DIGESTIÓN EN LA VACA LECHERA

247

 

 

 

 

 

 

 

 

DIGESTIÓN EN LA VACA LECHERA

La vaca lechera y otros animales como ovejas, cabras, búfalos, camellos y jirafas son herbívoros cuyas dietas están compuestas principalmente de materia vegetal. Muchos herbívoros también son rumiantes. Los rumiantes son fácilmente identificados porque mastican la comida aún cuando no ingieren alimentos.
Esta acción de masticación se llama rumiación y es parte del proceso que permite al rumiante obtener energía de las paredes de las células de las plantas, también llamadas
fibras.

Figura 1: El sistema digestivo de una vaca incluye un estómago con cuatro cavidades.

La fibra es la estructura que da fuerza y rigidez a las plantas y es el componente principal de los tallos de gramíneas y otras plantas. Los azucares complejos (celulosa y hemicelulosa) se encuentran encerrados en las paredes de las células e inaccesibles para animales no-rumiantes. Sin embargo, la población de microbios que vive en el retículo y el rumen (Figura 1) permite a la vaca obtener energía de la fibra.

Compuestos de nitrógeno no-proteíco (NNP) no pueden ser utilizados por los animales no-rumiantes, pero las bacteria del rumen los utilizan como precursores para el síntesis de proteína. La vaca se beneficia de los aminoácidos de la proteína bacteriana producida de las sustancias de nitrógeno en los alimentos.

Las cuatro cavidades estomacales

El retículo y rumen son los primeros cavidades de los rumiantes. El contenido del retículo es mezclado con los del rumen casi continuamente (una vez por minuto). Ambas cavidades comparten una población densa de microorganismos (bacteria, protozoos y hongos) y frecuentemente son llamados el «retículo-rumen.» El rumen es un vaso de fermentación grande que puede contener hasta 100-120 Kg. de materia en digestión. Las partículas de fibra se quedan en el rumen de 20 a 48 horas porque la fermentación bacteriana es un proceso lento.

El retículo es una intersección de caminos donde partículas que entran o salgan del rumen están separadas. Solo las partículas que tienen un tamaño pequeño (<1-2 mm) o son densos (>1.2 g/ml) pueden pasar a la tercer cavidad.

ARTICULO COMPLETO    DIGESTIÓN EN LA VACA LECHERA