CONOCER EL COMPORTAMIENTO DE LOS ANIMALES PARA MEJORAR SU BIENESTAR Y SU PRODUCTIVIDAD

574

 

 

MEJORAR SU BIENESTAR Y SU PRODUCTIVIDAD 聽

 

En el siguiente estudio nos centramos en el caso concreto del ganado vacuno de leche, cuyo punto de partida para conseguir un buen manejo y una buena relaci贸n ser humano-vaca comienza por conocer sus cinco sentidos y c贸mo influyen en su comportamiento.

M. Yllera 1 , J. Cantalapiedra 2 , M. E. Fern谩ndez 3 , A. Iglesias 4 , M. Cami帽a 5

1 Departamento de Anatom铆a, Producci贸n Animal y Ciencias Cl铆nicas Veterinarias. USC聽2 Servicio de Ganader铆a de Lugo. Xunta de Galicia聽3 Departamento de Ingenier铆a Agroforestal. USC聽4 Instituto de Biodiversidad y Desarrollo Rural. USC 5 Departamento de Fisiolog铆a. USC.

INTRODUCCI脫N

 

Se puede definir el comportamiento como el conjunto de tareas observables, hereditarias y adquiridas que se producen como reacci贸n a un est铆mulo o cambio fisiol贸gico en los animales. En el caso del ganado vacuno estas actividades innatas y aprendidas le sirven para interaccionar din谩micamente tanto con el entorno ambiental, satisfaciendo una necesidad corporal (ingesta, excreci贸n, cuidado corporal, etc.), como con otros animales con los que establecen relaciones (sexuales, materno-filiales, jer谩rquicas de dominancia-subordinaci贸n, competitivas, de juego, etc.). Este conjunto de se帽ales y contrase帽ales es lo que se conoce como lenguaje corporal (Fraser, 1982; Fraser y Broom, 1997; Moreno et al., 2013) y a nivel de campo es muy conveniente conocerlas, ya que los primeros s铆ntomas de problemas patol贸gicos en los animales suelen aparecer como alteraciones comportamentales.

La conducta innata es la transmisi贸n hereditaria de respuestas corporales, mientras que el comportamiento adquirido se va desarrollando a lo largo de la vida, a trav茅s de experiencias positivas y negativas. Cada proceder se desarrolla durante un periodo cr铆tico en alg煤n momento de la vida del animal, pues si en ese momento no se produce tal desarrollo, ya nunca se producir谩 (Fraser, 1982), como es el caso de laimpronta o el reconocimiento entre el reci茅n nacido y la madre inmediatamente despu茅s del parto. Actualmente se cree que, cuando esas pautas de comportamiento son innatas y necesarias para el desarrollo normal del individuo, su imposibilidad de expresi贸n va en contra de su calidad de vida, y no son tan importantes aquellas que son aprendidas o se expresan como adaptaci贸n a condiciones desfavorables al medio (Portela et al., 2013).

Desde un enfoque econ贸mico, tambi茅n resulta indudable que la aplicaci贸n de los conocimientos etol贸gicos permite mejorar notablemente las producciones que obtenemos de los animales mejorando a la vez la seguridad de las personas en las explotaciones. Esto resulta especialmente evidente en actividades como la reproducci贸n, parto-lactancia, pastoreo, etc., puesto que la productividad est谩 firmemente unida a aspectos del bienestar animal (BA) como la ausencia de enfermedad (sanidad) y una alimentaci贸n en cantidad y calidad adecuadas. Por lo tanto, es l贸gico que estos dos par谩metros/aspectos se incluyesen dentro de las cinco necesidades o libertades de la FAWC y de los cuatro principios del proyecto europeo Welfare Quality de valoraci贸n del BA.

Por otra parte, hay que considerar la importancia de la formaci贸n continua y del entrenamiento de los ganaderos, ya que su actitud en el manejo del ganado mejora en todos los 谩mbitos el trabajo en la explotaci贸n.

