EFECTOS DEL ESTRÉS POR CALOR Y EL ENFRIAMIENTO DE LAS VACAS EN LA ECONOMÍA DE LA GRANJA LECHERA (1)

358

 

 

 

 

LAS PÉRDIDAS ECONÓMICAS CAUSADAS POR EL ESTRÉS POR CALOR

El estrés por calor se considera uno de los factores más influyentes en la rentabilidad de las granjas lecheras, especialmente en las regiones cálidas del mundo. En las conferencias y publicaciones que he publicado a lo largo de los años, me ocupé principalmente de los beneficios económicos que pueden surgir de la instalación y operación adecuadas de los medios para disipar el calor generado por las vacas.

Israel Flamenbaum Ph. D. Cow Cooling Solutions, Ltd. Israel

El propósito de este artículo es crear conciencia de que la incapacidad para hacer frente al estrés por calor tiene una importancia financiera, reflejada en una pérdida cercana a un tercio y más, del ingreso neto anual esperado.

En la primera parte de mi artículo, describiré la forma en que el estrés por calor perjudica el rendimiento de la granja, desde el punto de vista profesional y económico. En la segunda parte, mostraré cómo el enfriamiento adecuado puede reducir el impacto negativo del estrés por calor y su contribución a la rentabilidad de la granja.

El estrés por calor lleva a las vacas a una serie de respuestas conductuales y fisiológicas, cada una de las cuales conduce a una reducción en la eficiencia de producción y pérdidas financieras para la granja lechera.

Disminución del consumo de alimento: en condiciones de estrés por calor, el consumo de alimento disminuye, lo que lleva a una reducción en el suministro de nutrientes, requerido para la producción de leche. Esto resulta en una disminución en la producción anual de leche de la vaca.

Eficiencia de la alimentacion: en condiciones de estrés por calor, se producen cambios metabólicos que conducen a una menor disponibilidad de nutrientes para fines productivos. Al mismo tiempo, una parte de la energía consumida se usa para la activación de los mecanismos corporales para la disipación de calor (generalmente ineficaz), mientras se reduce la energía disponible para la producción. A diferencia de la sección anterior, donde el consumo de alimento disminuye, aquí, algunos de los alimentos que se sirven y consumen, simplemente no sirven para fines productivos y, de hecho, se desperdician.

Fertilidad reducida: el estrés por calor reduce la duración e intensidad de las «señales de calor» de la vaca. Paralelamente, se reduce la efectividad de la inseminación artificial. Después de estos dos, el intervalo de «días abiertos» se extiende más allá del óptimo, un hecho que reduce la eficiencia de producción y aumenta la tasa de eliminación «no planificada», debido a razones de esterilidad, que afectan negativamente la mejora genética regular.

Deterioro del sistema inmune: en condiciones estresantes severas, entre ellas el estrés por calor, el sistema inmune está deteriorado y hay un aumento en la frecuencia de «eventos de morbilidad», especialmente cerca del tiempo de parto. Se sabe que las «enfermedades de parto» son una causa importante de pérdidas económicas, principalmente debido a su efecto negativo en la determinación de la curva de lactancia de la vaca y la producción total de leche.

Siguiendo la descripción presentada anteriormente, trataré de presentar cómo cada uno de estos canales está perjudicando el desempeño de la vaca y cuantificando sus pérdidas económicas.

Reducción de la producción anual de leche de vaca: cuanto mayor es el rendimiento de la vaca, se mejora la «eficiencia alimenticia» (se requiere una menor cantidad de alimento para la producción de la unidad de leche).

Esto puede explicarse por el hecho de que el requerimiento de alimentos para el mantenimiento del cuerpo es constante y no depende de la altura del nivel de producción, por lo que cuanto mayor es el rendimiento de la leche, el «alimento de mantenimiento» se «distribuye» en más litros. En una encuesta realizada hace varios años en Israel, utilizando datos de 40 granjas lecheras a gran escala, a lo largo de 20 años, se observó un aumento de 2,000 litros en el rendimiento promedio anual de leche por vaca (crecer de 9,000 a 11,000 kg, anualmente). En consecuencia, el requerimiento de alimentos para la producción de 1 kg de leche se redujo de 0,83 a 0,76 kg de materia seca, una mejora de aproximadamente el 10% en la eficiencia alimenticia. Suponiendo un costo diario de alimentación de cinco USD y un promedio de 330 días de ordeño por lactancia, se espera una pérdida de producción de 1000 Kg de leche por lactancia, debido a que la vaca no puede hacer frente al estrés por calor. Esto «costará» al productor alrededor de 180 USD por vaca, anualmente.

Aumento de la frecuencia de eventos de morbilidad: de acuerdo con estudios veterinarios israelíes, el 5-10% de las vacas en el rebaño sufren de infección de la ubres anualmente, el 30% de las vacas sufren de infección del útero, el 20% de ellas sufren de cetosis y el 10% de las vacas sufren de retencion de placenta. Casi, del 5 al 10% de las vacas en el rebaño abortan y el 5% de las vacas abandonan el rebaño involuntariamente, debido a la esterilidad.

ARTICULO COMPLETO   EFECTOS DEL ESTRES POR CALOR Y EL ENFRIAMIENTO DE LAS VACAS EN LA ECONOMIA DE LA GRANJA LECHERA 1

page1image25835584