LAS VENTAJAS DE TRABAJAR EN INTENSIVO CON HIERBA FRESCA EN PESEBRE

161

LAS VENTAJAS DE TRABAJAR EN INTENSIVO CON HIERBA FRESCA EN PESEBRE

Esta ganadería en intensivo del ayuntamiento coruñés de Irixoa y con 110 vacas en ordeño trabaja desde hace 3 años con la hierba fresca en pesebre. Contamos las ventajas de este sistema.

Ganadería Sebastián SC es una granja de vacuno de leche peculiar: Sus instalaciones y su tamaño son los de una moderna granja en intensivo, con 110 vacas en ordeño y estabuladas, pero la alimentación de las vacas sigue siendo la de antaño: a base sobre todo de hierba que se corta en el prado y se le da en fresco a los animales. Las ventajas, según sus propietarios, son múltiples: Menor coste de la ración, mayor longevidad de las vacas, unaleche con mayores propiedades saludables, y también mayor tranquilidad para los ganaderos.
Para comprender como llegaron a este punto, que para muchos lectores les parecerá una involución, hablamos con Alberto Quintián García, que en el año 2000 decidió incorporarse a la ganadería familiar de sus padres, Raimundo y Ana. “Esta ganadería se remonta a mi bisabuelo, Sebastián, y yo me incorporé en el año 2000. Partíamos de un establo antiguo, que se había ido ampliando, y en el que entonces contábamos con 50 vacas en ordeño y una base territorial de 30 hectáreas. La alimentación era en base a silo de hierba en bolos. Pero queríamos seguir creciendo y fue así como en el año 2012 construimos el nuevo establo, con capacidad para 150 vacas en ordeño, fuimos ampliando la base territorial hasta las 80 hectáreas y subimos hasta las 110 vacas en ordeño. Y como no, decidimos cambiar la alimentación y empezar a cultivar maíz forrajero”, explica Alberto.

Un cambio del silo de maíz a la hierba fresca obligado por los ataques de los jabalís a los cultivos
Hasta aquí este proceso de crecimiento es el mismo que el de miles de granjas de vacuno de leche: Intensificación y silo de maíz como forraje principal. Pero no contaban con un obstáculo imprevisto: “Los jabalís nos estropeaban año tras año las fincas de maíz, ya desde la siembra, obligándonos a plantar de nuevo. Era un no dormir y pérdidas continuas, a pesar de que poníamos cierre eléctrico, pero ni así”, relata.

Esto fue lo que llevó hace tres años a Ganadería Sebastián SC a cambiar de raíz su sistema de alimentación, el principal capitulo de gasto de una granja de vacuno de leche, con alrededor del 60% del gasto total.
“Pasamos a alimentar las vacas con hierba fresca, que cortamos en el prado y les damos en el pesebre después de mezclarla en el carro con el pienso y con mayor o menor cantidad de silo de hierba, según la época. Mantenemos este sistema casi todo el año, excepto dos o tres meses en los que no hay hierba en los prados y les damos solo silo de hierba. Para el cambio contamos con el asesoramiento de nuestro nutrólogo, Miguel Abilleira, y también de Xan Pouliquen, con quien hice el curso de Método Obsalim, lo que me permite observando las bostas de las vacas, variar el porcentaje de harina de maíz y de colza del pienso para balancear la ración”, explica Alberto.

¿Satisfechos con este cambio? “Con la hierba fresca la granja es mucho más rentable que con silo de maíz. Es un recurso muy barato, que funciona muy bien y en Galicia en esta zona tenemos muy buenas condiciones para la producción de hierba”, responde sin dudar.

¿Como es la ración de las vacas a lo largo del año?

La ración de las vacas de Ganadería Sebastián SC está en el prado casi los 365 días del año y la comida es fresca, fresca. “Salgo casi todos los días a las 9 de la mañana con el tractor y con el autocargador -un moderno remolque con capacidad para 50 metros cúbicos-, siego la hierba en el prado y la descargo sobre las 11 de la mañana. Viene el carro de la cooperativa Cusoviame y hace la ración, que le le voy arrimando a lo largo del día”, explica Alberto.

Attachment.jpeg

función del tipo de hierba -unas fincas tienen más trébol que otras, y por lo tanto más proteína en el pasto- y de la época del año van añadiendo mayor o menor cantidad de silo de hierba, que recogen en primavera, y varían la cantidad y la composición del pienso.

“En primavera este año trabajamos sólo con hierba verde, llegando hasta los 90 kilos de hierba húmeda, y pienso, una ración con la que conseguimos una producción

media de 35 litros por vaca”, explica.
Según va yendo a menos la hierba fresca incorporan en la ración silo de hierba hasta llegar la ración con la que pasan el verano las vacas en producción: 30 kg de hierba fresca, 30 kg de silo hierba, 10,5 kilos de concentrado y 2 kilos de melaza
“Con esta ración conseguimos producir un promedio de 38 litros por vaca un par de meses, con lo cual llegamos a la conclusión que la mezcla de hierba fresca, más silo de hierba en el carro mezclador le da mejor palatabilidad, gracias al silo, y mucha digestibilidad, gracias a la hierba fresca, y ademáis ganamos en estabilidad ruminal”, explica Alberto.

En lo que también ajustan la ración según la disponibilidad de hierba verde es en el pienso: En primavera meten en la ración unos 10 kilos por vaca y cuando no hay hierba verde sube a 12 kilos. Eso sí, se trata de un pienso sólo a base de harina de maíz (un 70%), casi un 30% de harina de colza y minerales. Los porcentajes varían alrededor de un 10%, según a hierba tenga más o menos proteína.

En la ración también incluyen melaza, sobre todo en primavera, para equilibrar la proteína que aporta el trébol de los prados.

¿Que cambios experimentaron con la hierba verde?

-Se mantuvo la producción y la carga ganadera:

Uno de los temores de Alberto y de sus padres es que con el paso a hierba fresca bajaría la producción. “Es un mito, las vacas producen prácticamente lo mismo y duran más, con lo que las lactaciones vitalícias son mayores”, subraya.
Los datos de Control Lechero para Ganadería Sebastián SC son que en el 2017 produjo un promedio de 9.564 litros por vaca, con un 4,67% de grasa y un 3,01 de proteína, según la memoria de Africor Coruña.

“Y este año llegamos a 35 litros de promedio diario en primavera en dos ordeños, subimos a 38 en verano, y ahora estamos en unos 34, con un promedio de 3,2% de proteína y 4,1% de grasa, si bien es cierto que en primavera bajó la grasa y las calidades fueron 3,4 y 3,6%”, reconoce Alberto.

La leche, alrededor de 1,3 millones de litros que producen al año, se la venden a CAPSA- Peñasanta. Su calidad higiénico sanitaria está en el top de Galicia, con menos de 100.000 RCS en tanque, algo que Alberto atribuye tanto a la genética como a las camas de arena.

ARTICULO COMPLETO GANADERA SEBASTIAN SC LAS VENTAJAS DE TRABAJAR EN INTENSIVO CON HIERBA FRESCA EN PESEBRE