BENEFICIO DEL USO DE BECERRERAS EN GANADO DE LECHE

284

 

 

 

 

BENEFICIO DEL USO DE BECERRERAS EN GANADO DE LECHE

INTRODUCCIÓN

Una reconocida empresa fabricante de becerreras me pidió que preparase un resumen de los beneficios de alojar a las becerras en este tipo de instalaciones. En algunas partes del mundo, la legislatura ha considerado los beneficios y los riesgos del uso de corrales individuales o de estas becerreras (N. del T.: que en el campo les llaman a veces “perreras”) para los animales jóvenes. Algunos investigadores han evaluado los beneficios de salud de aislar a las becerras, en comparación con el valor potencial del contacto social cuando se les mantiene en grupos. De hecho, en algunos países se han aprobado leyes para eliminar el aislamiento de estos animales. A continuación presento mi postura sobre el tema, esperando resulte de utilidad.

Dr. Jim Quigley

RESUMEN

Las becerreras constituyen una de las prácticas de manejo más efectivas para mejorar la salud y el crecimiento de las becerras antes del destete. Durante muchos años se han usado con éxito en todo el mundo y siguen siendo una de las opciones más populares en EE.UU. Proporcionan aislamiento, que es un componente crítico para desarrollar a las becerras antes del destete, pues su aparato inmunocompetente todavía no está desarrollado y no es capaz de hacer frente a los patógenos infecciosos. En consecuencia, las becerras antes del destete son más susceptibles a los gérmenes causantes de enfermedad por lo que la tasa de morbilidad es particularmente alta en esta etapa. Las encuestas realizadas en todo el mundo han identificado al período previo al destete como el de mayor riesgo para las becerras lecheras.

La práctica de aislar a estos animales de los demás reduce al mínimo la diseminación de los microorganismos infecciosos y por ello se ha convertido en una práctica de manejo ampliamente aceptada. Se ha demostrado que el alejar a las becerras del resto del grupo mejora su salud, reduce la morbilidad y la mortalidad, y no tiene efecto alguno sobre el comportamiento ni sobre la productividad posterior. Muchos estudios han demostrado que esta reducción en las tasas de morbilidad y mortalidad asociada con el uso de becerreras, se debe al aislamiento y a la reducción concomitante en la exposición a los patógenos. Además, las becerreras bien diseñadas proporcionan una excelente ventilación natural, lo cual puede reducir todavía más la incidencia de enfermedades respiratorias. En la Universidad de Tennessee, EE.UU. se han realizado investigaciones con animales en becerreras, demostrado que este sistema de manejo es superior a otros en nuestro ambiente, y la salud de las becerras casi siempre es excelente.

Al nacer, las becerras tienen una capacidad profundamente limitada de combatir las enfermedades pues, como ocurre con muchas otras especies, carecen de anticuerpos circulantes (o inmunoglobulinas) al nacer, que de lo contrario permitirían al animal reconocer y matar a los gérmenes causantes de enfermedades. La becerra adquiere estos anticuerpos al consumir el calostro durante las primeras 24 horas de vida, pero desgraciadamente muchos animales consumen cantidades inadecuadas de calostro y esto aumenta su susceptibilidad a las enfermedades. La adquisición de inmunidad pasiva en las becerras recién nacidas ha sido tema de intensa investigación en Estados Unidos, el Reino Unido y en muchas otras partes del mundo. La revisión más completa sobre la transferencia de inmunidad pasiva a las becerras es el libro publicado por J.H.B. Roy (1). Además de la inmunidad pasiva marginal, el sistema inmune activo propio de la becerra no tiene ninguna experiencia de trabajo y, además, se deprime al poco tiempo después del nacimiento, por lo que con frecuencia resulta inadecuada la capacidad del animal de responder a las infecciones. El Departamento de Agricultura de EE.UU. determinó que el índice de mortalidad de las becerras lecheras antes del destete fue del 11.0% en 1996 (2). La mayor parte de estas muertes ocurrió antes de las 8 semanas (que es la edad promedio de destete en EE.UU.) y la causa principal fueron las infecciones entéricas y respiratorias (2).

La transmisión de los patógenos entéricos entre las becerras antes del destete ocurre principalmente por el contacto entre animales y, además, a través de los utensilios que no se han limpiado bien o por medio del cuidador encargado. El concepto de aislar a las becerras para reducir la transmisión de patógenos antes del destete es un principio fundamental de la cría de becerras. La reducción del contacto directo entre animales puede reducir marcadamente la transmisión de los gérmenes patógenos. Por el contrario, el alojamiento en grupo aumenta el riesgo de diseminación de estos gérmenes, en caso de que alguno se establezca en el hato. Se ha demostrado que el agrupar a las becerras antes del destete incrementa el riesgo de diseminación fecal de Escherichia coli O157:H7 entre las becerras lecheras (27).

Efecto de las Becerreras sobre la Morbilidad y la Mortalidad

Una de las ventajas más particulares del uso de las becerreras (además de proporcionar aislamiento con respecto a los demás animales) es la reducción en la transmisión de los microorganismos productores de enfermedad. La mayoría de las enfermedades que se presentan en las becerras antes del destete son de índoles entérica o respiratoria (26) y la mayoría de estos gérmenes causan la infección ya sea por inhalación o por contacto fecal-oral. El impedir el contacto directo entre becerras y el proporcionarles ventilación adecuada son prácticas que pueden reducir de manera importante la transmisión de estos gérmenes. Por ejemplo, Quigley et al. (19) publicaron que entre las becerras que antes del destete se alojaron en becerreras se observó una menor prevalencia de Cryptosporidium, Eimeria y rotavirus, que en las que se mantuvieron en corrales individuales dentro de un establo para becerras sin calefacción. Además, tuvieron una menor incidencia de diarrea y su tasa de ganancia de peso fue mayor que las alojadas en los corrales (23). Jacobs et al. (22) reportaron que las becerras alojadas lejos de los animales adultos presentaron un menor riesgo de exposición al virus causante de la enfermedad sincicial respiratoria del bovino. La respuesta inmune fue mayor en los animales en becerreras, con mayores concentraciones de inmunoglobulina G (IgG) y niveles plasmáticos más bajos de cortisol, que en los animales albergados en corrales metálicos elevados (25).

ARTICULO COMPLETO    BENEFICIO DEL USO DE BECERRERAS EN GANADO DE LECHE