CALOR Y PRODUCCIÓN NO SON INCOMPATIBLES

187

 

 

 

CALOR Y PRODUCCIÓN NO SON INCOMPATIBLES

INTRODUCCIÓN

El clima cálido deprime la producción de leche y la performance reproductiva de las vacas lecheras, las que an- te condiciones de sensación ambiental fuera del rango considerado como de confort o bienestar, sufren el llamado Stress Térmico.

Cuatro factores confluyen efectivamente para tal situación:

1)  Temperatura del aire

2)  Movimiento del aire

3)  Humedad ambiental

4)  Radiación solar

Méd. Vet. Raúl Rocchia*. *Dpto. de Producción Primaria de SanCor.
Sitio Argentino de Producción Animal  Méd. Vet. Raúl Rocchia*. 1995. Rev. Sancor,

La combinación de los factores 1 y 3, permite conformar el llamado ITH o índice de temperatura y humedad; cuando éste excede de 72, las vacas lecheras se ven afectadas. Esta condición se agrava a medida que el índice crece, por ejemplo:

Estos ejemplos indican como varía el índice en función de la temperatura ambiental y la humedad. Por nuestras condiciones, a partir de aproximadamente 25o C de temperatura las vacas empiezan a sufrir stress y como es ob- vio, existen momentos del día en algunas temporadas de verano donde los índices llegan a valores realmente seve- ros.

Ante estas situaciones, las vacas responden:

  •   Bajando el consumo de alimento
  •   Aumentando el consumo de agua
  •   Cambiando sus requerimientos nutricionales de mantenimiento.
  •   Aumentando la perdida de agua por evaporación, a través de la piel y pulmones.
  •   Cambiando la concentración de hormona antidiurética en sangre.
  •   Aumentando la temperatura corporal.
    Los investigadores, sugieren tres vías de acción para moderar el stress térmico.
  • Modificación física del ambiente
  •   Manejo nutricional.
  •   Desarrollo de líneas genéticas tolerantes a condiciones extremas.Las que pueden manejarse en el corto plazo son las dos primeras.

    MODIFICACIÓN DEL AMBIENTE

Sombra:
Las más efectivas son las sombras consistentes, esta es, forestación de follaje compacto, o techo elevado de

chapas, tejas, o en otro material que retenga el 100 % de la radiación, en lo posible con color blanco en la cara expuesta al sol, elevados por encima de los 3 metros.

Por supuesto, la forestación lleva su tiempo, pero los techos sólidos no son baratos y su amortización es a muy largo plazo.

Las sombras de malla son menos efectivas pero también muy útiles, sobre todo pensando en su bajo costo y en que su durabilidad es suficiente para acompañar su instalación con un proyecto de forestación con especies de rápido desarrollo (olmos, álamos, paraísos, etc.) y, preferentemente, de hojas caducas.

En cuanto a la superficie, se sugieren entre 4 y 5 metros cuadrados por animal en áreas húmedas. La orienta- ción y diseño, en mangas de unos 4 metros de ancho por la longitud deseada, orientadas de E a O, parecen el crite- rio más adecuado.

Recordemos que el corral de encierre para el ordeñe también debe estar sombreado, particularmente si los ho- rarios de ordeñe son tales que requieran el encierre en horas «pico» de calor.

Las parras, de uso común en los patios, pueden ser una excelente alternativa, pues no sólo la temperatura es más baja, sino que se crea un ambiente más agradable de trabajo para las personas. También las cañas tipo tacuara son útiles.

En países o áreas de condiciones más extremas, la ventilación forzada, con ventiladores de 1,2 metros de diá- metro dio excelentes resultados, pero se trata de vacas cuyo tiempo de encierre es mayor que los nuestros, por tratarse de sistemas intensivos.

Otra alternativa es el enfriamiento por evaporación de agua a temperatura de pozo, lo que a través de picos spray, genera un ambiente de humedad y temperatura agradable. Son sistemas para climas muy secos.

Aparte de estos comentarios, digamos que es más importante el pico mínimo de ITH que el máximo. Un ITH nocturno alto impide que la vaca disipe el calor acumulado en el día.

Generalmente nuestras noches son frescas, por lo tanto, si moderamos el impacto del ITH diurno con sombra abundante, tanto a campo como en el ordeñe, más algunas medidas de manejo, seguramente podremos minimizar el efecto del calor. Dentro de las medidas de manejo, es de gran ayuda evitar caminar largas distancias en horas de calor «pico», ajustar los horarios de ordeñe a aquellos en que las vacas no pastorean, y suministrar agua cercana de buena calidad.

ARTICULO COMPLETO   CALOR Y PRODUCCION NO SON INCOMPATIBLES