ALOJAMIENTOS Y BIENESTAR DE LA VACA LECHERA

294

ALOJAMIENTOS Y BIENESTAR DE LA VACA LECHERA

El diseño y los equipamientos de una granja son determinantes para el cow comfort

Por Antonio Callejo Ramos

Ofrecemos un nuevo capítulo del libro «Cow comfort: el bienestar de la vaca lechera», de Antonio Callejo Ramos. En esta ocasión habla de cómo afectan los defectos de diseño o los equipamientos poco adecuados de una granja al bienestar de las vacas de producción láctea.

Por expresarlo de una manera muy simplista pero muy clara, podemos decir que una vaca produce leche “sólo” cuando está en una de las tres situaciones siguientes:
• Ordeñándose
• Comiendo
• Tumbada Teniendo en cuenta que los tiempos de ordeño deben ser limitados y que la vaca puede ingerir el alimento sólido y líquido que necesita en un tiempo relativamente reducido, podemos concluir que una de las claves del bienestar de la vaca lechera es que ésta pueda permanecer tumbada el mayor tiempo posible, para lo que no debe existir ningún factor ni elemento que reduzca el número de horas de descanso del animal.

Si tenemos en cuenta el reparto del tiempo entre las distintas actividades diarias de la vaca (tabla 1), es fácil comprender que el descanso puede verse seriamente comprometido si el tiempo dedicado al ordeño o a otras actuaciones sobre el animal se prolongan excesivamente.

Un menor tiempo de descanso conduce a que la vaca permanezca levantada durante más tiempo y aumente la incidencia de cojeras, exacerbadas por factores adicionales como los fisiológicos, nutricionales, mayor abrasividad del suelo, suelos resbaladizos, etc.

¿Qué puede reducir el tiempo de descanso?

Recordemos que el tiempo de descanso y de alimentación, conjuntamente, suponen el 80% del día, y que estas dos actividades están estrechamente ligadas, de forma que un menor tiempo de descanso implica una menor actividad en el comedero.

ARTICULO COMPLETO    ALOJAMIENTOS Y BIENESTAR DE LA VACA LECHERA