BUENAS PRÁCTICAS PARA UNA TERAPIA DE SECADO EFECTIVA

222

 

 

 

TERAPIA DE SECADO EFECTIVA

 

ASPECTOS FUNDAMENTALES A TENER EN CUENTA EN LA TERAPIA DE SECADO

El secado durante el período de transición de la vaca es determinante para el nivel de producción en la próxima lactancia. El cumplimiento de sus objetivos, cura y prevención de infecciones intramamarias, dependerá de un correcto procedimiento.

Méd. Vet. Sergio Castro. 2018. Asociación Pro Calidad de la Leche y sus derivados (APROCAL)

Esto se realiza en la transición de la vaca ya que en ese período el tratamiento con antibióticos es más eficaz por el cese de la lactancia. Sus objetivos son la cura de infecciones intramamarias existentes en el secado y su prevención durante esta etapa.

Como aproximadamente el 60% de los casos de mastitis clínica previos al período de ordeño tienen su origen en este momento, la terapia de secado será determinante en la salud de la ubre y en el nivel de producción en la siguiente lactancia. Por lo tanto, es necesario cumplir con ciertos requisitos en cada etapa relativa a este procedimiento para lograr una terapia que cumpla con sus objetivos.

Algunas de estas recomendaciones incluyen la disminución de ingesta de nutrientes antes del secado, la vacu- nación en el secado, la reducción del estrés durante toda la transición y el cuidado de la higiene especialmente antes del primer ordeño.

El secado terapéutico de todos los cuartos, es un momento de oportunidad para la cura de las infecciones intramamarias adquiridas durante su última lactancia, así como de prevención de las nuevas infecciones que pudieran ocurrir en éste período. Esto es posible debido a que se usan antibióticos formulados para una liberación lenta y con mayor concentración que las que se pueden usar durante el período de lactancia. A su vez, por el cese del ordeño, la permanencia del antibiótico en la glándula mamaria es mayor.

La terapia de secado va a ser determinante en la próxima lactancia a nivel de producción y del estado de salud de las ubres. Aproximadamente el 60% de los casos de mastitis clínica que suceden al principio de la lactancia se originan en el periodo seco (Green et al 2002). Por lo tanto, para evitar nuevas infecciones antes del parto y curar cualquier infección existente, las vacas lecheras deben secarse de forma metódica y con cuidado. Debido a esto, con una adecuada técnica de secado y manejo de las vacas secas es factible lograr los siguientes objetivos:
1. CURA BACTERIOLÓGICA de infecciones intramamarias existentes al momento del secado.
2. PREVENCIÓN DE NUEVAS INFECCIONES que ocurren durante el período de secado.
Para ello es fundamental cumplir con ciertos requisitos mínimos:

PREVIO AL SECADO

  • ♦  Disminuir la ingesta de nutrientes (energía y proteína), principalmente disminuyendo la cantidad de concen- trado, dos semanas antes del secado.
  • ♦  Reducir el rendimiento lácteo a menos de 15 lts.
  • ♦  Realizar interrupción brusca de ordeñe.

AL MOMENTO DEL SECADO

♦  Adoptar estrictas prácticas higiénicas para prevenir contaminación de los cuartos mamarios al momento de realizar la rutina de secado.

♦  Limpiar y desinfectar pezones con producto germicida eficaz. Dejar actuar 25- 30 segundos y luego secar.

♦  Desinfección cuidadosa de punta de pezón con alcohol al 70%.

♦  Tratar todos los cuartos con antibiótico intramamario (terapia antimicrobiana en sábana).

♦  Uso de productos comerciales aprobados y correctamente almacenados.

♦  Elección del producto/antibiótico en función del perfil bacteriológico del tambo, del periodo de protección del producto y la tasa de cura publicada del producto.

♦  Uso de selladores internos (se sabe que una gran cantidad de cuartos mamarios presentan retraso prolongado o falta absoluta en la formación del tapón de queratina natural. Este riesgo     se observa sobre todo en vacas de alta producción de leche). Garantizar adecuada colocación.

♦  Uso de selladores de barrera externos (inspección visual de los pezones y de ser posible replicación del sellador externo una vez por semana durante todo el período seco).

♦  Vacunación (J5 – Escherichia coli).

ARTICULO COMPLETO  BUENAS PRACTICAS PARA UNA TERAPIA DE SECADO EFECTIVA