CRECIMIENTO INTENSIVO DE CRÍA Y RECRÍA DE VAQUILLONAS, APLICANDO LOS PRINCIPIOS DE BIENESTAR

161

 

 

 

CRECIMIENTO INTENSIVO DE CRÍA Y RECRÍA DE VAQUILLONAS, APLICANDO LOS PRINCIPIOS DE BIENESTAR

RESUMEN

La incorporación de la máquina de ordeñar en los rodeos lecheros, hizo imposible la crianza de las terneras al pie de la madre, el hombre toma el comando, alimentando las terneras, con leche, concentrados energéticos/proteicos y heno de alfalfa. En las últimas décadas el objetivo de la crianza artificial fue económico, acelerar el pasaje de lactante a rumiante, suministrando la menor cantidad de leche posible, o sustitutos lácteos, porque son los insumos más caros, siempre priorizando lograr terneras saludables.

M.Sc. M.V. Lagger, J.*. 2010. Veterinaria Argentina

Este sistema convencional consiste en su- ministrar una cantidad constante de leche con restricciones equivalentes al 8 a 10 % de PV, con terneros de 40 kg PV corresponde a 4 litros, que se dan en 2 tomas. A esta dieta líquida se le agrega un balanceado iniciador, desde los primeros días. Cuando la ternera consume alrededor de 1 kilo, durante 3 días seguidos, se realiza el desleche que es a las 7 u 8 semanas de vida, aproximadamente. Con este sistema las ganancias diarias en la raza Holando son de 450 gramos diarios promedio.

La crianza intensiva o crecimiento acelerado surge como una nueva propuesta, que toma como base el compor- tamiento natural, aplicando los principios del bienestar animal, suministrar leche sin restricciones, en cantidades semejantes a lo que toma la ternera al pie de la madre, equivalente a 2 ó 3 veces más de leche que la crianza convencional. En este trabajo presentamos un nuevo programa de alimentación en crianzas, duplicando y triplicando el consumo y las ganancias de peso, con el objetivo de lograr terneras sanas y con un peso adecuado para dar servicio a los 12 meses y parir antes de los 22 meses de edad.

INTENSIVE REARING SYSTEM OF CALVES APPLYING THE PRINCIPLES OF ANIMAL WELFARE. SUMMARY

The incorporation of milking machines en dairy farms separate calves from cows. Dairyman operator takes the command and rears calves in an artificial way with milk, or milk replacement, grain and hay. In the last decades the objective was to use the less amount of milk, because it is the most expensive food in diets. The conventional system to rear calves is to supply 4 litre of milk, twice a day, giving 2 litre per time. It is 8 to 10 % of body weight. With this liquid diet, operators add in first days a concentrate called starter. When the calf consumption reaches about 1 kg of concentrate during 3 days, this is an indicator of rumen function, then dairyman stops milk supply, continuing with concentrate and hay. With this system calves gain an average of 450 grams daily.

The intensive rearing system consist in applying the principles of animal welfare, copying the natural milk consumption from the cow, with the idea to supply milk without restrictions, giving twice or three times more milk than the conventional artificial system. In this work we discuss a new rearing calves system giving three times more food, with the objective to rear healthy calves, breeding at 12 months old and calving at 22 months old.

INTRODUCCIÓN

Los principios de bienestar animal, reconocidos a nivel mundial (OIE 2003) surgieron del estudio de la crianza masiva del ternero lechal (veal calf) en Francia. En un origen ancestral, la crianza se hacía en un galpón, en un muy pequeño corral, a oscuras y se alimentaba solo con leche, nada de pasto. Luego de 3 a 4 meses esa ternera crecía anémica, porque la leche es deficiente en hierro. Por ello la carne es blanca y tierna. Esto se convirtió en un plato exquisito y caro, lo que llevó a masivas crianzas, cientos de terneros en galpones, a oscuras, sin lugar para echarse y tomando solo leche.

Webster (1986) estudio las condiciones en las que se criaban estos terneros y a partir de ellas surgieron las llamadas 5 libertades o necesidades del bienestar: 1. Que los animales estén libres de hambre, malnutrición y/o sed; 2. Que los animales estén libres de incomodidad; 3.- que los animales estén libres de dolor, heridas y reciban inmediato tratamiento; 4. Que los animales estén libres de estrés o miedos y 5. Que tengan libertad para expresar su comportamiento natural (FAWC 2003).

La cría y la recría son animales improductivos y constituyen una verdadera carga económica para el productor, ocupan espacio, campo y generalmente son relegados a los peores potreros, con malas pasturas. Cuando las revisamos, en algunos establecimientos, las vaquillonas tienen una pobre conformación, pelaje descolorido, hirsuto, quebradizo, consecuencia de malnutrición. Estas recién se preñan más allá de los 2 años de edad y paren a los 3 años (Corbellini, 2006).

En estos últimos años, se ha producido un importante cambio en el manejo de esta categoría, recría de vaquillonas a corral. Se observa que en pequeños piquetes crecen más parejas y se terminan antes para el servicio, simplemente se debe a una alimentación controlada y adecuada. Lógicamente, esto significa inversión: forrajes con- servados y suministro diario, que requieren equipos y personal.

En las últimas décadas, el objetivo de la crianza convencional fue económico, acelerar el pasaje de lactante a rumiante, suministrando la menor cantidad de leche posible, porque es el insumo más caro, siempre priorizando terneros sanos y saludables. El sistema tradicional o convencional consiste en suministrar una constante cantidad de leche con restricciones equivalentes al 8 a 10 % de PV, con terneros de 40 kg PV corresponde a 4 litros, que se dan en 2 tomas (Andreo, 2008) y las Jersey 25 kg (Pelufo 2008), corresponde de 2 a 3 litros diarios. A esta dieta líquida se le agrega un balanceado iniciador, desde los primeros días. Con este sistema las ganancias diarias en Holando son de 450 gramos diarios, a veces menores.

La crianza intensiva o crecimiento acelerado surge como una nueva propuesta, que toma como base el compor- tamiento natural, aplicando los principios del bienestar animal, suministrar leche sin restricciones, en cantidades semejantes a lo que toma la ternera al pie de la madre. En este trabajo presentamos un nuevo programa de alimentación en crianzas, duplicando y triplicando el consumo y las ganancias de peso, con el objetivo de lograr terneras sanas y con un peso adecuado para dar servicio a los 12 meses y parir antes de los 22 meses de edad.

ARTICULO COMPLETO    CRECIMIENTO INTENSIVO DE CRÍA Y RECRÍA DE VAQUILLONAS, APLICANDO LOS PRINCIPIOS DE BIENESTAR