EFECTO DEL DESCORNADO Y DEL DESMOCHADO EN EL BIENESTAR DEL GANADO VACUNO

379

 

 

EFECTO DEL DESCORNADO Y DEL DESMOCHADO EN EL BIENESTAR DEL GANADO VACUNO

El descornado y el desmochado son prácticas relativamente frecuentes en el ganado vacuno. Los principales motivos de dichas prácticas son que los animales sin cuernos resultan más fáciles de manejar y son potencialmente menos peligrosos tanto para las personas como para los otros animales.

E.Mainau, D.Temple, X.Manteca

, los animales sin cuernos requieren menos espacio de corral y de comedero que los animales con cuernos. Los procedimientos más usados actualmente son el desmochado por cauterización, el desmochado químico mediante la aplicación de una sustancia cáustica y el descornado por amputación. Mientras que el desmochado suele realizarse durante las primeras 4-6 semanas de vida del animal, cuando los botones de los cuernos tienen entre 5 y 10 mm de longitud, el descornado se realiza cuando el cuerno ya está formado.

El descornado y el desmochado son prácticas dolorosas

Aunque el desmochado y el descornado están justificados por razones de manejo e incluso de bienestar de los animales, no hay duda de que se trata de prácticas dolorosas. El dolor ha sido evaluado usando indicadores de comportamiento, fisiológicos y productivos. Los cambios de conducta son un indicador importante de dolor. Sin embargo, los indicadores fisiológicos pueden ser especialmente útiles en animales como los bovinos, que no suelen mostrar cambios de comportamiento pronunciados hasta que las lesiones son graves.

Indicadores de comportamiento, fisiológicos y productivos del dolor causado por las prácticas del descornado y del desmochado.

Además, se observa un aumento en la frecuencia de la conducta de acicalamiento durante e inmediatamente después del desmochado por cauterización.
Por lo contrario, se observa una menor frecuencia de esta conducta después del desmochado químico y del descornado.Además, se observa un aumento en la frecuencia

page1image54518096

de la conducta de acicalamiento durante e inmediatamente después del desmochado por cauterización. Por lo contrario, se observa una menor frecuencia de esta conducta después del desmochado químico y del descornado.
A pesar de que tradicionalmente se ha pensado que los animales recién nacidos son menos sensibles al dolor que los adultos, esta idea no parece ser cierta. En realidad, los animales de las denominadas especies precoces (es decir, las que nacen en un estado de desarrollo motor y sensorial muy avanzado, como el vacuno, por ejemplo) son capaces de experimentar dolor desde antes del nacimiento. Incluso si dicha capacidad aumenta gradualmente, todo parece indicar que los rumiantes jóvenes tienen una sensibilidad al dolor bien desarrollada a los pocos días de vida.

ARTICULO COMPLETO   EFECTO DEL DESCORNADO Y DEL DESMOCHADO EN EL BIENESTAR DEL GANADO VACUNO