CLAVES PARA REDUCIR LA MAMITIS AMBIENTAL EN LA GRANJA

87

 

 

 

REDUCIR LA MASTITIS AMBIENTAL EN LA GRANJA

El veterinario Iván Mato aporta algunas recomendaciones para afrontar la mamitis ambiental en el ganado vacuno y mitigar sus efectos. La salud de la ubre, las vacunas y el bueno manejo son fundamentales para atajar esta infección.

L. Martínez

La mamitis sigue siendo la enfermedad que más gastos genera en una ganadería de vacuno de leche, pese a que en los últimos años se ha mejorado y reducido mucho su incidencia en las granjas. Frente a las mamitis contagiosas, que durante los años 90 tenían una gran presencia en las ganaderías, las mamitis de origen ambiental están detrás de la mayor parte de las infecciones mamarias en la actualidad. Conocemos algunas de las claves a tener en cuenta para atajar estas infecciones de la mano del veterinario Iván Mato (Hipra), que abordó esta cuestión en las jornadas ganaderas de Agolada.

“En los años 90 predominaban las mamitis contagiosas, que solían cronificar, y hoy son habituales las ambientales”

igual que evolucionaron las granjas y el manejo tanto de los animales como de la leche en las últimas décadas, la mamitis, aunque sigue teniendo una incidencia destacada en todas las ganaderías de vacuno, también ha cambiado a lo largo de los años. “La mamitis sigue siendo la enfermedad que más pérdidas causa, pero su origen, la problemática que observamos y la manera de combatirla ha evolucionado”, indica Mato.

A finales de los años 90, en las granjas predominaban las mamitis contagiosas provocadas por patógenos Streptococcus agalactiae, Corynebacterium bovis y sobre todo Staphylococcus aureus. Son infecciones que se transmitían de vaca a vaca, de una ubre a otra, por la pezonera de la ordeñadora o las manos de los ganaderos, entre otras vías. Pese a que no solían ser muy graves, tendían a cronificar y suponer un importante problema para el rebaño. Estas mamitis, que acostumbraban a ser subclínicas y no revestir mucha gravedad, provocaban que los recuentos celulares en el tanque de algunas ganaderías no bajasen de las 400.000 células somáticas por mililitro de leche.

Tiempo de la mamitis ambiental

Las mejoras en el manejo y en las instalaciones hicieron que se hayan reducido estas infecciones y que ahora sea más habitual que en la granja las mamitis sean de tipo ambiental. “En estos años se ha mejorado mucho. No es que las mamitis ambientales hayan aumentado, sino que se ha reducido la incidencia de las contagiosas”, explicó el veterinario Iván Mato en el transcurso de las jornadas ganaderas celebradas recientemente en Agolada (Pontevedra).

ARTICULO COMPLETO   CLAVES PARA REDUCIR LA MAMITIS AMBIENTAL EN LA GRANJA