CONSIDERACIONES EN LA RECRÍA DE NOVILLAS LECHERAS (Y II)

287

 

 

 

LA RECRÍA DE NOVILLAS LECHERAS (Y II)

En la segunda y última entrega de este artículo se tratarán aspectos del crecimiento, de las necesidades nutricionales y de los tipos de dieta y de los alojamientos, así como de los costes de producción de las novillas.

Andrés Doblas Aguilar y José Luis Ruíz Castillo
Profesores de Nutrición Animal Facultad Veterinaria de la Universidad Alfonso X El Sabio Imágenes Albéitar

Una adecuada planificación de la producción en vacuno de leche requiere una atención especial a la recría en su conjunto. Se deben establecer unos objetivos claros de edad al primer parto y en consecuencia una planificación de la alimentación y del crecimiento de las novillas, sobre la base de unas adecuadas instalaciones que permitan un fácil manejo y confort a los animales.

Crecimiento de las novillas

Hay multitud de referencias de crecimiento de las novillas Holstein (Fedna, Universidad de Pennsilvania, NRC, etc.), y existe bastante semejanza en todos ellos en el objetivo de base de controlar el crecimiento y diferenciarlo del crecimiento de animales de engorde.

La recría de novillas es una parte fundamental de la estrategia de producción de leche y constituye el futuro de la explotación, por lo que se debe contemplar como una inversión a medio plazo y no solo como un coste.

Una alternativa al peso de las novillas consiste en la medición del perímetro torácico, tanto en sí mismo como indicador del grado de crecimiento, tal y como aparece en la tabla 1, o como una manera de estimar el peso vivo de la novilla (Universidad de Pennsilvania, 1995), según la siguiente fórmula:

PV (kg) =

116,2 + 0,02721 x PT2 – 3,07 x PT

PT = perímetro torácico (cm)

Las fases y aspectos más relevantes del1crecimiento de las novillas son:

1Nacimiento/destete (2-3 meses): en esta fase de cría, la alimentación se basa en leche natural o lactorreemplazantes y en cantidades diarias entre los 5-7 l. Ha habido una tendencia a destetar a edades tardías (tres meses), por la idea de que mejora el crecimiento y la esperanza de vida de las novillas. Investigaciones pos- teriores, no avalan esta idea. La calidad de las novillas no depende únicamente de2la cantidad de leche que hayan ingerido.

2Del destete hasta los 6-7 meses: en este periodo deben alcanzar el peso equivalente al 30 % del peso adulto (cerca de los 200 kg). El crecimiento es muy elevado (0,9-1,1 kg/día) y cercano al obtenido en animales en crecimiento-cebo. En la práctica se puede acudir al suministro de las mismas raciones de las vacas de leche, que son altas en nutrientes (energía y proteína), o al suministro de piensos de crecimiento ad libitum junto con paja o heno de gramíneas.

3 De los 7 meses al año: es el periodo de recría propiamente dicho, en el que el crecimiento se frena (750 g/día) para ev tar el engrasamiento de la ubre. Empleo de altos niveles de forraje en la dieta para favorecer la capacidad digestiva y de ingesta.

4 De los 12 meses a la inseminación artificial (13-15 meses): se recupera un nivel energético más elevado y se estimula la 1a salida en celo (pubertad) y se man- tienen los altos niveles de forraje en la dieta. Si la novilla alcanza el 55-60 % del PV adulto y más de 125 cm a la cruz se puede inseminar, por ejemplo una novilla con 419 kg = 419/0,6 = 698 kg de PV adulta.

5 Desde la inseminación artificial al parto: etapa de continuidad a la anterior.

6 Preparto: aunque las novillas no presentan un riesgo tan elevado de padecer hipocalcemia como las vacas (especialmente desde el 3o parto), es impor- tante controlar la condición corporal y prepararlas para la dieta y el ambiente que van a tener tras el parto. El peso al 1o parto representará el 80 % del peso de las vacas adultas. Una novilla con 600 kg al parto = vaca adulta = 600/0,8 = 750 kg de PV.

Necesidades nutricionales y tipos de dietas

Uno de los objetivos más importantes en la alimentación de las novillas consiste en aumentar la capacidad de ingesta mediante el aporte de gran cantidad de forraje, pero sin subalimentarlas porque si no no conseguirán los crecimientos de referencia para la raza (tabla 1). En consecuencia, es importante establecer unos límites mínimos de forraje/concentrado y de FND. Que pasen hambre no es una buena estrategia. Hay que huir de alimentar a las novillas con los restos de las demás raciones de la granja, pues no es una buena manera de ahorrar. Las novillas son las futuras vacas de leche.

En la tabla 2 se recogen las recomendaciones nutricionales de la Universidadde Pennsylvania, Fedna e INRA, para la ingestión de materia seca, energía (metabolizable y neta en UFL), así como el total de aporte de proteína y la concentración de esta en la dieta y en última instancia, la concentración en la misma de FND.

Habitualmente, la energía (EM o UFL) es el nutriente que está limitando el crecimiento de las novillas, al suministrarse de manera insuficiente para hacer frente al mantenimiento y a las necesidades del crecimiento de los diferentes tejidos en cada fase.

La proteína (PB), porcentaje de la misma en la materia seca de las raciones, así como una adecuada calidad de la misma, es fundamental para conseguir que las novillas crezcan de manera equilibrada y especialmente en altura. Una baja cantidad de la misma, junto con dietas muy bajas en aportes de energía, suele ser demasiado habitual en muchas explotaciones de vacuno, con lo que se obtienen novillas pequeñas y mal conformadas al parto, y a edades superiores a los 25 meses.

ARTICULO COMPLETO CONSIDERACIONES EN LA RECRIA DE NOVILLAS LECHERAS (Y II)