¿CÓMO TRATAR LAS LESIONES DE PEZUÑA EN GANADO BOVINO?

377

 

 

 

 

LAS LESIONES DE PEZUÑA EN GANADO BOVINO

La cojera es un problema endémico del vacuno lechero en todo el mundo.

La mayoría de las estimaciones de los países con una industria láctea desarrollada sugieren que alrededor de un cuarto a un tercio de las vacas lecheras pueden presentar cojeras en un momento dado. Además de las implicaciones obvias que tienen las cojeras en el bienestar, se ha mostrado que reducen la producción de leche y el rendimiento reproductivo del ganado afectado.

John Remnant School of Veterinary Medicine and Science University of Nottingham (Reino Unido) Imágenes cedidas por el autor Traducido por Teresa García Rubio. Albéitar.

La mayoría de los casos de cojeras en el ganado se originan en el pie. Las lesiones del pie que causan cojeras en el ganado vacuno pueden dividirse en dos grandes grupos: enfermedades infecciosas y enfermedades de la pezuña. Las enfermedades infecciosas generalmente afectan a las estructuras blandas del pie. Las enfermedades más comunes del tejido blando son las dermatitis digital (infección de la piel de la pezuña asociada a treponemas) y la necrobacilosis interdigital causada por una infección bacteriana aguda de la piel interdigital. Las lesiones más comunes de la pezuña son la enfermedad de la línea blanca, la úlcera de suela y hemorragia. Los casos de lesiones de la pezuña tienden a ser más crónicos y graves que los casos de enfermedades infecciosas, por lo que provocan mayores pérdidas económicas. Además, cada vez existen más informes sobre las “lesiones no cicatrizantes” que parecen ser lesiones de la pezuña infectadas con dermatitis digital. Aunque ambos tipos de enfermedades son importantes y es necesario controlarlas, este artículo se centrará en las lesiones de pezuña.

¿QUÉ ES UNA LESIÓN DE PEZUÑA?

El conocimiento de las lesiones de pezuña en ganado vacuno continúa en desarrollo. Estas parecen ser una alteración del crecimiento normal del casco como resultado de la presión en el corion. Antes, este aumento de presión se consideraba debido a los mediadores in! amatorios en el torrente circulatorio de una acidosis ruminal subaguda que actuaban en las laminillas de la pezuña. Sin embargo, esto parece cada vez menos probable y, en la actualidad, se piensa que el aumento de la presión está causado por factores físicos, en particular alrededor del parto, ya que las estructuras de soporte de la pezuña se relajan.

También hay cada vez más evidencias de que la pérdida de puntuación de la condición corporal alrededor del momento del parto puede contribuir a la enfermedad, reduciendo la capacidad de protección de la almohadilla digital. La almohadilla digital es una capa grasa que se encuentra entre los huesos de las falanges y la suela del pie de los bovinos. El resultado del aumento de la presión es una alteración del crecimiento de la suela del casco más comúnmente en sitio de !exión del hueso de la tercera falange, que puede provocar una hemorragia o una úlcera en la mitad de la pezuña. Alternativamente, puede tener lugar una debilitación del casco en la unión de la línea blanca, que puede dañarse debido a

page2image55514192

las fuerzas de cizallamiento y resultar en la enfermedad de la línea blanca. Las lesiones de pezuña parecen ser más prevalentes en ganado de alto rendimiento y en sistemas estabulados.

EL TRATAMIENTO DE LAS COJERAS EN LA BIBLIOGRAFÍA

Existe gran cantidad de investigaciones que identi»can los factores de riesgo de las cojeras en ganado vacuno y se están llevando a cabo trabajos para dilucidar la patogénesis de las lesiones de pezuña; sin embargo, hay muy pocas investigaciones sobre los protocolos de tratamiento de las cojeras. Todo el mundo está de acuerdo en que es mejor prevenir que curar, pero, teniendo en cuenta la prevalencia, el impacto y la tendencia a la intensi»cación de estas lesiones, son precisos tratamientos efectivos para reducir el tiempo que una vaca sufre cojera. En una revisión sistemática de las publicaciones peer-reviewed entre 2000 y 2011, Potterton et al. (2012) encontraron solo tres artículos que describían el tratamiento de las lesiones de pezuña. De estos tres artículos, dos eran casos clínicos, así que solo en uno se estudiaba el efecto de la suplementación con biotina en el tratamiento de la úlcera de suelo. Potterton et al. extendieron el periodo de búsqueda de publicaciones a antes del año 2000 y encontraron muy pocos estudios sobre el tratamiento de las lesiones de pezuña.