SALVAGUARDE LA CONDICIÓN CORPORAL DE SUS BECERRAS

283

 

 

 

CONDICIÓN CORPORAL DE SUS BECERRAS

Igual que a nosotros nos es perjudicial la obesidad tanto desde el punto de vista de la estética (moda obsesiva de la sociedad moderna pro la delgadez) cuanto por salud física y emocional, también las vaquillas —válgame la comparación— al hallarse en sobrecondición (con exceso de grasa) confrontan problemas para cumplir su cometido productivo y reproductivo.

Ing.Joel H. Velasco Molina

En principio, y por principio, es menester elaborar algunas preguntas que, con base en ellas, desarrollemos los temas a cubrir en esta contribución.
¿Qué se entiende por Condición Corporal? ¿Qué propicia y en qué afecta la Condición Corporal? ¿Cómo podemos salvaguardar la Condición corporal?
¿Qué se entiende por condición corporal?
Este término no se refiere al peso, sino alude a la cobertura de grasa corporal; es decir, a las reservas energéticas del animal. Usualmente los puntos enfocados para la valoración de la Condición Corporal, son: el nacimiento de la cola, los huesos pelvianos, las vértebras y los costillares. La evaluación se hace observando y/o palpando los depósitos de grasa que se hacen evidentes en tales puntos.
En los bovinos lecheros la escala más comúnmente utilizada en la valoración de la Condición Corporal es de 1 a 5, donde el número menor corresponde a un animal muy flaco y el número mayor al animal muy gordo.

¿Qué propicia y en qué afecta la Condición Corporal?

Simple y llanamente se puede decir que la condición corporal en un animal sano es producto de la ingesta de energía. Si han sido cubiertos los requerimientos nutricionales de mantenimiento, crecimiento y, en su caso, de gestación el animal irá en aumento en condición corporal, aparejadamente al aporte de energía que recibe; si , por el contrario, no existe un consumo extra sobre las necesidades nutricionales antes señaladas, la Condición Corporal del animal irá en decremento.

Dicho de otra manera esto se refiere al “balance negativo” o al “balance positivo” energético. El primero (balance negativo) es producto de la insuficiencia en el consumo energético, para alcanzar los requerimientos nutricionales de mantenimiento y producción; por ende, un animal en balance negativo tiene que buscar energía, para subsanar el déficit, a costa de las reservas corporales de grasa. En tal caso los animales tienden a perder Condición Corporal y peso.

Y por cuanto hace al cómo afecta la Condición Corporal —en el caso que nos ocupa y preocupa— a las becerras y vaquillas, cobra importancia que lo veamos en dos escenarios:

• Condición Corporal versus potencial lechero futuro.

• Condición Corporal versus eficiencia reproductiva actual y futura.
Se habla de que el exceso de Condición Corporal (léase grasa) es causa de disminución en la producción de leche futura. Esto obedece a que en las becerras de los 3 a los 9 meses de edad, se experimenta algún crecimiento de tejido mamario alométrico aparte del isométrico. Aunque es justo subrayar que, tras haberse alcanzado la pubertad en las vaquillas y hasta la preñez, el crecimiento glandular mamario es significativo, y se da de manera desproporcional al crecimiento del cuerpo, es decir, alométricamente. Y el desarrollo mamario final tiene lugar en el último tercio de la gestación. Podría pues especularse, que en estas etapas de crecimiento glandular mamario, el exceso de condición corporal sea perjudicial en lo tocante producción de leche.

Por otra parte, en lo que se refiere a la Condición Corporal como variable causal sobre la eficiencia reproductiva de las vaquillas, podríamos hacernos los cuestionamientos de enseguida. ¿El exceso en Condición Corporal— arriba de 2.5 a 3— influye negativamente en la eficiencia reproductiva cuando se dará el primer servicio de inseminación? ¿Un exceso en Condición Corporal al parto— más de 3.5 a 4— conlleva a mayor incidencia de partos distócicos y problemas metabólicos?
Para la primera pregunta créanme— estimados amigos lectores— no tengo seguridad para darle respuesta, aunque, dicho sea de paso, si se hace evidente que las vaquillas Holstein de mayor edad al primer servicio ( más de 15 meses), sobrecondicionadas, son las menos fértiles. Pero no podría asegurar si la infertilidad las ha llevado a esa sobrecondición o la sobrecondición ha sido la causa de la infertilidad.
Sin embargo, contestando a la segunda pregunta, si es bien conocido que las vaquillas en Condición Corporal excesiva, cuentan con mucha grasa en el área pélvica que obstaculiza el trabajo de parto y, consecuentemente, aumenta el riesgo de problemas para ellas y sus crías.

ARTICULO COMPLETO    SALVAGUARDE LA CONDICION CORPORAL DE SUS BECERRAS