¿ES POSIBLE ADELANTAR EL,PARTO DE NOVILLAS DE RAZAS CARNICAS A LOS 2 AÑOS CON UN BUEN MANEJO ALIMENTARIO?

88

 

 

ES POSIBLE ADELANTAR EL,PARTO DE NOVILLAS DE RAZAS CARNICAS

Para adelantar el parto de las novillas a los 2 años es necesario desarrollar programas específicos de manejo durante la recría que aseguren unos pesos y desarrollos corporales mínimos para evitar perjuicios a nivel productivo y reproductivo, tanto en el primer parto como en los siguientes.

España cuenta con unos 2 millones de vacas nodrizas. En los últimos años este censo está experimentando un ligero aumento (en torno al 4 % en 2-3 años) y además, según el Magrama (2014), se está produciendo un rejuvenecimiento de la cabaña (edad media: 6,63 años). Esta reducción en la edad media de los rebaños permite por un lado un progreso genético más rápido y por otro, un aumento de la rentabilidad de las explotaciones. Esto es debido a que la productividad de las vacas empieza a decaer a partir de los 9-11 años por una reducción de la fertilidad y un aumento de muerte perinatal (Jimeno y Castro, 2010). Teniendo en cuenta estos datos, la tasa de reposición se encuentra en torno al 15-20 %.

Las novillas de reposición suponen un alto coste dentro de las explotaciones, el segundo solo por detrás de la alimentación del rebaño (Rodríguez-Sánchez, 2016).

En España este coste se ve incrementado por el retraso del primer parto, puesto que la mitad de las novillas españolas paren con más de 3 años y un 20 % con más de 4 años. Esta demora en alcanzar el primer parto hace que en una explotación se solape la reposición de varios años, es decir, que un ganadero tenga que mantener una gran cantidad de animales “improductivos”.

José Antonio Rodríguez-Sánchez, Albina Sanz, Javier Ferrer e Isabel Casasús* Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) *icasasus@aragon.es

Para aumentar la rentabilidad de una explotación de vacas nodrizas, donde la principal producción es el ternero, es necesario reducir los tiempos improductivos de las vacas, y es la recría (desde el nacimiento hasta el primer parto) el periodo más largo en el que una vaca está sin producir.
En países como los Estados Unidos, con un gran censo vacuno, lo normal es que las novillas paran por primera vez a los 2 años. Este adelanto del primer parto de 3 a 2 años, además de reducir la cantidad de insumos necesarios para el mantenimiento de la novilla, aumenta la producción de la vaca en 0,7 terneros en 6,5 años (Day y Nogueira, 2013), por lo que mejora la rentabilidad de la explotación.
A pesar de que muchas veces se considere a las novillas animales improductivos, y no se les preste la atención necesaria, las novillas son el futuro de la explotación. Esta fase es crucial en la vida de una vaca puesto que el manejo que recibe hasta su entrada en producción se verá reflejado en los rendimientos productivos a lo largo de toda su vida.
Para adelantar el parto de las novillas a los 2 años es necesario desarrollar programas específicos de manejo durante la recría que aseguren unos pesos y desarrollos corporales mínimos para evitar perjuicios a nivel productivo y reproductivo, tanto en el primer parto como en los siguientes. Estos programas de manejo se deben adaptar a las circunstancias de cada explotación para aprovechar al máximo sus recursos propios y reducir al mínimo los costes que supone la recría de una novilla (Rodríguez-Sánchez, 2016).
Los programas de recría deben hacer especial hincapié en dos momentos críticos, la primera cubrición y el parto.
Primera cubrición
La primera cubrición debe llegar cuando la novilla tenga en torno a 15 meses. Para conseguir que la novilla tenga una cubrición y posterior vida productiva adecuadas, es necesario asegurarse de controlar algunos parámetros antes de comenzar la época de cubrición:
Pubertad
La entrada en pubertad de una ternera es un momento crítico puesto que representa su activación sexual, siendo el primer paso necesario para que comience su vida productiva. La pubertad depende de múltiples factores, pero según Freetly et al. (2011) este estado se alcanza en torno al 55 % del peso adulto, independientemente del manejo previo que reciban las terneras y de la raza. Las novillas deberían llegar púberes a la primera cubrición, siendo aconsejable que estén púberes 30-45 días antes (13,5-14 meses) para aumentar la fertilidad (Gasser, 2013). Esto aumentaría el número de cubriciones al principio de la época de cubrición y cuanto más temprana sea la cubrición de la novilla, más temprano será su parto en la paridera, y por tanto dispondrá de más tiempo para recuperarse antes de la siguiente cubrición.

Puesto que el peso a la pubertad se puede considerar fijo, la edad con la que esta se alcanza dependerá del tiempo que cueste obtener ese peso, es decir, del ritmo de crecimiento desde el nacimiento. Según varios autores (Gasser et al., 2006; Cardoso et al., 2014), el inicio de la pubertad depende de las ganancias registradas durante la lactancia y no tanto de las obtenidas tras el destete.

ARTICULO COMPLETO   ES POSIBLE ADELANTAR EL PARTO DE NOVILLAS DE RAZAS CARNICAS A LOS 2 ANOS CON UN BUEN MANEJO ALIMENTARIO