¿CÓMO DETECTAR OPORTUNIDADES DE MEJORA EN LA EXPLOTACIÓN? CONÓCETE A TI MISMO

167

 

 

 

CÓMO DETECTAR OPORTUNIDADES DE MEJORA EN LA EXPLOTACIÓN

Artículo de Yolanda Trillo Dono, veterinaria especializada en medidas de bienestar animal y personal. En esta primera parte incide en la importancia de detectar oportunidades de mejora en estos dos campos y en la relevancia de conocerse a un mismo como persona y como ganadero.

En ganadería, el término bienestar puede entenderse de un modo más subjetivo que objetivo, ya que generalmente lo percibimos antes de poderlo cuantificar. Se han publicado varios índices (como el de JuBach y últimamente el Welfare Quality Protocol 2009 a nivel Europeo) en el intento de medir el bienestar de los animales, sin embargo algunos parámetros están sujetos a la percepción del observador (ej., condición corporal, podología, higiene, o signos de estrés/comfort de los animales suelen seguir tablas de referencia pero elobservador es el encargado de asignar una puntuación). Con lo cual, para evitar grandes variaciones durante la monitorización de parámetros, se aconseja que la toma de datos la realice un mismo individuo. El estrés puntual de los animales resulta evidente cuando se manifiesta con nerviosismo – inquietud, huida, peleas frecuentes, miedo frente objetos o individuos, etc. El estrés de un trabajador no necesariamente se percibe por el resto de compañeros (al menos mientras no trabajen juntos), mientras que a los animales les perjudicará si el individuo realiza cambios en el manejo derivados de dicho estrés, ej., movimientos bruscos.

De modo que, el ser humano es responsable en todo momento del grado de bienestar de sus animales. Las personas somos sensiblemente afectadas por todo lo que nos rodea. Constantemente reaccionamos a sucesos del medio ambiente y lo manifestamos principalmente de dos formas: directamente exteriorizando la respuesta de forma física (con palabras y gestos) o, indirectamente interiorizando la respuesta de un modo más reservado (se queda en nuestra mente como una preocupación intrínseca). Ambas generan estrés pero la repercusión en el ambiente es diferente, en el primer caso la persona se libera de forma rápida y puntual de la mayor parte del estrés con una manifestación exagerada de las sensaciones experimentadas en el momento, mientras que en el segundo caso la persona no consigue liberarse del estrés hasta pasado cierto periodo de tiempo (no llega a exteriorizar su reacción al menos de forma tan rápida y/o espontánea).

Attachment.jpeg

En este artículo trataremos en detalle el segundo caso, un síntoma de inquietud o ansiedad personal por algo que sucedió, sucede o incluso pueda suceder. ¿Por qué sucede? debido a nuestra capacidad de razonamiento, que a diferencia de los animales, nos permite planificar acontecimientos antes de que sucedan y esto deriva en una preocupación y estrés continuo. Esta situación se debe a la toma de decisiones a la quenos vemos sometidos constantemente.

La toma de decisiones tiene su origen en: 1) los pensamientos racionales, cuando analizamos todas las posibilidades de una situación; 2) los sentimientos y emociones, cuando nos dejamos llevar por las sensaciones o impresiones, e 3) incluso puede darse una mezcla de las anteriores, pudiendo derivar en mayor conflicto por la interposición entre razón y corazón. A su vez, la toma de decisiones puede afrontarse de dos formas: positiva o negativamente. Solo se consigue el equilibrio cuando se combinan las cuatrovariables entre sí (ver Tabla).

Cuando se trata de una predicción de acontecimientos, existe una tendencia hacia los aspectos negativos y, por muy positivos que seamos, en algún momento contemplaremo los aspectos de riesgo que puede conllevar una acción, es decir, llegamos a tener presentes los aspectos negativos ante la posibilidad de que, por ejemplo, un plan falle, con lo cual quedamos sometidos a los efectos del estrés.

Existen dos tipos de estrés, el agudo (corto periodo de tiempo), que es necesario para mantener nuestra actividad diaria (‘la voluntad por querer cumplir tareas’) lo cual estimula, mientras que el crónico (largo periodo de tiempo) deprime.

El estrés se produce de forma recíproca, nosotros causamos estrés en el ambiente que nos rodea, bien sean circunstancias, personas o lugares y, el ambiente nos provoca un estrés a nosotros. Con lo cual, se generan modificaciones de situaciones en cadena debido a cambios de acción – reacción.

¿Cómo mitigar el efecto negativo que el estrés pueda desencadenar no solo en nosotros sino en el ambiente que nos rodea? Meditando. Se trata de un ejercicio individual para conseguir lo mejor de nosotros mismos. Ello requiere conocerse a uno mismo (¿quién soy?, ¿a dónde quiero llegar? y, ¿para qué hago esto?). Empezar por reconocer nuestros errores ayudará a corregirlos e influirá positivamente en nuestra autoestima, y con ello, se transmitirán ‘buenas vibraciones’ a quienes nos rodean, atrayendo la atención de las personas hacia nosotros por la seguridad y confianza que le proporcionamos. De esta forma se mitigan las preocupaciones de quienes nos rodean, de lo contrario observaremos como nuestros compañeros se van alejando de nosotros. Vamos a ponernos en distintos escenarios de nuestra vida real para entender lo explicado anteriormente.

ARTICULO COMPLETO   COMO DETECTAR OPORTUNIDADES DE MEJORA EN LA EXPLOTACION CONOCETE A TI MISMO