RETOS PRESENTES Y FUTUROS DEL BIENESTAR DEL VACUNO LECHERO

149

 

page1image50829312

RETOS PRESENTES Y FUTUROS DEL BIENESTAR DEL VACUNO LECHERO

Al sector le esperan varios cambios a los que enfrentarse.

Aida Xercavins, Aránzazu Varvaró, Antoni Dalmau, Emma Fàbrega y Antonio Velarde
 Bienestar Animal
 IRTA. Girona

Este artículo trata los tres retos relacionados con el bienestar animal: la reducción del uso de antibióticos, la obtención de información fiable sobre el estado de los animales de forma rápida y automática, y la comunicación con un consumidor cada vez más alejado de la producción animal.

Actualmente el sector del vacuno lechero tiene por delante numerosos cambios y retos a los que enfrentarse. El bienestar animal está ligado a ellos y se enmarcan dentro del concepto de producción sostenible, que tiene que permitir hacer frente a la inestabilidad y competitividad del mercado. Del mismo modo, está intrínsecamente unido a la producción y a la calidad de los productos y por lo general va de la mano de cualquier otra práctica ganadera, ya que cambios que ayudan a mejorar el bienestar animal, también mejoran la productividad y rentabilidad de la granja. Por ejemplo, y sin ir más lejos, el estrés térmicopuede reducir en un 30-50 % la producción lechera. De esta reducción, en torno al 35 %se produce por una disminución en la toma de alimento del animal, pero el restante 65%es el resultado de la propia respuesta de estrés del animal (frecuencia respiratoria y cardiaca elevada, mayor nivel de alerta, etc.). Es bien sabido que las medidas que aumentan el bienestar de los animales también mejoran su productividad. Sin embargo, llegado a cierto punto los costes económicos invertidos para la mejora del bienestar pueden no compensarse con el aumento de producción o calidad, y no ser rentables. Esto depende de lo caro que sea aplicar estas medidas y cómo sea el incremento en producción o en calidad que se deriva a cambio. En esta situación es necesario que aparezca un tercer actor que dé valor y pague por esas mejoras, y que no sea ni el animal ni el ganadero. Para que eso ocurra, la comunicación con el consumidor es clave.

Así pues, en el presente artículo se van a tratar tres retos relacionados con el bienestar animal. El primer bloque va a centrarse en un horizonte en el que se hace un menor uso de antibióticos. Para llegar a este punto es fundamental tener unos animales (o un ganado) fuertes y preparados, y el bienestar animal (como sinónimo de fortaleza inmunitaria) va a ser una herramienta básica para conseguirlo. El segundo bloque va a constar sobre cómo se puede obtener información fiable del estado de nuestros animales de forma rápida y automática, y cómo esta puede servir para reaccionar con la mayor premura posible. Este apartado está centrado en las nuevas tecnologías que deben permitir ser más eficientes. Finalmente, el tercer bloque trata sobre un desafío fundamental de futuro, que es la comunicación con un consumidor cada vez más alejadode la producción animal.

Reducción del uso de antibióticos

Reducir el uso de antibióticos en la ganadería es una de las grandes preocupaciones actuales, especialmente en España, que según la Agencia Europea del Medicamento es el país con mayor consumo de antibióticos para uso animal. Sabemos que los antibióticos son necesarios, pues intervienen en la prevención, el control y el tratamiento de las enfermedades y, por tanto, en la conservación de la salud de los animales. Está claro que un antibiótico a tiempo y en la dosificación adecuada es una herramienta útil para afrontar ciertas enfermedades y favorece un mejor estado de salud y de bienestar del rebaño en su conjunto. Luchar específicamente contra las enfermedades y prevenirlas es un punto clave para mejorar el bienestar de los animales a lo largo de su vida productiva. En el caso del bovino lechero, las mastitis y las cojeras son las enfermedades que, por su gran prevalencia y afectación, tienen más importancia y requieren mayor atención. Se estima que la mastitis es la enfermedad que mayores pérdidas económicas produce en los rebaños lecheros de los países desarrollados, y la mayoría de los antibióticos que se administran se destinan a su prevención o tratamiento.

No obstante, el sobreuso que se ha hecho a lo largo de los años tiene que racionalizarse. La aparición de resistencias es un problema grave, tanto para la salud de los animales (dado que las bacterias serán inmunes a los antibióticos utilizados) como por la problemática de las resistencias cruzadas con los utilizados en medicina humana. Pero el objetivo de reducir el uso de antibióticos requiere, por un lado, actuar sobre el animal directamente y, por el otro, sobre su entorno. No podemos reducir el uso de antibióticos si no reducimos la necesidad de los animales a recibirlos. Así, los animales tienen que ser más robustos inmunitariamente, y esto se puede conseguir mediante su nutrición, aplicando vacunas y reduciendo los factores que les puedan provocar estrés crónico (alojamiento, manejo, etc.). La importancia del bienestar animal recae principalmente en este último punto.

ARTICULO COMPLETO   RETOS PRESENTES Y FUTUROS DEL BIENESTAR DEL VACUNO LECHERO