CÓMO MEJORAR EL MANEJO REPRODUCTIVO EN NOVILLAS

122

 

 

 

 

CÓMO MEJORAR EL MANEJO REPRODUCTIVO EN NOVILLAS

En este artículo trataremos un tema clave para el buen rendimiento de cualquier explotación: la importancia de la detección del celo en las novillas, las futuras productoras de la granja.

Carlota Antelo del Río1, Ero Couso Campo2, Elio López García3 1Veterinaria en Innogando 2Graduado en Economía y estudiante de Ingeniería Agrícola y Agroalimentaria 3CEO de Innogando

INTRODUCCIÓN

En muchas explotaciones es común que las novillas estén ubicadas en instalaciones antiguas, separadas de la nave de las vacas productoras, o incluso en el prado. Debido a esto, es normal que el ganadero no siempre pueda ejercer un control óptimo sobre ellas, por ejemplo, para la detección de los celos, y aun estando anexas a las vacas adultas a veces resulta complicado. Por esto es importan- te utilizar las herramientas disponibles para aumentar el control sobre ellas.

El coste de reposición en vacas de leche es incluso hoy en día un tema olvidado, ya que, en muchas granjas, las novillas están en un segundo plano en cuanto a observación o cuidados. En muchas ocasiones, esto no está motivado por falta de interés o despreocupación, sino que es consecuencia de la limitación del tiempo físico del ganadero o del personal lo que impide dedicar todo el tiempo necesario a esta parte de la granja, la cual se suele dejar un poco más de lado, ya que estos animales “no se encuentran produciendo”, algo totalmente incorrecto, pero que aún hoy en día es difícil de eliminar del imaginario colectivo.

¿CÓMO ES EL CELO EN NOVILLAS?

Se considera que las novillas alcanzan la pubertad cuando presentan el primer celo o la primera ovulación, lo que sucede normalmente entre los 10 y 15 meses de edad, aunque es más correcto considerarla como la edad a la que pueden soportar la gestación y la lactación sin efectos negativos.

En la etapa prepuberal la hipófisis y los ovarios son totalmente funcionales, pero todavía no se producen los niveles hormonales suficientes para desencadenar los cambios necesarios para que tenga lugar la ovulación, ya que se produce un pequeño crecimiento folicular, pero termina en atresia. Con la llegada de la pubertad, cuando la hembra alcanza el desarrollo corporal suficiente, se producen los cambios hormonales necesarios, el desarrollo folicular es mayor y, finalmente, tiene lugar la primera ovulación.

La fertilidad en las novillas es mejor que en las vacas adultas, pero todos los animales pasan por un periodo de instauración de ciclos fértiles después de la pubertad, lo que puede desembocar en un retraso en la primera inseminación y en la inseminación fecundante. Otro punto a tener en cuenta que marca la diferencia entre el manejo reproductivo de las novillas y las vacas adultas es que las primeras tienen una tasa de crecimiento folicular más alta y una mayor frecuencia de presentar tres oleadas foliculares por ciclo. Esto hace que sea más difícil que las sincronizaciones en novillas funcionen bien, ya que con tres oleadas foliculares la novilla está alrededor del 57 % del ciclo en una etapa de desarrollo folicular que no es sensible a la primera inyección de GnRH para causar la ovulación e iniciar una nueva oleada folicular (1).

¿QUÉ FALLA EN LA DETECCIÓN DE LOS CELOS?

Se ha visto que en el 90 % de los casos la falta de detección del celo en vacas se debe a la técnica empleada, ya sea por factores que reducen la expresión de los signos del celo o por una mala observación humana. El 10 % restante de los casos se debe a causas como son los ovarios afuncionales o quistes foliculares; los celos silentes, acortados, nocturnos o vespertinos, y los ciclos irregulares.

La eficiencia de la detección de celos es mayor en novillas que en vacas, ya que expresan el estro con más frecuencia y mayor duración, pero muchas veces no se toma el tiempo necesario para su detección. Muchas granjas no disponen de una zona para las novillas convenientemente ubicada, o en otros

casos están en una zona amplia de prado, y esto complica que el personal que se encarga de la observación del celo no pueda hacerlo de la forma más adecuada, teniendo en cuenta la recomendación de observar a los animales durante 15-20 minutos tres veces al día. Llegados a este punto, conviene preguntarse de forma sincera si realmente es posible y viable en la práctica dedicarle o no 15 minutos tres veces diarias para detectar los celos. Si el ganadero no puede o no quiere dedicarle ese tiempo, debería plantearse apoyarse en las soluciones tecnológicas existentes hoy en día en el mercado.

NO TODO DEPENDE DE LA DETECCIÓN DEL CELO…

Para conseguir un número óptimo de inseminaciones fecundantes se debe tener en cuenta que la detección de los celos es solo una parte de la ecuación, ya que para conocer el momento óptimo de inseminación se debe tener monitorizado el transcurso del celo para así inseminar a la vaca en su periodo más fértil y tener más oportunidades de que quede gestante.

Con el fin de conocer el mejor momento para inseminar a la vaca es de gran importancia estimar el momento de la ovulación, ya que cuando esto sucede debe haber espermatozoides viables en el sitio adecuado para fecundar al óvulo. La ovulación tiene lugar entre las 25 y 32 horas desde el inicio del celo. Los espermatozoides tienen que estar en el tracto reproductivo de la hembra 6 horas antes para ser capaces de fertilizar al óvulo, y su viabilidad es aproximadamente de 18 a 24 horas. El óvulo viaja rápidamente desde el sitio de ovulación hasta el de fertilización (oviducto), y va a permanecer fertilizable durante más tiempo (10 a 20 horas) del que puede ser fertilizado y convertirse en un embrión (8 a 10 horas). Los espermatozoides viables deben estar en el sitio de fertilización esperando la llegada del óvulo recién ovulado (2) [ver figura 2].

Si los tiempos entre estos eventos reproductivos no se cumplen, y se insemina demasiado pronto o demasiado tarde, la interacción entre un espermatozoide o un óvulo envejecidos va a dar como resultado una concepción deficiente y un aumento de probabilidad de muerte embrionaria (2).

ARTICULO COMPLETO   COMO MEJORAR EL MANEJO REPRODUCTIVO EN NOVILLAS