CALIDAD MICROBIOLÓGICA DEL CALOSTRO: SU IMPORTANCIA EN LA SALUD DEL TERNERO

280

 

 

EL CALOSTRO SU IMPORTANCIA EN LA SALUD DEL TERNERO

El manejo correcto en la recría de las explotaciones de leche está asumiendo una relevancia cada vez mayor y la administración del calostro se ha convertido en uno de los aspectos fundamentales. En este artículo pretendemos destacar la importancia de su calidad microbiológica y su impacto en la salud del ternero.

Actualmente, debido al aumento de los costes de los factores de producción, que no viene acompañado de un aumento proporcional del precio de la leche vendida por las explotaciones lecheras, la eficiencia productiva es extremamente significativa para su supervivencia. Cada vez cobra más importancia el coste del litro de leche producida, que depende de diversos factores, entre los cuales destaca el periodo no productivo de las vacas. Este engloba, además de la fase seca del animal, todos los días desde el nacimiento de la ternera hasta el inicio de la primera lactación.

Carlos Cabral SVAExpleite, ICBAS-U. Porto

Hoy en día las explotaciones lecheras más competitivas reconocen la suma importancia de la recría, afrontándola coma una inversión futura, independientemente de que se haga en la propia explotación o de forma externa. Como la recría tiene un peso económico considerable en la explotación, uno de los objetivos principales de su manejo eficiente es que las novillas puedan tener el primer parto entre los 22 y los 24 meses de edad, con el fin de reducir los costes de recría y conseguir animales con buena productividad y longevidad. Esto solo es posible si les garantizamos a estas futuras productoras un buen estado de salud, una buena nutrición y prácticas de manejo correctas (Lorenz, 2011).

EL CALOSTRO

Las dolencias neonatales tienen un impacto económico significativo en las explotaciones de leche, tanto por el corto plazo por las muertes y los costes de tratamientos realizados, como por el largo plazo a través del impacto negativo en la productividad y en la longevidad de las futuras productoras. De este modo, las prácticas de manejo deben tener como objetivo principal la reducción del riesgo de aparición de enfermedad en los terneros desde el primer día tras el nacimiento.

Como primera fuente de alimento, el calostro aporta nutrientes esenciales que aumentan el metabolismo del ternero y estimulan la actividad digestiva (Heinrichs y C. M. Jones, 2002). Asimismo, el ternero recién nacido, debido a la estructura de la placenta materna, nace sin factores inmunológicos capaces de ofrecer resistencia contra dolencias; por eso dependen de la inmunidad suministrada a través de la toma del calostro materno, conocida como “inmunidad pasiva” (Godden, 2008).

La calidad, la cantidad y el timing de la administración del calostro son los principales factores que afectan a la morbilidad y a la mortalidad de los terneros (Heinrichs y C. M. Jones, 2002). Para que no haya errores, deberá suministrarse con la cantidad adecuada. Estudios recientes recomiendan entre 3 y 4 l y que se realice lo más rápidamente posible; lo ideal sería en las primeras 3 horas de vida y 2 l más hasta 8-12 h después del nacimiento (Lorenz, 2011). Así, con un calostro que contenga una concentración adecuada de inmunoglobulinas (>50 g/l) conseguimos garantizar que el ternero ingiera entre 150 y 200 g durante el tiempo adecuado (Doepel y Bartier, 2014). La mejor forma de lograrlo será a través del fornecimiento del calostro con biberón o con la sonda esofágica, una vez que dejar al ternero con su madre no garantiza que esas cantidades sean alcanzadas (Mendoza et al., 2016), además de que la falta de la preparación higiénica de los pezones de la vaca, sobre todo si el lugar de parto no fuese el más adecuado, aumenta el riesgo de ingesta de bacterias (Kertz et al., 2017).

“LA CALIDAD, LA CANTIDAD Y EL TIMING DE LA ADMINISTRACIÓN DEL CALOSTRO SON LOS PRINCIPALES FACTORES QUE AFECTAN A LA MORBILIDAD Y A LA MORTALIDAD DE LOS TERNEROS”

LA CALIDAD MICROBIOLÓGICA DEL CALOSTRO

Un variado número de factores pueden influir en la producción y en la calidad de los constituyentes del calostro: raza, paridad, época de partos, duración del periodo seco, ordeño antes del parto, nutrición, planes vacunales existentes y estado de salud del efectivo, los cuales ya fueron largamente estudiados, tal y como se refiere Godden (2008), y que pueden ser responsables de un fallo en la transferencia pasiva de la inmunidad al ternero. No obstante, la contaminación bacteriana también tiene un impacto negativo en la adquisición de la inmunidad pasiva por parte del ternero yaparenta ser un problema común en muchas explotaciones (McGuirk y Collins, 2004). Las causas pueden ser las bacterias existentes en la propia ubre de la vaca o la contaminación del calostro tras la recogida o por proliferación bacteriana debido a malas condiciones de almacenamiento (Heinrichs, 2009). Estos agentes infecciosos pueden ocasionar enfermedades tales como enterites o septicemias y su presencia en el interior del intestino puede también dificultar la absorción de los factores de inmunidad (Stewart, 2005).

Además, el calostro puede también contribuir a la transmisión de dolencias causadas por microrganismos, tales como Mycoplasma spp, M. Avium subesp. paratuberculosis, Salmonella spp, Listeria monocytogenes y coliformes fecales (Armengol y Fraile, 2016; Heinrichs, 2009)

En la actualidad se considera que un calostro tiene calidad microbiológica aceptable si se presenta un conteo bacteriano total (CBT) <100.000 cfu/ml y un conteo de coliformes totales (CCT) <10.000 cfu/ml (McGuirk y Collins 2004; Stewart et al., 2005). Aunque los valores límites sean bastante altos, un número elevado de muestras de calostro no alcanza esos parámetros de calidad. Estudios realizados en Canadá (Fecteau, 2002) y en Australia (Phipps et al., 2016) demostraron que respectivamente el 36 % y el 42 % de las muestras analizadas presentaban un CBT >100.000 cfu/ml. Más recientemente, en el norte de Portugal, en 76 muestras provenientes de 14 explotaciones, el 41 % también presentaba un CBT por encima del límite máximo (figura 1; Cabral, 2019, datos no publicados).

ARTICULO COMPLETO  CALIDAD MICROBIOLOGICA DEL CALOSTRO SU IMPORTANCIA EN LA SALUD DEL TERNERO