RESISTENCIA A LA INSULINA EN VACAS LECHERAS

138

 

 

 

LA INSULINA EN VACAS LECHERAS

La resistencia a la insulina es una condición fisiológica en la cual los tejidos corporales tienen poca respuesta a la insulina. En general, la resistencia a la insulina está asociada con obesidad, consumo de grasa, hiperinsulinemia, hiperlipidemia, malnutrición y otras hormonas, tales como hormona de crecimiento y tiroxina.

Existen diversos estudios y artículos referentes al período de transición de vacas lecheras, en los que de diversas maneras se ha explicado que es el Balance Energético Negativo, consecuencias fisiológicas, haciendo muchas veces énfasis en que los requerimientos energéticos de la vaca lechera en el postparto temprano no alcanzan a suplir las demandas de energía para el mantenimiento y producción de leche.

Escriben: M.V.Z Ricardo Lizarzaburu – Asesor Técnico Nacional PHARTEC , Ing. Mg. Sc. Raquel Taipe – Asesor Técnico Nutrición, M.V. Saulo Arias – Jefe de Sanidad Establo en Arequipa

Hoy por hoy se sabe que existen diversos cambios fisiológicos y metabólicos que interactúan alrededor del período del parto donde la producción de leche está relacionada con la salud del animal por lo tanto, para que pueda iniciarse una nueva lactación, tomando en cuenta al parto como punto central, es necesario ahondar en ciertos aspectos que son fundamentales en la fisiología y metabolismo, como lo es la resistencia a la insulina.

La resistencia a la insulina es una condición fisiológica en la cual los tejidos corporales tienen poca respuesta a la insulina. En general, la resistencia a la insulina está asociada con obesidad, consumo de grasa, hiperinsulinemia, hiperlipidemia, malnutrición y otras hormonas, tales como hormona de crecimiento y tiroxina.

Las hembras mamíferas usualmente presentan resistencia a la insulina, debido al incremento de los requerimientos energéticos durante el período de periparto para el crecimiento fetal y la lactación, esta severa resistencia está además correlacionada con desórdenes metabólicos, como intolerancia a la glucosa, cetonemia y cetonuria en humanos y otros animales. Dichos desórdenes metabólicos pueden inducir al hígado graso y cetosis.

Vacas con cetosis muestran poca capacidad de respuesta a la insulina y así se entra en un círculo vicioso, el cual se explicará en el presente artículo. La abundante producción de leche puede agravar el grado de resistencia a la insulina y prolongar severamente el balance energético negativo durante el período postparto, especialmente en las vacas altas productoras de leche modernas, debido a que la energía requerida para la producción de leche y mantenimiento de las funciones tisulares excede la ingesta energética durante este periodo (Kawashima, C. et al., 2015)

La insulina, la cual es secretada por parte de las células pancreáticas, que juega un rol central en el metabolismo corporal debido a que facilita el movimiento de la glucosa a través de las membranas celulares, controlando la concentración de este carbohidrato a nivel sanguíneo y siendo este la principal fuente energética para los procesos biológicos de las células mamíferas (Kaneko, 1997).

ARTICULO COMPLETO   RESISTENCIA A LA INSULINA EN VACAS LECHERAS