CONTROL DE LOS NIVELES DE CALCIO EN LA VACA

984

 

 

 

 

 

 

Y SU RELACIÓN CON LA HIPOCALCEMIA

MVZ.Fernando Cavazos G. Veterinario de Servicio Técnico ABS MEXICO S.A. DE C.V

INTRODUCCION

Es importante para el productor la prevención de la hipocalcemia en las vacas recién paridas. La Hipocalcemia clínica, es decir, la Paresis Post-parto o Fiebre de Leche, es la manifestación más grave del problema y puede reducir la vida productiva de la vacas, pero también representa un serio problema de bienestar animal en las lecherías. Las vacas con Fiebre de Leche sufren una reducción en su motilidad ruminal y en su apetito, la micción y la defecación se ven inhibidas, disminuye la producción de leche, permanecen postradas y eventualmente pueden llegar al coma y a la muerte si no son atendidas oportunamente. Aun cuando se recuperan de la Fiebre de Leche, tienen mayor incidencia de otros problemas como desplazamiento de abomaso, disfunciones ruminales y cetosis, que las vacas que no sufrieron hipocalcemia. Hay también una mayor incidencia de mastitis en las vacas con hipocalcemia ya que ésta exacerba la disminución en la función inmune.

La Fiebre de Leche se presenta cuando hay una severa caída en los niveles de calcio sanguíneo lo cual ocasiona a su vez alteración de la función neuromuscular. La demanda de calcio por parte de la glándula mamaria al inicio de la lactancia, es dramática, si se toma en cuenta que la concentración de calcio en la leche es 12 veces más alta que la concentración de este elemento en la sangre. La vaca que al parir genera 10 Litros de calostro, requiere para ello 23 g de Calcio, que equivalen a nueve veces el total de calcio disponible con que la vaca cuenta. La vaca que alcanza una producción de 40 Litros de leche necesita 56g de calcio para producirlos.

Los niveles normales de calcio sanguíneo son de 10 mg de Ca por cada 100 ml y la hipocalcemia se presenta cuando estos niveles caen por debajo de los 6.5 mg por cada 100 ml. El calcio que llega al plasma sanguíneo proviene de dos fuentes principales: el calcio de la dieta (el cual es absorbido del intestino) y el procedente de las reservas que el animal posee en sus huesos. La vaca recién parida necesita introducir a su plasma sanguíneo por lo menos 30 g diarios de Ca. A la vaca le toma dos semanas el habilitar la liberación de calcio de sus huesos (ver gráfico más adelante) y la vaca recién parida con frecuencia no recibe suficiente calcio de la dieta debido a que su apetito es pobre y come poco.

Control hormonal del calcio sanguíneo.

Incremento en los niveles de calcio:
Se lleva a cabo por la acción coordinada de la “Hormona del Paratiroides” (Paratohormona o PTH) y de la“1,25-hidroxivitamina D3” [1, 25 (OH)2 D3] producida en el riñón. Cuando el nivel de calcio sanguíneo llega a ser elevado, éste es detectado por unos “receptores especiales sensores de calcio” (CaSR) y con ello se produce la inhibición tónica de la secreción de la PTH. Esos receptores sensores de calcio están unidos a una Proteína G y están presentes en los tejidos involucrados en la homeostasis del calcio (glándula paratiroides, riñón, huesos, intestinos).

La PTH es liberada cuando los niveles de calcio bajan y actúa provocando un incremento en la re-absorción de calcio del filtrado del glomérulo renal y también incrementa la resorción de calcio en los osteoclastos de los huesos. Se calcula que una vaca típica tiene de 6 a 10 g de calcio soluble en los fluidos de sus huesos y cuando experimenta acidosis metabólica esa cantidad de calcio soluble se incrementa otros 6 u 8 g adicionales. La PTHestimula un rápido transporte del calcio desde los fluidos óseos hasta el fluido extracelular.

La PTH por otro lado, también induce la producción de la enzima “1α hidoxilasa” en el riñón. Ésta permite la conversión de la Vitamina D en “1,25-hidroxivitamina D3” [1, 25 (OH)2 D3], la cual a su vez estimula: 1) la síntesis de “proteínas transportadoras de calcio” que mueven el calcio a través de las células epiteliales del intestino; y 2) también la síntesis de otra enzima, la “CaATPasa” la cual bombea el calcio del interior de la células hacia el plasma. Es importante mencionar que esta última enzima es dependiente de los niveles deMagnesio, por lo que debe cuidarse mucho el aporte adecuado (0.4%) de este mineral en la ración de vacas próximas al parto.

Como se observa en el diagrama, la vitamina 1, 25 (OH)2 D3 también actúa en forma sinérgica con la PTH para incrementar la liberación del calcio óseo y para aumentar la absorción de calcio del filtrado del glomérulo renal. Por otro lado, también estimula la diferenciación de las células madre de la médula ósea hacia osteoclastos.

Disminución de los niveles de calcio:

Se mencionó ya que los niveles altos de calcio en sangre son detectados por receptores sensores de calcio (CaSR) que desencadenan la inhibición de la secreción de la PTH.
Por otro lado, la glándula Toroides genera la hormona Calcitonina en sus células-C parafoliculares. La Calcitonina inhibe los efectos de la PTH y en consecuencia incrementa la deposición de calcio en los huesos. También incrementa la excreción del calcio y del fósforo a través del riñón.

Los estrógenos producidos por la placenta en el momento del parto, también complican el asunto de las hipocalcemias, ya que disminuyen la resorción de calcio de los huesos.
Se ha descubierto también que un péptido (proteína) relacionado con la PTH, denominado PTHrP es producido en las células epiteliales de la glándula mamaria y es quien se cree está involucrado en estimular el transporte del calcio desde la sangre hacia la leche.

 

ARTICULO COMPLETO  CONTROL DE LOS NIVELES DE CALCIO EN LA VACADownload