BENEFICIO DE LA CLASIFICACIÓN DE LA RACIÓN DEL GANADO LECHERO

215

 

 

BENEFICIO DE LA CLASIFICACIÓN DE LA RACIÓN DEL GANADO LECHERO

La mayoría de las veces, cuando pensamos en la clasificación de la racion y las vacas lecheras, que se centran en las consecuencias negativas de vacas que comen selectivamente las partículas más finas en una dieta. Pero hay cada vez más pruebas de que las vacas que enfrentan un desafío acidosis seleccionarán alimentos con alta capacidad amortiguadora ruminal si se les da la oportunidad.
Vacas lecheras de alta producción requieren grandes cantidades de energía en la dieta con el fin de satisfacer las demandas de la producción de leche. Las dietas altas en energía, sin embargo, puede poner la vaca en riesgo de acidosis ruminal subaguda (SARA). Las dietas altas en energía son a menudo dietas concentradas con bajo contenido de fibra detergente neutro (FDN) y con alto contenido de almidón. La alimentación de más grano y menos forraje aumenta la producción de ácidos grasos volátiles (AGV) en el rumen, como los granos son generalmente digeribles en el RUMEN  que los forrajes y que se digieren rápidamente también. El pH del rumen óptimo en una vaca lechera es entre 6,0 y 6,2 (Van Soest, 1994). Está bien documentado que cuando el ganado consume una dieta alta en carbohidratos altamente fermentables y baja en fibra estructural, el pH del rumen a menudo cae por debajo de 6,0 (Owens et al., 1998) como la producción de AGV excede la capacidad de las vacas para absorberlos. Cada vaca tiene una capacidad inherente para amortiguar y absorber el ácido, y que la capacidad determina hasta qué punto su pH ruminal caerá después de una comida que contiene en grandes cantidades de hidratos de carbono fermentables (Krause y Oetzel, 2006). Aunque es fundamental para satisfacer las necesidades energéticas de las vacas de alta producción, la acidosis se debe evitar para asegurar alta producción de leche, el uso eficiente de la alimentación y del rumen y la salud general de la vaca.

Forrajes  en general,  partículas largas de forraje, en particular, fomentan la masticación y la secreción de saliva, lo que amortigua la producción de AGV y la digestión de alimento (Mertens, 1997). Por lo tanto, forraje tamaño de partícula y la cantidad de fibra en la dieta pueden tener un impacto significativo en el pH ruminal. Las vacas que consumen las partículas de forraje más largos pasan más tiempo comiendo (por kilo de materia seca) y rumia, lo que aumenta el flujo de saliva y sus buffers asociados en el rumen. El contenido de fibra de la dieta es un factor que afecta a la actividad de masticación primario y se cree que es un indicador del efecto de la dieta en la salud y la función (Yang et al., 2001)del  rumen. En comparación con las dietas altas en forraje, piensos concentrados ricos son más rápidamente fermentables debido a su composición, contienen fibra físicamente menos eficaces, y pueden resultar en condiciones ruminales subóptimos de pH bajo en general. Estas situaciones pueden limitar la digestibilidad de algunos componentes de la alimentación.

Por desgracia, las vacas generalmente no seleciona partículas largas debido a su naturaleza menos apetecible y clasifica para las partículas más finas en la ración. Este comportamiento puede dar lugar a problemas metabólicos como la SARA. Las vacas que consumen las partículas más finas de la ración están reduciendo su consumo de tamaño de las partículas, en efecto, su consumo de FDN (Leonardi y Armentano, 2003; Kononoff y Heinrichs, 2003). Estas dietas según contienen hidratos de carbono fermentables y más de fibra menos eficaz que la ración formulada. Clasificación de la dieta, sin embargo, puede ser beneficioso durante los períodos de la acidosis. Cada vez hay más evidencia de que las vacas lecheras seleccionarán alimentarse con una alta capacidad de amortiguación ruminal en un intento de atenuar los efectos de la baja del pH ruminal para mejorar la salud del rumen y el consumo de materia seca (CMS). Keunen et al. (2002) demostraron que las vacas lecheras en lactación inducida con SARA aumentaron su preferencia por mucho heno de alfalfa sobre alfalfa granulada. Vacas clasifican para las partículas más largas en una TMR cuando desafió con una dieta de almidón es alto (Beauchemin y Yang, 2005; Yang y Beauchemin, 2006). DeVries et al. (2008) también se utiliza un modelo de desafío del rumen para inducir SARA en vacas al principio y media de la lactancia en Holstein. Los cambios en la conducta alimentaria se midieron mediante la determinación de la distribución del tamaño de partícula de los piensos y las negativas ofrecidos. Después del desafío el rumen, de las vacas de ambos grupos cambiaron su comportamiento de ordenación. DeVries et al. (2008) determinaron que las vacas en lactancia temprana en general aumentaron su clasificación para partículas del medio y contra las partículas cortas y finas y exhibieron ningún cambio en la clasificación de partículas largas cuando son desafiados. Un estudio de Penn State (maulfair et al., 2013) mostró que las vacas con dietas largas  podrían ordenar para los componentes más pequeños de alimentación de tamaño de partícula y las vacas con dietas cortos según los componentes más largos de la dieta. Estos estudios sugieren que las vacas en lactancia temprana alteraron su comportamiento de ordenación para consumir una dieta que puede ayudar a atenuar su combate de SARA o insuficiencias en sus dietas. Además, complementa la TMR con heno largo mantiene DMI durante incidentes y recuperación de los períodos de baja el pH del rumen en un reciente estudio de Penn State que llevamos a cabo.

Dieta clasificación por el ganado lechero puede ser beneficioso en tiempos de SARA o dietas desequilibrio en algunos casos. Proporcionar partículas de forraje más largos y fibra efectiva puede mejorar el pH del rumen y mantener DMI durante incidentes de SARA.
Información de Contacto
Alanna Kmicikewycz
Candidato PhD, Ciencias de los Animales

http://extension.psu.edu/animals/dairy/news/2014/can-ration-sorting-benefit-lactating-dairy-cattle
Traducción google