ALIMENTACIÓN DE LA VACA LECHERA PREPARTO

185

 

 

 

VACA LECHERA PREPARTO  ALIMENTACION

Una alimentación inadecuada de la vaca seca tiene efectos negativos sobre el animal que pueden provocar, desde una producción de leche inferior a la que podría alcanzar, de acuerdo a su potencial genético y nivel de nutrición post- parto, hasta desarreglos metabólicos que ocasionen su muerte. De allí la importancia de racionalizar la alimentación de la vaca durante período seco y mejorar la eficiencia de utilización del forraje disponible para producción de leche.

Ing. Agr. Alfredo Irigoyen

Aspectos generales sobre la lactancia y el período seco. Los nutrientes consumidos por los animales lecheros se destinan a las funciones que se describen según el siguiente orden de prioridades:

1) Mantenimiento

2) Gestación

3) Crecimiento (vaquillonas)

4) Lactación

5) Recuperar estado corporal

6) Reproducción

Es importante recordar las curvas típicas de producción de leche, de consumo y de balance de energía para vacas lecheras bien alimentadas durante la lactancia, las que se observan en la Fig. No 1.

Figura 1. Producción de leche, consumo de energía neta y balance de energía en vacas de alta producción alimentadas adecuadamente. Bauman, 1980. LCG – Leche corregida por grasa

En estas condiciones el pico de máxima producción se alcanza entre los 35 y 50 días posteriores al parto, mientras que el consumo que se encuentra deprimido aumenta progresivamente hasta alcanzar el nivel más alto entre los 56 y 252 días de lactancia.

El momento en que se logra el máximo consumo varía con la calidad del alimento; cuanto mayor es la calidad del alimento, antes se logra el consumo máximo.

Como resultado de este desajuste entre las curvas de producción y consumo, la vaca debe movilizar reservas corporales para satisfacer los requerimientos para producción de leche.

Esto determina que el balance de energía sea negativo, es decir, que la diferencia entre energía consumida en el alimento y energía utilizada para mantenimiento y producción de leche es negativa. Es evidente que esta situación se visualiza como pérdida de peso del animal.

La posibilidad de alcanzar un alto nivel de producción enseguida del parto va a depender, en gran medida, de las reservas corporales que tenga la vaca en ese momento, las que a su vez dependen de la alimentación durante el período seco.

Es importante destacar que el balance energético negativo ocurre ya antes del parto, debido a la gran demanda de la vaca y a su limitada capacidad de consumo. Esto estaría condicionando el reclutamiento del folículo, el que demora un tiempo aproximado de 60 días en madurar y convertirse en óvulo. Es decir que las condiciones para obtener una nueva concepción a los 60 días post parto se verían afectadas ya desde las proximidades del parto.

ARTICULO COMPLETO    ALIMENTACION DE LA VACA LECHERA PREPARTO