COMO ALIMENTAR CORRECTAMENTE EN TIEMPOS DE CRISIS

343

 

 

 

COMO ALIMENTAR CORRECTAMENTE EN TIEMPOS DE CRISIS

Michael F. Hutjens

• Cuando realice cambios en la alimentación, evite las mermas en producción o componentes de la leche.

• Los puntos que hay que revisar como alternativas económica- mente viables son: disminución de los niveles de almidón, utilización de subproductos, revisión del uso de aditivos, volumen de restos y su disminución, y analisis de su política de agrupamiento de animales.

• Decisiones que podrían ser económicamente erróneas: retirar fuentes de grasa , no utilizar un modelo ruminal para balancear los niveles de aminoácidos metabolizables, retirar minerales o aditivos solamente para ahorrar dinero, o bien abandonar la política de balance de la ración y la inversión en recursos.

• La monitorización de los rendimientos de su política de alimenta- ción pondrá en evidencia áreas a revisar y a optimizar.

En un contexto de descenso del precio de la leche y de cambio constante de los precios de las materias primas de alimentación, algunos productores están tomando decisiones para abaratar el coste de alimentación, que paradójicamente podrían reducir los márgenes de beneficio. Además de trabajar con un buen programa de alimentación, es importante tomar las decisiones acertadas en cada momento.

LAS TRES REGLAS DE ORO

Regla 1:

Evitar el descenso en la producción de leche, pues los ingresos bajaran más que el ahorro en el coste. Una libra de ración en materia seca cuesta de 9 a 11 centavos. Una libra de materia seca por encima de las necesidades de mantenimiento puede soportar 2 libras más de leche. Si disminuimos una libra de materia seca nos ahorramos 10 centavos, aunque vamos a perder entre 36 y 40 centavos en ingresos potenciales procedentes de la producción de leche.

Regla 2:

Mantenga los componentes de la leche; la proteína de la leche se valora en unos 3,40 $ por libra, mientras que la grasa en 1,80 $ por libra. Pobres calidades en cuanto a componentes de la leche pueden reflejar errores y malas prácticas en los programas de alimentación, mal funcionamiento ruminal y pérdida de ingresos.
Regla 3:

No implemente cambios en la alimentación que puedan reper- cutir sobre el rebaño a largo plazo, por ejemplo a nivel de fertilidad y de salud del rebaño. Así como la pérdida en cuanto a producción de leche y/o de sus componentes son efectos que pueden observarse tras pocas semanas de corregir la ración, existen otros factores como puedan ser la consecución de gestaciones, la incidencia de cojeras, o bien la diminución de células somáticas que pueden tardar meses o una lactación entera en poder valorarse en plena magnitud.

TOMA DE DECISIONES A CONSIDERAR

1 Una importante área a tener en cuenta la constituyen los niveles de almidón que estudios recientes reflejan que la producción de leche puede ser mantenida suministrando niveles inferiores de almidón, de entre el 18 y el 20%. Los niveles de almidón pueden ser minimizados sumi- nistrando forrajes de mayor calidad, con tal de aumentar la fibra fermentable a nivel ruminal, proveyendo fuentes de azúcares, y / o incorporando ionóforos. El procesado tecnológico del maíz en grano o en forraje puede aumentar la disponibilidad de almidón a nivel ruminal y reducir las pérdidas fecales. Estudios recientes realizados en Pensilvania e Ilinois sugieren analizar el almidón fecal , ya que constituye una herramienta útil para estimar la digestibilidad total del almidón. En caso de que el almidón fecal esté por encima del 5 – 6%, hay que revisar los factores que pueden reducir la digestión del almidón. Las muestras fecales de unas 5-10 vacas, mezcladas y manda- das a un laboratorio a analizar pueden costar entre 10 y 15 $.

ARTICULO COMPLETO    COMO ALIMENTAR CORRECTAMENTE EN TIEMPOS DE CRISIS