3 COSAS A CONSIDERAR AL DISEÑAR EL PROGRAMA DE ALIMENTACIÓN CON LECHE

142

 

 

 

DISEÑAR EL PROGRAMA DE ALIMENTACIÓN CON LECHE

Cuando se suministra leche entera o un sustituto de leche a los terneros, no existe una solución única para todos los productores lecheros. La elección de cuál alimentar se reduce a menudo a la disponibilidad de leche entera de cada granja, sus costos, el precio actual de la leche y las capacidades de manejo de la granja. Ya sea que esté alimentando con leche entera, un sustituto de leche o una combinación de los dos, aquí hay tres cosas a considerar.

Proporción de proteína a grasa

Las lecherías normalmente alimentan a las terneras con sustitutos de la leche con alto contenido proteico, pero cuando se alimenta con leche entera, el porcentaje de grasa siempre será mayor que el porcentaje de proteína disponible. Echemos un vistazo a los pros y los contras de alimentar a las terneras con una dieta de leche más alta en proteínas que en grasa en la Tabla 1.

Durante ciertas circunstancias económicas, como los bajos precios de la leche o la baja demanda de leche vendible, puede tener sentido que una granja alimente con leche entera vendible en lugar de un sustituto de leche. Normalmente es costoso alimentar con alto contenido de grasa, y esa ha sido una razón para no sobrealimentarla. Asegúrese de considerar cuánto cuesta la grasa en su dietalíquida.

Antes de comenzar o cambiar a leche entera, una lechería debe comprender la cantidad de proteína y grasa que contiene su leche. Para las granjas que desean alimentar con leche entera pero también están buscando mucho crecimiento magro e ingesta de iniciador en terneras, hay opciones para ajustar la proporción de proteína a grasa para acercarla a una proporción de 1: 1. Los productos conocidos como potenciadores o equilibradores de la leche entera están diseñados como aditivos de proteínas y vitaminas / minerales para la leche entera. Además, los sustitutos de leche con alto contenido de proteínas también se pueden utilizar de  esta manera.

Tasa de alimentación

La tasa de alimentación se refiere a la cantidad real (gramos totales de proteínas y grasas) que consume la cría. Al seleccionar un sustituto de leche, el área principal de enfoque a menudo está en los porcentajes de proteínas y grasas. Los sustitutos de la leche a menudo se refieren por su contenido de proteína cruda seguido por el contenido de grasa cruda, como 20:20, 22:20 o 24:18. En cuanto a la leche entera, la Tabla 2 puede ayudarlo a identificar su porcentaje de proteína a grasa.

Aunque a menudo nos referimos a la alimentación líquida por los porcentajes de proteína y grasa, las terneras requieren gramos totales de proteína y gramos totales de grasa para satisfacer sus necesidades de mantenimiento y crecimiento. Por lo tanto, la cantidad de sustituto de leche o leche alimentada es clave para alcanzar los objetivos de crecimiento. Seleccionar la proporción adecuada de proteína a grasa para ajustarse a la tasa de alimentación es una estrategia para equilibrar proteínas y grasas. De esta manera, ni las proteínas ni las grasas son un nutriente limitante significativo, y las terneras están utilizando eficientemente los alimentos sin desperdiciar proteínas o energía.

Por ejemplo, si está alimentando un sustituto de leche 24:18 a una tasa baja de 1 libra por día, la energía sería limitada y la cría no utilizaría todas las proteínas que se le suministran. Pagar por la proteína que no se está utilizando es una pérdida de dinero. Una mejor solución puede ser alimentar con una dieta de leche 24:18 a la tasa recomendada de 2.5 libras por día. Esto aumentará la cantidad de energía que consume la ternera; por lo tanto, la energía ya no está limitada y la cría utilizará más proteínas.

Cuando se alimenta con sustituto de leche, una tasa de alimentación más alta generalmente requiere una mayor proporción de proteína a grasa. Esto es para equilibrar la ganancia permisible de proteínas con la ganancia permisible de energía y evitar limitar cualquiera de los nutrientes. A una tasa de alimentación de 2.25 a 2.5 libras por día, la proporción de proteína a grasa que recomiendo es de 1: 2 a 1: 4. Esta es una manera eficiente de utilizar proteínas y grasas para que ninguno sea un nutriente limitante. Por el contrario, la relación proteína / grasa en la leche entera es inferior a 1, lo que significa que la energía generalmente se sobrealimenta.

ARTICULO COMPLETO   3 COSAS A CONSIDERAR AL DISENAR EL PROGRAMA DE ALIMENTACION CON LECHE