EL POSITIVO IMPACTO DE LAS MODIFICACIONES AL MODELO DE CORNELL (PARTE II)

261

 

 

 

 

 

LAS MODIFICACIONES AL MODELO DE CORNELL (PARTE II)

Los últimos cambios implementados a este modelo buscan proporcionar una mejor metodología para la evaluación de las emisiones de elementos contaminantes por parte de las dietas de los animales y realizar una planificación estratégica de la alimentación.

Dr. Pedro Meléndez

En la primera parte de esta serie se analizó la asociación entre las modificaciones de las dietas de 8 predios de Nueva York, en relación a su aporte de proteína o nitrógeno total y fósforo, y el cambio generado en la cantidad total de N y P excretado en los purines de los animales. En la ocasión, se observó que al ajustar el aporte proteico y de fósforo a un porcentaje menor al ofrecido, producto de un mejoramiento en las predicciones del modelo de Cornell, se mantuvo o incluso mejoró la producción y rentabilidad de los predios. Además se redujo de forma consistente la cantidad de nitrógeno y fósforo emanado al ambiente.

En este segundo artículo analizaremos el proyecto centrado en evaluar el uso de subproductos agroindustriales, como harina de soya, pulpa de remolacha, cáscaras de almendras o pelón de almendra y granos de destilería, en las dietas de vacas lecheras sobre las emisiones de CO2 (dióxido de carbono) y CH4 (metano) a la atmósfera.

En la ocasión, se evaluaron 91 dietas donde se utilizaron subproductos agroindustriales de 70 predios lecheros, provenientes de 10 estados de EE.UU.

Es necesario saber que muchos de los productos que se utilizan en Estados Unidos no se encuentran presentes en Chile.

La predicción de las emisiones de CO2 y CH4, según el consumo de materia seca total, fue significativa y la relación positiva. El efecto de la granja representó el 15,2% de la variación. Las emisiones totales de CO2 y CH4 por kilogramo de materia seca consumido fueron de 0,576 y 0,024 kg, respectivamente (Tabla 4). Para los subproductos, las emisiones de CO2 y CH4 por unidad de consumo de materia seca de subproducto fueron de 0,05 y 0,002 kg, respectivamente (Tabla 4). Finalmente, en función de la producción de leche, las emisiones predecidas de CO2 y CH4 por unidad de leche (kg) fueron de 0,353 y 0,014 kg, respectivamente.

ARTICULO COMPLETO  EL POSITIVO IMPACTO DE LAS MODIFICACIONES AL MODELO DE CORNELL PARTE II