DOSSIER: ESTRÉS POR CALOR EN VACAS DE LECHE

361

 

 

 

ESTRÉS POR CALOR EN VACAS DE LECHE

INTRODUCCIÓN

En estos momentos las vacas lecheras ya están sufriendo un estrés importante como consecuencia de los cambios de temperatura y por esta razón es conveniente estar preparado para lo que pueda venir ya que todas las inversiones que se hagan en las explotaciones en este sentido va a repercutir en gran medida en el bienestar de la vaca y por tanto en la producción de leche.

Luis Miguel Jiménez Galán. Veterinario Servet Talavera SL. Luismi-che@servettalavera.es

Las vacas son mamíferos y por tanto homeotermos y esto significa que a pesar de las fluctuaciones en la temperatura ambiente son capaces de mantener una temperatura corporal interna relativa- mente constante que está en torno a los 38,3oC, la variación diurna normal en la temperatura corporal debe ser de 0,6 a 1,2°C, un aumento mayor a 1,2°C es signo de enfermedad o de mala adaptación a la elevación térmica. La excepción a esta regla son los dromedarios y los camellos que soportan cambios de 5,4°C. Cada una de las especies del reino animal tiene un rango de temperatura ambiental óptima. Este rango de temperatura se conoce como zona de confort, variable de acuerdo a la especie y a las razas. Cuando los animales están a una temperatura inferior o superior a su grado de confort, su ritmo metabólico aumenta o disminuye por encima o por debajo de lo normal. Esta capacidad para mantener el calor del cuerpo es esencial para una multitud de reacciones bioquímicas y procesos fisiológicos asociados con el metabolismo normal. Las vacas como la mayoría de los mamíferos son animales muy adaptables y poseen muchos mecanismos fisiológicos, el mantenimiento constante de la temperatura normal se conoce como homeotermia y esta función es decisiva para mantener las funciones corporales críticas a expensas de cambio en otras funciones fisiológicas.

Hemos seleccionado vacas que tienen un alto metabolismo, con una gran capacidad de generar calor, pero no hemos cambiado su tamaño y no podemos olvidar que no serán efectivas a la hora de poder eliminar el calor.

En el caso de las vacas de leche desafortunadamente, la producción y la reproducción son una de las funciones que se “sacrifican” frecuentemente paramantener este control homeotérmico. Para mantener la zona de confort es necesario preparar las instalaciones y adoptar determinadas medidas de manejo.

FUENTES DE CALOR CORPORAL

El calor total del cuerpo procede del metabolismo normal y del obtenido del ambiente (radiación solar y temperatura del aire) y esto tiene mucho que ver con el tamaño normal de la vaca. Otras fuentes importantes de calor en las vacas lecheras son aquellas asociadas con actividad física y rendimiento, por ejemplo, el espacio que tienen que recorrer para ir al comedero, al bebedero o a la sala de ordeño, en definitiva dependen del diseño de las instalaciones donde el hacinamiento tiene gran relevancia. Una gran parte del calor viene como consecuencia de la producción de leche, de ahí que las vacas más productoras sean las que más calor generan y más fácil entran en estrés por calor y por el contrario las vacas secas son más tolerantes al calor. Otra fuente de calor viene como consecuencia de la gestación, la cría produce dos veces más calor por unidad de peso que la vaca y todo este calor generado lo retiene la vaca. A este hecho se le suma que si las vacas están gestantes a término en el verano se va a acumula más grasa y ésta actuará de aislante dificultando la pérdida de este calor.

La vaca usa el 60 a 65% de la energía consumida diariamente en la producción de carne o de leche, el 35 a 40 % restante es convertida en calor, a medida que la vaca ingiere más materia seca más aumenta el metabolismo y más calor se acumula. Hemos seleccionado vacas de alta producción lechera, en definitiva hemos seleccionado vacas que tienen un alto metabolismo y como consecuencia con una gran capacidad de generar calor pero no hemos cambiado el tamaño de las vacas por lo tanto no nos podemos olvidar que estas vacas no serán efectivas a la hora de poder eliminar el calor.

VÍAS DE ELIMINACIÓN DEL CALOR

La vaca lechera es capaz de eliminar el calor principalmente mediante cuatro mecanismos: Radiación, Convección, Conducción y Evaporación.

La radiación es la forma de elimina- ción del calor a través de rayos infrarrojos que no son sino una forma de manifesta- ción de la energía calórica, para que este mecanismo funcione es necesario que exista una diferencia de temperaturas entre la piel del animal y el ambiente cir- cundante.
La convección es la transferencia de calor mediante la movilización física de las partículas que rodean al animal, como consecuencia de esta movilidad, las mo- léculas de aire que tocan la superficie del animal, se desplazan transportando la carga de calor. Este sistema será efectivo para eliminar calor cuando exista una di- ferencia de temperaturas entre la piel del animal, la del aire que le rodea, el movi- miento del aire que le rodea.

La conducción consiste en la elimina- ción de calor mediante la transferencia de energía entre dos sistemas próximos, este mecanismo tiene un papel impor- tante en la transmisión de calor desde el interior del organismo de la vaca hasta la superficie que es la piel y la efectividad la determinará la propia naturaleza misma de los tejidos u órganos a través de los cuales el calor es desplazado. Este meca- nismo también podrá ser válido para con- ducir el calor de la piel hacia el medio, siempre y cuando el contacto con la su- perficie que reciba el calor, tenga una temperatura inferior a la de la piel. Un ejemplo es por ejemplo los colchones re- llenos de agua, si esta agua está fría habrá pérdida de calor de la vaca hacia el agua.

ARTICULO COMPLETO    DOSSIER:ESTRÉS POR CALOR EN VACAS DE LECHE