8 RECOMENDACIONES PARA MEJORAR LA CONDUCTA ALIMENTARIA DEL VACUNO DE LECHE

257

 

 

8 RECOMENDACIONES PARA MEJORAR LA CONDUCTA ALIMENTARIA DEL VACUNO DE LECHE

La Asociación Nacional de Especialistas en Medicina Bovina (Anembe) celebró este lunes en Madrid una jornada técnica sobre nutrición de rumiantes, en la que destacados expertos a nivel nacional e internacional expusieron los últimos estudios para optimizar la ingesta y el aprovechamiento del forraje por el ganado vacuno criado en sistemas intensivos.

Resumen de la ponencia de María Devant y Álex Bach, investigadores del IRTA de Cataluña, dentro de la III Jornada Fedna-Anembe sobre nutrición de rumiantes.

En este sentido, María Devant y Álex Bach, investigadores del Departamento de Producción de Rumiantes del IRTA, centro público catalán de referencia en España, ofrecieron unas recomendaciones prácticas para mejorar la conducta alimentaria del ganado vacuno. Como punto de partida, María Devant recordó que “la conducta alimentaria está relacionada con el consumo de alimento y viene definida principalmente por tres parámetros: el número de visitas a los comederos, el tamaño de la comida y la duración de la misma.

A) Terneras en fase de destete y mamones

En este sentido, las terneras en la fase de destete intentarán seleccionar dentro de la ración aquellos alimentos que satisfagan sus necesidades y, en segundo lugar, que les aumenten su hedonismo, generándoles una sensación de placer. Por ejemplo, un estudio (Miller-Cushon et alii, 2014) demostró que terneras de 2 meses de vida eran capaces de identificar si una mezcla de dos pellets (uno de 8 y otro de 4 milímetros) contenían soja o colza, y mostraban una clara habilidad para seleccionar en favor de los pellets que contenían soja.

A este respecto, los investigadores del IRTA ofrecieron las siguientes recomendaciones para mejorar la conducta alimentaria en terneras de recría, y por lo tanto, su crecimiento y su rentabilidad.

1) Antes del destete, hay que exponer a las terneras a forraje secopicado a unos 2,5 centímetros

La conducta alimentaria a edades tempranas es importante porque puede repercutir en la conducta alimentaria a posteriori. Así, los investigadores del IRTA recordaron los datos de un estudio que concluyó que las terneras expuestas a heno fino molido antes del destete seleccionaron a favor del concentrado y en contra del forraje de partícula grande después del destete.

Por tanto, según María Devant y Alex Bach, es recomendable que las terneras de reposición se expongan a forraje seco (preferiblemente paja, pero puede ser también heno de rye-grass u de otras gramíneas) picado a unos 2,5 centímetros antes del destete, para evitar que cuando sean expuestas a raciones con mayor proporción de forraje se minimice la conducta de selección, evitando así posibles trastornos ruminales como acidosis.

2) En el destete mejor que la ración sea mezclada (unifeed) que ofrecer alimentos por separado.

Además, tras el destete, es preferible aportar a las terneras de recría, o a los mamones, una ración total mezclada (unifeed) y evitar ofrecerles heno y concentrado por separado, porque el consumo va a ser más homogéneo, y va a haber menos selección en contra de los forrajes y de las partículas largas.

3) Tamaño de partícula del forraje:

El consumo total de materia seca aumenta si el tamaño de la partícula disminuye En cuanto a como debe ser esa ración unifeed, los investigadores del IRTA recordaron que tanto el tamaño de la partícula de forraje como la humedad de la ración ejercen un efecto sobre la conducta alimentaria y sobre el consumo total de materia seca.

Así, un estudio (Khan et alii. 2014) observó que tanto el consumo total de materia seca, así como la velocidad de consumo (medida en gramos de materia seca ingeridos por minuto) tendían a aumentar y el tiempo dedicado a comer disminuía conforme el tamaño de partícula de la ración disminuía, con un óptimo del 64% de las partículas por encima de 19 mm de diámetro.

Por otro lado, el mismo estudio concluyó que como máximo la ración de las novillas debe tener un mínimo del 65% de materia seca, pues raciones con una humedad superior al 35% resultan en descensos del consumo.

4) Evitar la competencia en el comedero.

La densidad animal es un factor que condiciona de manera importante la conducta alimentaria del ganado vacuno. Así, en situaciones de alta competencia para acceder al comedero, las novillas y las vacas consumen la ración a un mayor ritmo de ingestión, especialmente justo después de ofrecer comida fresca.

Esta mayor competencia redunda en un descenso del número de visitas al comedero durante el día, y las que se producen son más largas y con una mayor cantidad de materia seca consumida.

Este distanciamiento entre comidas en situaciones de competencia puede ser debido a dos factores: a un mayor consumo de materia seca justo en el momento de ofrecerle la comida y a un descenso del PH ruminal, como consecuencia de la mayor velocidad de consumo (menos secrección de saliva) y mayor cantidad de materia seca consumida en esa visita. Y en situaciones de bajo PH y alta osmolaridad ruminal -con los consecuentes riesgos de acidosis- el apetito disminuye y las visitas al comedero se distancian.

ARTICULO COMPLETO   8 RECOMENDACIONES PARA MEJORAR LA CONDUCTA ALIMENTARIA DEL VACUNO DE LECHE