EL CALOSTRO EN LA CRÍA DE TERNEROS

437

 

 

 

LA CALIDAD, LA CANTIDAD Y EL MOMENTO DE ADMINIDTRACIÓN DEL CALOSTRO

Introducción

En una explotación de vacuno lechero, la reposición representa entre un 25 y un 35% del número de vacas; a veces, incluso más. Dado que estos animales son las vacas del futuro próximo (2 años) de la explotación, es fundamental asegurar su supervivencia y que lleguen al primer parto en adecuadas condiciones de salud. El manejo de los animales recién nacidos es, por tanto, de vital importancia.

Antonio Callejo Ramos. Dr. Ingeniero Agrónomo. Dpto. Producción Agraria E.T.S.I. Agronómica, A. y de B.-U.P.M. antonio.callejo@upm.es – www.linkedin.com/in/ antoniocallejoramos – http://blogs.upm.es/acallejo/

En torno al 70% de la mortalidad de los animales menores de un año se produce durante el primer mes de vida. Y alrededor del 30% de las muertes se producen en las primeras tres semanas, principalmente por causas de tipo digestivo (diarreas) y respiratorio. En concreto, de los terneros muertos antesdel destete, el 11 % se debe a un mal encalostrado, y un 40% a una inadecuada adquisición de inmunidad pasiva. Con un buen manejo y unas adecuadas técnicas de control, el nivel de mortalidad durante el primer mes de vida puede mantenerse por debajo del 4% sobre los nacidos vivos.

La calidad, la cantidad y el momento de administración del calostro son los factores más importantes que afectan a la morbilidad y a la mortalidad de la ternera.

¿Qué es el calostro?

El calostro es la primera secreción líquida producida por la glándula mamaria inmediatamente después del parto. Se trata de un fluido de aspecto denso y amarillento, de consistencia ligeramente espesa, salada y ácida, que coagula al calentarse debido a su alto contenido en seroproteínas, principalmente inmunoglobulinas (en adelante, Ig), y cuya eyección puede comenzar durante el parto, e incluso antes, continuando su producción algunos días después.

Comienza a sintetizarse en torno a tres o seis semanas antes del parto, pero es en las últimas dos semanas cuando aumenta de forma considerable su concentración de anticuerpos y de otras sustancias. Un parto prematuro o un período de secado excesivamente corto reducen sus niveles de Ig.

El tipo de placenta de la vaca (epiteliocorial) no permite el paso de proteínas con elevado peso molecular, como son las inmunoglobulinas. Por tanto, los terneros al nacimiento no disponen de anticuerpos y obtienen la protección mediante el consumo de calostro, que contiene altos niveles de estos anticuerpos o inmunoglobulinas. Éstas son las responsables de proteger al organismo contra las infecciones, constituyendo una parte importante del sistema inmunitario.

La transferencia de inmunidad pasiva de la madre al ternero no solo es importante para reducir la mortalidad y morbilidad de las crías, sino que además posee efectos muy positivos a largo plazo en la salud y en la futura producción de la ternera.

Composición del calostro

Attachment.jpeg

El calostro aporta proteínas, aminoácidos esenciales y no esenciales, ácidos grasos, lactosa, vitaminas y minerales necesarios para el normal

metabolismo y desarrollo del recién nacido (Tabla 1) y, por otra parte, le proporciona elementos de protección: inmunoglobulinas (anticuerpos o gamma-globulinas), gran cantidad de compuestos biológicos activos que incluyen hormonas, factores de crecimiento, insulina, lactoferrina, etc. Y un gran número de células, básicamente leucocitos.

Como se observa en la Tabla 1, el calostro contiene el doble de materia seca, tres veces más minerales y cinco veces más proteína que la leche cruda. Las inmunoglobulinas se encuentran en un alto porcentaje y de ellas depende, en gran medida, la cantidad de sólidos del calostro. Asimismo, la composición del calostro varía dependiendo del ordeño. En general, el contenido en sólidos y también en inmunoglobulinas se reduce con el paso de las horas.

El calostro también aporta vitamina E a los terneros. Esta secreción puede contener mucha más concentración de vitamina E que la leche si a la vaca se la suplementa adecuadamente (vit. E y selenio) antes del parto. Es importante el aporte de esta vitamina con el calostro pues no puede atravesar la barrera placentaria en niveles suficientes y los terneros al nacer disponen de una baja reserva de esta vitamina.

Las inmunoglobulinas son proteínas que sintetiza el organismo para combatir microorganismos invasores y neutralizarlos. Las predominantes en el calostro son las IgG (principalmente IgG1 y, en menor medida, IgG2), que representan entre el 70 y el 85% del contenido total de anticuerpos, las IgM (7-14%), las IgA (6-10%) y, en menor proporción, las IgE.

ARTICULO COMPLETO   EL CALOSTRO EN LA CRIA DE TERNEROS