¿CUÁL ES LA IMPORTANCIA DE LA TRANSICIÓN EN LAS BECERRAS LECHERAS DESDE EL DESTETE HASTA LOS 6 MESES DE EDAD?

159

 

 

 

 

¿CUÁL ES LA IMPORTANCIA DE LA TRANSICIÓN EN LAS BECERRAS LECHERAS DESDE EL DESTETE HASTA LOS 6 MESES DE EDAD

Becerras de 6 meses de edad que sobradamente tienen la estatura, el peso y la condición corporal indicados. “Granja Palestina” en La Comarca Lagunera (estado de Coahuila, México).

Ing. Joel H. Velasco Molina. Asesor Técnico de ABS México. Profesor Emérito del Tecnológico de Monterrey

Por supuesto que es de aplaudirse el que se logre llevar al destete (8 o 9 semanas) más del 95 % de las becerras lecheras que nacen, con el doble de su peso de nacimiento; no obstante, no hay que echar las campanas al vuelo, porque aún resta tener éxito en su Transición demonogástrico a rumiante, y en un desarrollo normal como vaquillas, para contar en la línea de ordeña,— entre los 22 y 24 meses de edad—, con animales que cumplan con la talla, peso y condición corporal, que arranquen una primera lactancia productiva (sin secuelas de parto), y sea mínimo su desecho en los 30 o 60 días en leche.

La transición es un período estresante para el animalito recién destetado (el primero fue el evento de su nacimiento y sus primeras semanas de vida); y para adentrarnos en mi contribución tocante a esto, permítanme mis lectoras y lectores que—a manera de butaca de primera fila para ver la función— transcriba lo que define como Transición el diccionario de nuestra lengua española: “Acción y efecto de pasar de un modo de ser o estar a otro distinto”. En el caso de una becerra en transición, sería el transitar paulatinamente de una alimentación con base mayoritaria en leche o en sucedáneos de ésta, a una totalmente sólida (concentrado iniciador, forrajes, pradera, etc.), y a cambios en su entorno medioambiental; y seguir pasando, paulatinamente también, —con una nutrición y manejo adecuados para su eficiente crecimiento—hasta los 6 meses de vida.

Biología y aspecto económico de la transición
Resulta imprescindible conocer cuáles son los eventos fisiológicos que se hayan involucrados en la curva de crecimiento de un reemplazo lechero (becerra y/o vaquilla) en sus distintas etapas, para derivar un provecho económico de su manejo, cumpliendo con los Benchmrks para raza, talla, peso y condición corporal.

Seguidamente referiré algunos importantes.

Eventos fisiológicos a tomar en cuenta, en una becerra lechera, abarcados en La Transición: desde el destete hasta los 6 meses de edad.
1. Transformación de monogástrico a rumiante funcional 2. Finalización de la protección de la inmunidad pasiva del aporte de anticuerpos (Inmunoglobulinas (Igs: G, A, M, y células inmunoprotectoras maternas, etc.) provenientes del calostro (gracias a la exposición de las madres a patógenos ambientales y/o recibir una vacunación durante la calostrogénesis (4 semanas preparto) e incipiente acción de su propio aparato inmunocompetente.3. Cambios en la Eficiencia de Conversión Alimenticia.
4. Compromiso de alcanzar, a los 6 meses de edad, un 50 % de la talla (estatura) de la vaquilla al momento de su primera parición (medición en la cruz o en la cadera) y entre el 25 y 30 %, del peso adulto. 5. Crecimiento y desarrollo de la glándula mamaria 6.Ocurrencia de distintos tipos de estrés.

1.Transformación de monogástrico a rumiante funcional

Aunque la becerra al nacer cuenta con los mismos cuatro compartimentos digestivos de un animal adulto, hasta las primeras 2 semanas, proximadamente, se comporta como un monogástrico, o sea que sólo tiene un estómago funcional: el abomaso (caujo o cuajar). El abomaso constituye el 60 % de la capacidad gástrica

de una becerra recién nacida. Por el contrario, en una vaca adulta, el abomaso solmente representa el 8 % de la capacidad estomacal. Al nacer el retículo-rumen constituyen el 30 % de la capacidad gástrica, y el omaso representa el otro 10 %. A las 4 semanas de edad de la becerra el retículo- rumen comprenden, aproximadamente, el 58 % de la capacidad estomacal, mientras que el omaso sigue siendo bajo, de 12 %, y el abomaso se reduce aproximadamente a el 30 %. A las 12 semanas de edad, el retículo-rumen constituyen más de 2/3 de la capacidad digestiva total. El omaso continúna con su misma proporción, representando un 10 %. En contraste, el abomaso constituye solamente el 20 %. En la medida en que el rumen avanza en su desarrollo, la becerra comienza a funconar como un rumiante adulto. Pese a que el abomaso sigue cumpliendo con su misma función que tenía en la becerra neonata, ha aumentado su tamaño; sin embargo el retículo y el rumen han crecido tanto en tamaño como en función, y se han transformado en las partes más importantes del sistema digestvo.(C. Jones y J. Heinrichs.2006).

La transición requiere del desarrollo físico y metabólico del rumen, que coincide con el desarrollo del apararo salival, el comportamiento del rumen y varios ajustes fisiológicos a nivel intestinal, hepático y tisular (Baldwin et al.2004; Khan. et al.2011 a).

Respecto a los micoorganismos ruminales (ausentes en la recién nacida), la transición de dieta líquida a la alimentación sólida (destete) típicamente ocurre antes de que se complete la colonización microbiana completa del rumen (Fonty et al.1983)

ARTICULO COMPLETO   CUAL ES LA IMPORTANCIA DE LA TRANSICION EN LAS BECERRAS LECHERAS DESDE EL DESTETE HASTA LOS 6 MESES DE EDAD