climatológicas normales o ligeramente favorables las hembras adultas se reproducen cada año. Solamente cuando las condiciones son más frías de lo habitual a lo largo del año y el periodo de actividad se acorta, las hembras se

reproducen una vez cada dos años. Suelen parir de tres a diez crías a finales de agosto o septiembre, las cuales realizan su primera muda al nacer y al cabo de pocos días comienzan a alimentarse. Es, sin duda, la más prolífica de las víboras de la península ibérica, no tanto por el número de crías que pare si no por la frecuencia de los partos y porque el índice de supervivencia de los neonatos es elevado (Álvarez, 2009; http://www.viborasdelapeninsulaiberica.com).

En Galicia existen datos registrados sobre ocho tipos de ofidios, de los cuales seis son culebras no venenosas y dos, víboras. Las primeras no entrañan ningún peligro para la salud, pero las segundas, entre las que destaca la víbora de Seoane, pueden atacar en caso de sentirse intimidadas, que es algo en lo que todos los expertos inciden. Los colmillos son alargados y plegables y están situados en la parte anterior o delantera del maxilar superior (Sociedade Galega de Historia Natural, https://sghn.org; http://www.viborasdelapeninsulaiberica.com).

ARTICULO COMPLETO    PICADURA DE VIBORA DE SEOANE EN VACUNO LECHERO DESCRIPCION DE DOS CASOS CLINICOS