C脫MO INFLUYEN LA ANATOM脥A Y LOS 脫RGANOS DE LOS SENTIDOS EN EL COMPORTAMIENTO DE LOS BOVINOS

Se denomina funci贸n de relaci贸n al conjunto de procesos que permiten a los animales recibir informaci贸n, procesarla y reaccionar/responder ante el entorno que les rodea. Los organismos mantienen esa funci贸n de relaci贸n equilibrada con su medio ambiente mediante el funcionamiento adecuado de sus cinco sentidos: vista, o铆do, olfato, tacto y gusto (Ruiz, 2018).

Los bovinos son herb铆voros sociales y gregarios. En la naturaleza viven en grupos en los que cada miembro se relaciona con los dem谩s, estableciendo relaciones de afinidad y competencia. El grupo est谩 perfectamente estructurado merced a una intensa comunicaci贸n entre sus miembros, que es posible gracias a los est铆mulos percibidos por sus sentidos. La domesticaci贸n les ha impuesto una estrecha relaci贸n con la persona que gobierna el reba帽o y, a menudo, le impone una serie de restricciones m谩s o menos antinaturales. Desde el punto de vista de estos animales, el ser humano es un depredador por lo que, si no est谩n muy acostumbrados a su presencia, reaccionar谩n a ella. A menudo, esto desencadena situaciones peligrosas tanto para el reba帽o como para el cuidador. Para prevenirlas y reducir los riesgos, resulta esencial comprender la percepci贸n sensorial de los rumiantes, as铆 como las caracter铆sticas de su comportamiento y sus mecanismos de adaptaci贸n a los cambios del ambiente. Comprender qu茅 y c贸mo percibe el entorno, as铆 como la manera en que reaccionar谩 ante un est铆mulo concreto, es fundamental para manejar y controlar con cierta seguridad a una vaca o a un reba帽o de cualquier otra especie.

Vista

A semejanza de los e虂quidos, tienen los ojos en una situacio虂n muy lateral, lo que les confiere un amplio campo de visio虂n a su alrededor (entre 290 y 340掳 segu虂n especie) pero solo una pequen虄a zona de visio虂n binocular (60-20掳). Tambie虂n tienen una regio虂n ciega situada detra虂s de ellos. Una vez ma虂s, son animales 鈥減resa鈥 y su evolucio虂n les ha dotado de un sistema o虂ptico muy sensible al movimiento y a los contrastes de luz y sombra. Visualizan permanentemente el horizonte mientras pastan. Esto explicari虂a por que虂 se sobresaltan cuando algo se mueve repentinamente en su entorno, sobre todo si lo hace de manera brusca; por esta razo虂n se recomienda acercarse siempre al ganado despacio. Los bovinos son incapaces de detectar ningu虂n objeto ubicado por encima de la li虂nea de la cabeza, a menos que este虂 en movimiento.

Tienen dificultad para enfocar ra虂pidamente objetos cercanos, ya que sus mu虂sculos ciliares son de虂biles. Su agudeza visual es inferior a la humana: se piensa que una vaca debe estar a 20 metros de distancia de un objeto para poderlo percibir con los mismos detalles que una persona podri虂a detectar a 200 m (Manteca, 2009). Este hecho, junto a su escasa percepcio虂n de la profundidad, podri虂a ser la causa por la que rehu虂san atravesar una zona sombri虂a o sobre un desagu虉e y muestran una fuerte tendencia a moverse desde los lugares de escasa iluminacio虂n hacia otros mejor iluminados. Ahora bien, como su ojo es mucho ma虂s sensible a la luz que el nuestro, tambie虂n huyen de una luz cegadora. A menudo se detienen de manera su虂bita, asustados, ante un cuadrado iluminado en el suelo oscuro (por ejemplo, la luz intensa que sale por una ventana). Los cambios de iluminacio虂n precisan unas modificaciones en el ojo (en la pupila y los pigmentos de la retina) para adaptarse a la nueva situacio虂n; el tiempo que necesita una vaca para conseguirlo es muy superior al de la especie humana; esto deberi虂a ser tenido en cuenta cuando se desea mover a los animales hacia una zona ma虂s oscura (Mounaix et al., 2014).

ARTICULO COMPLETO聽 聽CONOCER EL COMPORTAMIENTO DE LOS ANIMALES PARA MEJORAR SU BIENESTAR Y SU PRODUCTIVIDAD